Imprimir

Cocinar al aire libre y no morir en el intento

Sal&Roca | 24 de febrero de 2016

A veces estando en la playa o en la montaña, cocinar con un fuego puede ser complicado o incluso peligroso. La técnica nativa americana de los pueblos Dakota cambia las reglas del juego.

Ilustración por Robert L. Prince vía Field&Stream

Muchos habréis visto vuestro ideal romántico de cenita en la playa post-surf frustrado por el viento. Lo mismo para aquellos que pretenden hacer un fuego controlado en la montaña (ojito a esto, si eres novato ni intentes encenderte un piti en el monte). Todos tranquilos, en Sal&Roca hemos pasado horas en las bibliotecas y hemos llegado con la solución: el Fuego Dakota.

El pueblo nativo americano dakota, cuando no quería revelar su posición o en situaciones de rachas de viento, recurría a esta técnica. Este pueblo, también conocido como sioux era uno de las siete tribus que formaban la Gran Nación Sioux. Vivían en los bosques, subsistiendo de la caza, la pesca y agricultura. Su técnica de hacer fuego para cocinar resultó especialmente útil durante sus migraciones hacia el interior de Minnesota durante los ataques de los Chippewa, armados con rifles por los franceses y británicos.

La técnica es bastante sencilla y ahi reside su utilidad. Consiste en hacer un agujero en el suelo de 50 cms de profundidad y 30 de diámetro. Este será nuestro agujero principal sobre el que cocinaremos. Después, saca tu instinto de Bear Grylls, porque el momento de chuparse el dedo y averiguar por donde sopla el viento ha llegado.

También puedes usar tus melenas para ver por donde pega el ventarrón

 

¿Ya sabes por donde viene el viento? Bien. Ten en cuenta que si estás frente al mar, la mitad de las veces el viento no sopla sólo de una dirección, y lo más probable es que estés jodido. Pero bien, sigamos. Por el lado de donde sopla el viento, se cava otro agujero, como un túnel, que comunica con la base del primer agujero. Esto vale para dar oxígeno al fuego y avivar la llama. En el agujero principal colocaremos una rejilla para cocinar, y sobre ella podremos poner directamente la comida o el utensilio que venga al caso. Y ala, a comer, pon ahí esa buena comida para recuperar todo lo que has sudado. Soluciones ancestrales para problemas actuales.

 

Un miembro del pueblo originario americano Yankton Dakota vía


 

También estamos en

facebook twitter instagram google+

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/lyfestyle/cocinar-aire-libre-y-no-morir-intento/20160214180957001137.html


© 2020 Sal&Roca

© comunidad digital de surf, escalada y otro estilo de vida editado por 1990 AD 2012, S.L.U.

Madrid