Sal&Roca

China cierra a los turistas el campo base del Everest

China ha cerrado el campo base en su lado del Monte Everest para los visitantes que no tienen permisos de escalada.

El Gobierno chino ha decidido cerrar el campo base del Monte Everest a los turistas que no tengan permiso de escalada. Las autoridades han recurrido a este inusual movimiento para lidiar con el grave problema de residuos y excrementos existente en la zona.

La prohibición estipula que los turistas solo pueden llegar hasta un monasterio situado ligeramente por debajo del nivel del campo base a 5.200 metros de altitud, aunque el lado más concurrido de la montaña es el nepalí, por el que tratan de alcanzar la cima muchas más personas, habiendo aumentado considerablemente las personas que lo intentan desde el lado chino en los últimos años.

El campo base chino, ubicado en el Tíbet, es popular porque se puede acceder en automóvil, mientras que al campo nepalí solo se puede alcanzar tras una larga caminata de casi dos semanas.

Desde los organismos estatales han estado tratando en los últimos años de reducir los niveles de basura que, durante décadas, se han ido acumulando en la ascensión del pico más alto del mundo, a medida que iban aumentando el número de visitantes.

La Asociación China de Montañismo estima que más de 40.000 personas visitaron su campo base en 2015. Desde el Ministerio de Bosques y Conservación de Suelos de Nepal indican que en los años 2016 y 2017 ascendieron hasta el campo base más de 45.000 personas.

monasterio-rongbuk

El Monasterio de Rongbuk

La presencia de turistas estará únicamente prohibida en las zonas situadas por encima del Monasterio de Rongbuk, situado a unos 5.000 metros sobre el nivel del mar, según la agencia estatal de noticias china Xinhua. Esta medida no afectará a los montañeros que tengan un permiso para escalar el pico de 8.848 metros y podrán hacer uso del campo base. Aun así, en enero de este año, las autoridades chinas anunciaron que limitarían los permisos de escalada an máximo de 300 cada año.

Y es que el problema es muy grave: la pasada primavera, tres equipos de limpieza recolectaron más de 8 toneladas de desechos, excrementos humanos y equipos de escalada que los turistas y montañeros habían dejado atrás.

Este año, además de lo anterior, los equipos de limpieza tratarán de recuperar los cuerpos de montañeros perecidos en la llamada zona de la muerte, situada a más de 8.000 metros. Debido al frío y la gran altitud, muchos de estos cuerpos se conservan durante años o incluso décadas.


 

Conéctate con Sal&Roca! Síguenos en Facebook, Twitter e Instagram

facebook twitter instagram google+