lunes. 26.09.2022
estromatolitos
Laguna de Bacalar, Quintana Roo, México

David vive en Xul Ha, un pequeño pueblo localizado a las orillas de la Laguna de Bacalar, el lugar donde nace el cielo. Cada día se levanta para llevar a turistas y amigos a disfrutar de uno de los eventos más especiales que se pueden vivir en esta zona, ver el amanecer en medio de la laguna subido en una tabla de paddle surf. Junto a otros amigos trabaja en Sup Green Monkey organizando tours de diferentes actividades acuáticas para conocer la laguna, además ofrecen hospedaje y varias formas de voluntariado.

WhatsApp Image 2022-09-18 at 4.11.24 PM (1)
Los colores de la Laguna
WhatsApp Image 2022-09-18 at 4.11.24 PM
Amanece en la Laguna

Su conciencia social y preocupación por la sostenibilidad le ha llevado desde niño a cuidar y proteger el medio en el que vive. La mayor parte de su tiempo lo comparte con la laguna y sufre viéndola en peligro: “recuerdo el día cuando toda ella amaneció color café” nos cuenta. Hace varios años la laguna de 7 colores, como también se le llama por sus diferentes tonalidades de azules, turquesas y verdes, apareció de color marrón. Probablemente por un exceso de contaminantes ambientales que hizo proliferar especies invasoras que, desgraciadamente, acabaron con parte de la flora y fauna autóctona. “La bahía se llenó de caracoles muertos, fue un desastre y las autoridades no hacían nada”, decía con indignación. El caracol chivita es imprescindible para el equilibrio del ecosistema de la laguna, sin él la supervivencia de la laguna tal y como la conocemos hoy sería limitada. 

david-laguna-bacalar
David explicando el ciclo de vida del manglar
caracol-chivita
Cartel a la entrada de uno de los cenotes de la Laguna

Estas situaciones han impulsado a David en su activismo dedicando gran parte de su tiempo a la limpieza de plástico y todo tipo de basura de la laguna. Además se está encargando de transmitir estos valores a las generaciones venideras. De manera altruista enseña a niños de su comunidad a conservar el medio a través del paddle surf: “a veces llego un chingo de cansado del trabajo y me encuentro a un chamaco esperándome en la puerta de casa para volver a remar y recoger basura. Entonces agarro la tabla y vuelvo a la laguna” dice feliz. En el pueblo en el que vive, los niños de algunas de las familias con recursos limitados ayudan a sus padres en diferentes labores, es por ello que no pueden acudir regularmente y David les saca a remar cuando van a buscarle.

amanecer-laguna-bacalar
En busca del amanecer desde la Laguna

Con las aguas cristalinas a nuestros pies, nos muestra a la evidencia de vida más antigua de la tierra, los estromatolitos. Éstos forman parte del registro fósil más importante de la vida microbiológica temprana y pueden contemplarse aquí en forma de arrecife. También hay muchas zonas de estromatolitos en formación gracias la actividad de las cianobacterias que habitan la laguna, las cuales, además, aportan el característico color turquesa.

estromatolitos-3 (1) (1)
Paddle entre estromatolitos en el Canal de los Piratas

Mientras, recorremos un laberinto de manglares en crecimiento “antes toda esta zona era puro manglar. Pero se perdió”. Sin embargo, se muestra esperanzado ante un futuro mejor, parece que están naciendo movimientos preocupados por la conservación del medio en Bacalar. Aunque el número de licencias de barcos a motor haya crecido considerablemente, se han parado proyectos tan agresivos como la construcción de un restaurante en uno de los islotes que tiene la laguna.

Historias como las de David nos muestran el cambio de la mentalidad de la población mexicana, la creciente preocupación por la sostenibilidad y el cuidado de la naturaleza y, sobre todo, una mejor convivencia entre la comunidad y el medio ambiente.

Historias con alma: sostenibilidad en la Laguna de Bacalar