domingo. 21.04.2024

El Día Mundial del Medio Ambiente 2023, el próximo 5 de junio, centrará las campañas contra la contaminación por plásticos y el país anfitrión será Costa de Marfil, con el acompañamiento de Países Bajos, anunció el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma).

Al hacer el anuncio, la directora ejecutiva del Pnuma, Inger Andersen, dijo que “Costa de Marfil y los Países Bajos figuran entre los países que están a la altura de este desafío y que aceptan las ventajas de una economía circular de los plásticos”.

Más de 400 millones de toneladas de plástico se producen en el mundo cada año, de los cuales la mitad se conciben para una vida útil de un solo uso y menos de 10 % se recicla

En 2014 Costa de Marfil prohibió el uso de bolsas plásticas y, desde entonces, ha apoyado la transición hacia envases, envolturas y embalajes reutilizables.

Abiyán, la ciudad más grande del país y antigua capital, también se ha convertido en un centro para nuevas empresas orientadas a combatir la contaminación por plástico, recordó el Pnuma. De su lado, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), junto con el gobierno marfileño, desarrolla un programa de construcción de escuelas que utiliza ladrillos de plástico reciclado, un proyecto en el que participa la empresa colombiana Conceptos Plásticos.

Incluso un emprendedor francés, Eric Becker, ha desarrollado una instalación turística conocida como Isla Flotante, en una de las lagunas en la costa del Golfo de Guinea donde está Abiyán, y en cuya construcción empleó más de 700 000 botellas de plástico como material reciclado.

Jean-Luc Assi, ministro de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible de Costa de Marfil, dijo al aceptar la designación del Pnuma que “el flagelo de la contaminación por plásticos es un peligro visible que afecta a todas las comunidades del mundo”.

“Como anfitriones del Día Mundial del Medio Ambiente 2023 extendemos nuestra invitación a todos los sectores, tanto a gobiernos y empresas como a la sociedad civil, a que participen en conjunto de este día para encontrar soluciones y velar por que se cumplan”, agregó Assi.

También la ministra de Medio Ambiente de Países Bajos, Vivianne Heijnen, afirmó que “la contaminación por plásticos y sus efectos perjudiciales en la salud, la economía y el medio ambiente no pueden ser ignorados. Se requiere tomar medidas urgentes, con soluciones verdaderas, firmes y eficaces”.

Más de 400 millones de toneladas de plástico se producen en el mundo cada año, de los cuales la mitad se conciben para una vida útil de un solo uso y menos de 10 % se recicla.

Entre 19 y 23 millones de toneladas de desechos plásticos terminan cada año en lagos, ríos y mares, y los microplásticos (partículas cuyo diámetro es inferior a cinco milímetros) invaden los alimentos, el agua e incluso el aire. Se estima que las personas ingieren más de 50.000 partículas de plástico cada año, e incluso muchas más si se tienen en cuenta las partículas inhaladas.

Los productos plásticos de un solo uso que resultan desechados o quemados no solo perjudican a la salud humana y la biodiversidad, sino que igualmente contaminan todo tipo de ecosistemas, desde los picos de montaña hasta el lecho marino.

El Pnuma expone que es posible hacer frente al problema de la contaminación por plásticos si se aprovechan los avances científicos y las soluciones existentes. Para resolver esta crisis, según esa agencia de la ONU, es necesario que los gobiernos, el sector privado y demás partes interesadas amplifiquen e implementen medidas eficaces dirigidas a revertir el panorama de contaminación por plásticos.

Por eso propone su campaña para que el Día Mundial del Medio Ambiente movilice acciones en favor de  medidas transformadoras en todo el mundo.

A-E/HM | Fuente Interpress Service