sábado. 02.03.2024
olas-giulia-parise

¿Has dormido alguna vez al lado del mar? Es una experiencia muy especial. Si tienes una afición por el océano, estarás de acuerdo. Y si practicas deportes de olas, conocerás esa alegría, divertida e impaciente, que te entra cuando todo es oscuro, quizás ves a las estrellas, pero poco más, y escuchas con ritmo constante el sonido de las olas que deben romper ahí en la noche. No te deja casi dormir, y más, cuando no te lo esperabas y te pilla de sorpresa. 

Aunque cualquiera que practica deportes como el surf, bodyboard, kite u otros está acostumbrada a mirar las previsiones de olas y viento constantemente, sí que las hay todavía, las olas que uno no se esperaba. Lógicamente, en donde vives, dominas las previsiones bastante bien, pero cuando vas de viaje, o incluso a veces si solo vas a otra costa que no sueles frecuentar, puede cambiar todo. Los datos que en tu home break te causan tanta ilusión, en otra parte, ya no tienen sentido. Puede ser frustrante, pero si la sorpresa es para bien, no hay mejor gloria.

olas-giulia-parise (5)

Algo así nos pasó. Acampando, llegando a oscuras y sin pensar ni lejanamente en olas, porque, según nuestra interpretación de la previ, no iba a haber. Sin embargo, más tarde a la noche, empezábamos a escuchar algo que prometía lo opuesto y se llegó a cumplir a la mañana siguiente: olas increíbles, perfectas, con viento offshore y, lo mejor de todo, ¡nadie en el agua! Que era un festival para cualquier buguero o surfero, no hace falta explicar, lo que quizá sí:

olas-giulia-parise (1)

¿De dónde vienen las olas? ¿Y por qué las previsiones cambian tanto de un lugar a otro, y a veces ni son muy confiables? Vamos por partes: 

Olas: la explicación simple

Quizá incluso saltes este párrafo porque ya sabes cómo se crean las olas y de conocimiento sobre el mar te sobra. Pero por más que ya lo tienes claro, realmente, cuántas veces te paras a pensar todo lo que hay detrás de esta materia líquida que aparece extrañamente con una forma muy definida, curvada, a veces más, a veces menos perfecta? Aunque sea un líquido, agua, ¿no es impresionante que lo podamos aprovechar para tantas actividades diferentes? Pues la versión muy breve sería: mucha energía de diferentes tipos. 

olas-giulia-parise (2)

Lógico, es un poco más complejo, sobre todo porque una ola puede crearse por varias razones. Empezamos por la quizá más habitual. Cuando la energía del sol calienta el aire, lo transforma en viento y ese sopla sobre el agua y crea el “chop” en la superficie. Sería la energía del viento la que se transfiere al océano. Esa energía, las moléculas en el agua, empiezan a moverse debajo de la superficie de forma circular, desde arriba hacia abajo, hacia arriba y así sucesivamente. Con el viento que empuja, esa bola de energía puede viajar kilómetros. Igual a este punto hay que decir que esa dinámica no solo se crea gracias al viento. También puede ser por una tormenta en alta mar, por el movimiento de un barco, un terremoto… Hay todo tipo de fuentes de energía.

olas-giulia-parise (3)

Pero bueno, para no desviarnos mucho, nos quedamos con nuestro movimiento circular debajo del agua, que es capaz de viajar largas distancias. Solo cambia su dinámica cuando encuentra a un obstáculo, lo que sería el fondo. Puede ser cuando llegue a la costa y el fondo ya no es tan profundo como para permitir que pase la bola de energía, o algo que haya en el agua, rocas o lo que sea, que eleve el fondo y, de nuevo, no la deja pasar. Ahí es cuando rompe y aparece lo que llamamos una ola. Normalmente, viajan en series, series de tres, pero obviamente siempre hay excepciones a la regla.

Previsiones o la bola de cristal

Ok, hasta aquí muy bien, ¿y de dónde vienen las sorpresas si es todo tan lógico? Pues lógico es, pero hay muchos factores que no son tan calculables. Para empezar, todo se basa en estadísticas y eso sí lo sabemos todos: cuando en el informe meteorológico dicen que mañana hay sol, no siempre es cierto. Pues con las previsiones de olas pasa lo mismo. Aparte, los fondos son clave a la hora de crear una ola. Las previsiones se basan en datos de boyas que están afuera, en alta mar, pero según a qué fondo se encuentra la energía prevista en la costa, puede tomar una forma u otra.

olas-giulia-parise (4)

Bueno, hay mucho que decir sobre este tema y para abarcarlo todo y en detalle, se podrían escribir libros enteros, y no seríamos los primeros. De hecho, ni siquiera hablamos todavía de fenómenos particulares, como las olas rebeldes - olas puntuales que son mucho más grandes que el resto de las olas de su serie y que aún no tienen explicación exacta; los solitones marítimos - olas que viajan en solitario y sin cambiar su forma durante un largo trayecto; o los tsunamis - olas gigantescas que se forman a causa de terremotos o erupciones en el fondo del mar. 

Ya ves, hay todo tipo de cosas raras ahí afuera, viajando por los océanos y en la naturaleza del ser humano está el querer indagar y explicarlo todo. En muchos casos lo logra, y se agradece, pero en algunos otros, no. Y también se agradece. Porque si no, nunca sentiríamos esa alegría total, como de un niño debajo del árbol de navidad, que te llena cuando te preparas para entrar al agua, porque sí, ¡hay olas y no te lo esperabas!