domingo 13.10.2019

Historia del surf. ¿Cómo empezó todo?

¿Sudamérica? ¿Hawái? ¿Polinesia?
Cabalgando una ola en Honolulu, Hawái. Foto de A. R. Gurrey. National Geographic
Cabalgando una ola en Honolulu, Hawái. Foto de A. R. Gurrey. National Geographic

Pese a que resulta difícil determinar el momento y lugar exacto en que se originó el surf debido a la falta de documentación que nos permita dar cuenta de estos hechos, diversos testimonios nos pueden dar luces acerca de su surgimiento y de cómo llegó a convertirse en un deporte popular y apasionante.

Practicado por miles de deportistas en todo el mundo, el surf llegó a España a inicios de los años sesenta y tiene, en la actualidad, más de 27 mil federados en nuestro país. A día de hoy hay zonas en España (Península e Islas) con una gran actividad en este deporte. El surf en Canarias, País Vasco, Costa Cantábrica, Galicia, etc, hacen de España un buen destino para surfear.

¿Dónde se originó este deporte y por qué caló tanto entre los adeptos? En las siguientes líneas, vamos a despejar algunas dudas respecto a sus orígenes.       

Los orígenes sudamericanos del surf

En el distrito de Huanchaco, en la provincia de Trujillo en el Perú, podemos encontrar los primeros vestigios de la intención del hombre por domar las olas de mar. En esta zona sudamericana, los antiguos pobladores fabricaban un artefacto a base de un vegetal llamado totora.

Estos caballitos, como se les denominaba, fueron utilizados hace más de mil años tanto para la pesca como para la recreación y son una herencia de las culturas mochica y chimú. Así, pues, los caballitos de totora son consideradas las primeras embarcaciones en el mundo construidas para correr olas de forma similar al surf actual.     

El antropólogo y jesuita español Fray José de Acosta daba cuenta del uso de los caballitos de totora en su libro Historia natural y moral de las Indias, publicado en el año 1589.

El surf en las islas Hawái

Doscientos años después, en el siglo XVIII, una expedición británica comandada por el capital James Cook, conocido por ser el descubridor de las islas Hawái, tomó contacto con indígenas de estas islas y registró su forma de vida y costumbres. La manera particular como se deslizaban sobre las olas del mar llamaría su atención.  

Aunque el capitán Cook murió luego de una discusión violenta con los habitantes del lugar, quien tomaría el mando, el teniente James King, escribiría en el diario de a bordo los detalles de lo que sería la descripción más exacta del surf tal y como lo conocemos en la actualidad.

Parte de sus escritos hacían referencia a una especie de entretenimiento practicado por los indígenas jóvenes dentro del mar, que consistía en navegar las olas tumbados sobre una plancha de madera ovalada, de su misma altura y ancho.

El texto describe a hombres que se dirigen mar adentro sorteando las olas y que esperan la llegada de las más grandes para subirse en ellas. Luego, una vez montados con sus tablas sobre una ola grande e impulsados con una gran velocidad, guían la tabla y montan la ola hasta la orilla.    

Las referencias polinesias

El deslizamiento sobre las olas en Hawái era una actividad reservada para la nobleza, por ello, la mejor tabla era destinada al líder de los indígenas, al igual que las mejores playas de la isla. Las clases más bajas, en cambio, tenían prohibido surfear y era considerada una falta grave que alguien que no perteneciera a la nobleza intentara hacerlo. 

Ahora bien, aunque estas referencias del surf fueron observadas en Hawái, es preciso tener en cuenta que los habitantes hawaianos llegaron a este lugar procedente de otras islas del océano Pacífico, más exactamente desde la Polinesia.

Y es en la Polinesia en donde se piensa que tuvo su origen el surf de la forma en que lo conocemos en la actualidad, aunque de una manera menos evolucionada ya que lo hacían tumbados o de rodillas. Los antiguos pobladores de estas islas montaban las olas como un método para atraer pescados hacia la orilla. 

La decadencia del surf en el siglo XIX

Con la llegada de los europeos y durante los siguientes años, la región vio extinguir su cultura y sus costumbres, entre ellas el surf, por lo que esta práctica pasó al olvido, llegando a ser considerada como inmoral por los conquistadores. De esa forma, una actividad libre y divertida quedaba casi al borde de la extinción. 

A mediados del siglo XIX, Hawái empezó a ser visitado por intelectuales ávidos por conocer las costumbres de la isla. Es ahí que se vuelven a encontrar referencias al surf por parte de escritores que llevaban sus crónicas a occidente.

Ya con la abolición de la monarquía hawaiana y el anexo de las islas Hawái como parte del territorio estadounidense, con la llegada del siglo XX el surf empezaría un periodo de renacimiento, especialmente de la mano de los escritores Jack London y Alexander Hume Ford, del instructor de natación George Freeth y del experimentado surfista local Duke Kahanamoku.    

La extraordinaria vida del gran kahuna

Considerado el padre del surf moderno, Duke Kahanamoku, apodado el gran kahuna, fue un personaje clave para el desarrollo del surf a nivel mundial. Hábil nadador y cinco veces campeón olímpico, dedicó parte de su vida a viajar por el mundo demostrando las bondades de esta práctica.

Este héroe del surf recorrió distintos países enseñando su famosa técnica de natación Kahanamoku Kick y fue la gran estrella en la primera exposición de surf en Freshwater Beach, en Sydney, Australia.

Un hecho resaltante ocurrió en el año 1925, cuando Duke salvó la vida de ocho hombres al rescatarlos del mar; el nadador realizó tres inmersiones al agua desde la playa para traerlos a la orilla.

Gracias a Duke, el surf empezó a hacerse mucho más popular en Hawái, Australia y en la California de los años 30. Desde esa época, empezó a desarrollarse el mercado del surf con la aparición de revistas especializadas y campeonatos en distintas partes del mundo, llegando a Europa a inicios de los sesentas.

El surf en la actualidad

En décadas recientes, la tecnología ayudó a mejorar la práctica del surf, con nuevos diseños y materiales para las tablas, como la fibra de vidrio y la espuma de poliuretano. Además, se empezó a utilizar el traje de neopreno y aparecieron las grandes marcas como Quiksilver, Billabong, O’neill y Rip Curl. 

Es así como llegamos hasta nuestros días en los que el surf está en su mejor momento.

Gracias a la tecnología, por ejemplo, hoy es posible conocer, vía Internet, el estado de las olas en tiempo real y desde cualquier lugar del mundo. Este avance tecnológico y los miles de nuevos adeptos a este deporte están ayudando a mantener vigente un legado tan divertido como apasionante.


IMG-20170529-WA0005_optMaike Cruz

Director de Surf Canarias. Free surfer de los años 70, reconocido en las Canarias, habiendo surfeado los 5 continentes (toda la costa sudafricana, oeste de Australia, Indonesia, Perú, Chile, Puerto Rico, Panamá, Francia, Portugal, Senegal, Marruecos... Desde 1996 dedicándose a la enseñanza, formando nuevos surfers!!


 

Conéctate con Sal&Roca! Síguenos en Facebook, Twitter e Instagram

facebook twitter instagram google+