domingo 17/1/21

Esquí de montaña: los 7 errores capitales

Siempre que empezamos un nuevo deporte o tarea, ésta siempre suele ser laboriosa; hay muchas cosas que tener en cuenta: aprender, disponer del material necesario, encontrar ayudas o formas de como iniciarse.

Hoy gracias a las redes sociales y los numerosos tutoriales que podemos encontrar en ellas, resulta un poco más sencillo o por lo menos cómodo; sin embargo pese a toda esta ingente cantidad de información disponible solemos equivocarnos o no acertar con alguna de las acciones iniciales.

La fórmula ensayo/error suele ser normal a la hora de empezar un nuevo deporte; lo único diferente de todo esto es que si esto nos sucede en un deporte “normal” no suele ser demasiado grave, pero si sucede en un territorio hostil como es la montaña invernal practicando una de sus variantes más complejas como es el esquí de montaña, la cosa cambia bastante y puede acarrearnos algún disgusto.

Iniciarse en el esquí de montaña, SKIMO en la jerga güay, es algo complejo que requiere un profundo aprendizaje, no olvidemos que el esquí de montaña combina muchas disciplinas distintas en un sola; es por este motivo que iniciarse en su práctica necesita de cierta ayuda o dosis de sentido común para disfrutar en todo su conjunto de esta espectacular modalidad.

Pese a todas estas recomendaciones, es normal a la hora de hablar con algún practicante que pese a haber contado con toda la ayuda disponible en la red, llegó a equivocarse y cometer algunos errores que le llevaron a no poder disfrutar del esquí de montaña desde el inicio. 

Equivocarse es muy normal y forma parte del proceso natural de la cadena de aprendizaje, pero en determinadas ocasiones puede ocasionarnos algo más que un leve contratiempo. Nuestro objetivo en este artículo no es otro que minimizar al máximo posible estos errores. 

Cada persona es un mundo pero creo que pese a ese “problemilla” hay una lista más o menos común de “7 Errores Capitales” donde la gran mayoría solemos caer cuando nos iniciamos en este deporte.

  1. Falta de nivel Técnico en descenso
  2. Escoger un Material Inadecuado
  3. Falta de Nivel Técnico en ascenso
  4. No tener todo el material necesario
  5. No elegir un itinerario a nuestro nivel
  6. Salir Solo o con personas sin experiencia
  7. No tener unos someros conocimientos nivológicos

Podríamos enumerar alguno más pero éstos desde mi punto de vista son los más importantes o por lo menos aquellos que más se repiten al empezar con el esquí de montaña.

Falta de nivel Técnico en descenso

Es el principal y el más infravalorado de todos, por mucho que nos duela es necesario contar con un adecuado nivel de esquí antes de pensar en ponerse unos esquís de montaña. Nadie debería empezar sin tener dominado el Viraje Fundamental Perfeccionado (VFP) en todo tipo de nieves.

Por mucho que lo evitemos, el tipo de material que se usa para la práctica del esquí de montaña es más difícil de manejar que el usado para el esquí alpino, también nos va a exigir un mayor control técnico. Es cierto que en la actualidad muchos esquiadores sólo practican el esquí de montaña en zona de pistas, pero esto no debe llevarnos a error y debemos saber diferenciar entre esquiar en pista y esquiar en nieves no tratadas. La solución pasa por adquirir un adecuado nivel en pista para después ir trasladándolo poco a poco a las nieves no tratadas.

Consejo: La solución pasa por adquirir un adecuado nivel en pista para después ir trasladándolo poco a poco a las nieves no tratadas Busca un buen profesor de esquí que te ayude a mejorar tu nivel de esquí, agradecerás el dinero invertido.

Escoger un Material Inadecuado

Otro de los grandes problemas y que va asociado al importante gasto económico que hay que realizar para la práctica de este deporte. Se necesita mucho material, cada pieza del equipo eleva el total del desembolso; lo que lleva a intentar ahorrar en su adquisición y rebuscar entre todas las ofertas que vemos. No es una mala decisión si realmente buscamos lo que necesitamos o mejor dicho aquello se adapta a nuestras necesidades. Elegir una bota o tablas por su precio es el principio a un gran fallo que nos va a pasar una enorme factura.

Para elegir los materiales más fundamentales como son las botas o los esquís hay más premisas que el precio, como son: horma, talla, altura de la caña, disposición de los cierres, patín longitud… Además hay que tener en cuenta que comprar lo último tampoco es señal de elegir lo más adecuado, la alta especialización de los productos actuales está provocando un factor contrario a lo deseado, cada vez es más difícil escoger lo que realmente necesitamos.

Consejo: No te dejes llevar por wallapop o similares, investiga e infórmate del material que necesitas, busca algo que se adapte a tus necesidades y una vez lo tengas claro, búscalo.

Falta de Nivel Técnico en ascenso

Para poder bajar hay poder subir, si además hay que contar que el ascenso es la parte más física de todo el proceso, parece conveniente disponer de una mínima técnica de ascenso que nos permita progresar correctamente para ahorrar fuerzas y poder disponer de suficientes energías que nos permitan disfrutar del descenso. También hay que tener en cuenta que debemos disponer de buena técnica de montaña pie para poder progresar por todo tipo de terreno con seguridad.

Consejo: apúntate a un Club o busca un profesional solvente para que te dé las nociones básicas de Ascenso.

No tener todo el material necesario

Como ya hemos señalado anteriormente, el material que necesitamos es caro y además son muchos elementos los que hay que tener por lo que suele pasar que prescindimos de algunos de ellos. Hay que tener en cuenta que todos son importantes y que ninguno sobra: Cuchillas, crampones, arva, pala, sonda… La solución pasa por elegir correctamente y buscar entre todos los disponibles en el mercado por los que se ajusten a nuestro presupuesto.

Tener todo el material que necesitamos no basta, saber usarlo en cada momento y tener práctica con él es lo verdaderamente importante.

Consejo: Completar el material necesario lleva su tiempo, hasta que no dispongas de él no te aventures en terrenos no controlados, la paciencia es una virtud que debemos tener todos los buenos esquiadores de montaña.

No elegir un itinerario a nuestro nivel

Algo Obvio, pero en los tiempos que corren donde prima el Selfie y el yo también, no resulta tan claro, más cuando nos sobrevaloramos o no somos muy conscientes de nuestra realidad. Lo más importante debería ser buscar o empezar por lo más sencillo sin dejarnos llevar por lo que los demás hagan. Deberíamos empezar por desniveles positivos suaves, no más de 300-500 m y sin grandes complicaciones técnicas para poco a poco ir conociendo nuestras capacidades, mejorar nuestra técnica e ir ganando experiencia; algo que nos dará el actuar con el Sentido Común.

Consejo: No te dejes liar, empieza poco a poco, no sobrepases los 400 m positivos hasta que tengas la confianza suficiente y dispongas de la técnica adecuada

Salir Solo o con personas sin experiencia

Al ser el Esquí de Montaña una actividad tan compleja, no es nada conveniente realizarla en solitario, una simple avería mecánica o una leve lesión puede ponernos en una peligrosa situación; lo mismo pasa si pensamos que por ir en grupo vamos a estar mas seguro. Cuando nos iniciamos en el esquí de montaña, es una buena práctica realizarla con otros compañeros que tengan más experiencia y así poder fijarnos para conseguir la nuestra.

Consejo: evita salir sólo a la montaña o con gente sin contrastar, si sales con personas que no conozcas, opta por itinerarios que estén a tu nivel.

No tener unos someros conocimientos nivológicos

Parece lógico que si practicamos esta modalidad sepamos algo del elemento principal necesario para realizarlo, que no es otro que la nieve; una materia viva y cambiante que evoluciona más rápido de lo que pensamos, no se trata de hacer ningún Master pero si de conocer, comprender su mecánica y como no sus peligros, así como de saber como enfrentarnos a ellos.

Consejo: Iníciate en cursos básicos de formación de clubs y seguridad, no se trata de ser experto, sólo de saber actuar y comprender la nieve.

Podíamos seguir enumerando más errores o ahondar un poco más en alguno de estos, pero personalmente creo que si somos capaces de por lo menos estar pendientes de estos 7, los demás que puedan surgir son totalmente corregibles por cada uno de forma sencilla con un mínimo sentido común.

No hay que olvidar que no se debe confundir la suerte con la experiencia.


 

Conéctate con Sal&Roca! Síguenos en Facebook, Twitter e Instagram

facebook twitter instagram