Vertical, horizontal y un tiburón

Estas son nuestras recomendaciones definitivas para el verano. Nos hemos preocupado en alcanzar a todo posible lector con una gran variedad de formas de aventura.

separacion

La montaña viene en vertical y en dos formatos diferentes para relacionarse con ella. Pero también en horizontal, a través de los lugares donde se practica el alpinismo sin desnivel, aunque en este caso hemos eliminado el factor deportivo. Y del mar, nos llega lo más extremo: el frío norte y el monstruo marino por excelencia.

Hernando

 

 

 

Soy Trailrunner

Luis Alberto Hernando y Jordi Jorquera

Desnivel

208 páginas

 

 

 

 

¿Demasiado joven como para que se publique su biografía? Tal vez. Pero el mundo de las carreras por montaña está sediento de conocer a sus héroes. Y en esta ocasión, la siempre alerta editorial Desnivel ha buscado a un hombre humilde, Luis Alberto Hernando, campeón mundial y representante de los corredores de fondo voluntariosos. Nadie duda de su capacidad innata, pero el sacrificio, la dedicación y la entrega a un deporte que compagina con su actividad, pues se trata de uno de nuestros Greinman, los operativos de rescate de la Guardia Civil, bien se iban mereciendo ya un homenaje como este. Si no puedes correr, haz como que corres mientras miras a la montaña y lees este libro. Para disfrutar de la naturaleza.

¿Cómo puede una persona aparentemente normal convertirse varias veces en campeón del mundo de ultratrail, uno de los deportes más duros del planeta?

¿Qué hay que tener para aguantar carreras de 170 km? ¿Cómo puedes ganar algunas de las pruebas más prestigiosas del mundo, como Transvulcania o Ultra Pirineu, y seguir manteniendo la humildad y la sencillez? ¿Cuántas horas de soledad y duro entreno quedan ocultas tras las cámaras y los flashes?

Estas son algunas de las claves que desvela Soy trailrunner, un libro que repasa en primera persona la vida del corredor de montaña Luis Alberto Hernando. Desde su infancia a su menos conocido paso por el biathlón –deporte en el que llegó a ser olímpico pese a que cuatro años antes de los Juegos no sabía ni esquiar–, hasta su rica trayectoria en el mundo del trail y sus brillantes triunfos. Pero también recorre sus decepciones, anécdotas, lesiones, gamberradas, su desenfadada manera de ver la vida…

Un libro que, a través de la pasión por el trail, pretende entretener, divertir y hablar de esa llama interna que, cuando parece imposible, te permite dar una zancada más.

push

 

 

 

 

Push

Tommy Caldwell

Desnivel

384 páginas

 

 

 

Vertical y desplomado. Tommy Caldwell se equipa de un estilo ligero para narrarnos su vida como escalador de élite. Estamos frente a uno de los hombres equipado para romper barreras, tanto físicas como mentales. Con una cabeza bien amueblada, un estilo de vida austero y una sabiduría que vincula la escalada con la meditación, Caldwell ha superado los límites de la escalada y ha hecho de los Big Wall un territorio donde es posible la vida humana. Es más, leyendo este libro a uno le entran ganas de subirse a la pared, colgarse de una guindola con el saco de dormir y dos latas de atún, y pasarse allí la mayor parte de los días y de las noches. Todos sentíamos ya reverencia por los otros tres elementos naturales: el fuego, el aire y el agua, pero Caldwell nos enseña que la roca se merece la misma veneración, las mismas reverencias. Sujeto a una experiencia hipnótica, quien haya practicado la escalada sabe a qué nos referimos. Y para los no iniciados, una experiencia que les abrirá la mirada a una nueva forma de vivir.

En atractivo estilo autobiográfico, este libro relata el recorrido vital de un niño tímido cuyo padre, se propuso inculcar en su hijo fortaleza mental y física, forjando así un adolescente cuya naturaleza obsesiva lo llevó a lo más alto de los circuitos de la escalada deportiva. La inclinación de Caldwell hacia la aventura lo llevó después al mundo vertiginoso, aunque poco comprendido, de la escalada en libre de grandes paredes, una modalidad en la que consiguió realizar varias primeras ascensiones en montañas de todo el mundo. Pero su evolución fue densa en desafíos. Siendo un joven veinteañero, él y otros tres escaladores fueron tomados como rehenes por unos rebeldes en las montañas de Kirguistán. Para salvar sus vidas Caldwell empujó a uno de sus captores al vacío: tuvo que elegir entre matar o morir. Poco después perdió el dedo índice izquierdo en un accidente —una lesión demoledora para un escalador— y más tarde su esposa lo dejó.

Caldwell superó todas estas dificultades con una renovada actitud vital de propósito y determinación. Se marcó el objetivo de escalar en libre la Dawn Wall, la pared más grande, lisa y vertical de El Capitán. Crear y escalar aquella ruta en semejante océano de granito le llevó más de siete años de preparación, durante los cuales Caldwell redefinió el deporte de la escalada, volvió a encontrar el amor y se convirtió en padre de familia. Su hazaña fue contada día a día por el New York Times cautivando a los estadounidenses hasta el punto de destronar a la Super Bowl. Esta escalada de Caldwell, que lo obligó a vencer todo tipo de dificultades, fue la culminación de toda una vida luchando para superar sus propios límites.

confines

 

 

 

 

Confines

Javier Reverte

Plaza y Janés

312 páginas

 

 

 

La última frontera. Al menos si entendemos las fronteras a vista de pájaro. Ahí están las aguas del Ártico y el continente de la Antártida, que por muchas expediciones que enviemos seguirán siempre vírgenes. En este caso, el bueno de Javier Reverte elige estos destinos porque ya no sabe qué lugar visitar en un planeta que tiene bien pateado. Su estilo es ya un clásico dentro de la literatura de viajes, y aunque, como él mismo reconoce, su viaje comparado con los de los pioneros no deja de ser una forma un poco más sofisticada de turismo, su relato vuelve a estar lleno de esos personajes cuyo magnetismo nos impide abandonar la lectura. Reverte vuelve a ampliar horizontes, esta vez llevándonos a los confines, siempre con una amabilidad absoluta, la de los buenos hombres buenos. Aunque solo sea por eso, merece la pena frecuentar sus libros.

¿Adónde ir cuándo se ha pateado tanto mundo como Javier Reverte?

Como él mismo dice, el planeta se hace mucho más grande conforme vas conociéndolo mejor y siempre hay nuevos paisajes que se abren al sueño y a la vocación de conocer. Por eso ha escogido como destino en esta ocasión los extremos boreal y austral del globo: dos navegaciones por los mares árticos y antárticos, realizadas con pocos meses de diferencia, que constituyen la entraña de este nuevo libro viajero.

Una primavera polar transcurre a bordo de un barco de investigación noruego, se adentra en las islas árticas de Svalbard y continúa hacia el norte, en latitudes ya muy próximas al Polo Norte. En su relato, no solo nos habla de las peripecias de la navegación, sino de las exploraciones en busca del extremo septentrional del planeta, de los efectos del cambio climático, del calentamiento global y de las amenazas que penden, por causa de todo ello, sobre la humanidad.

Octubre en el Cabo de Hornos recorre los canales, islas, estrechos, penínsulas, cordilleras y mares recoletos de Tierra de Fuego, y llega a la isla del Cabo de Hornos. Nos habla de los viajes de Magallanes, Raleigh, Fitz-Roy, Darwin y otros exploradores, y de Ushuaia, la ciudad del fin del mundo, y de su famoso penal.

Todos-caminos-Polos

 

 

 

 

Todos los caminos llevan a los polos

Ana Alemany

Casiopea

200 páginas

 

 

En formato de libro ilustrado, Ana Alemany, que ya tiene experiencias en viajar para conocer a mujeres excepcionales, se nos relata las incursiones en los confines siguiendo varios motivos. Desde el amor a lo que uno podría llamar como ganas de sufrir, las mujeres que protagonizan este libro, como las que aparecían en Todos los caminos llevan a la India, pertenecen al género de personas que llevan la linterna para iluminar nuestros caminos. Siempre atentas al espíritu humanista y, sobre todo, al humanitarista. Porque no solo en los lugares que aparecen en los medios de comunicación es necesaria nuestra presencia. También en el hielo, en condiciones extremas. Mujeres enamoradas del hielo y de los habitantes del hielo, cuyas vidas se resumen en crónicas escritas con mucho oficio, separando el grano de la paja y dejando que el viento se lleve lo que sobra, este es otro de esos libros que a los que habitamos de una forma más cómoda en el planeta nos deja intranquilos. Es imposible conocer a estas mujeres y no sentirse acomplejado.

¿Qué puede mover a una mujer a dejar su hogar, su ciudad, su familia y amigos y adentrarse en un mundo tan inhóspito como es la Antártida?

¿Qué fascinación causa el Ártico cuando muchas mujeres se ponen como reto alcanzarlo? ¿Qué lleva a una española a cruzar andando el Polo Sur en solitario?

Ellas nos lo cuentan a través de las páginas de “TODOS LOS CAMINOS LLEVAN A LOS POLOS“, un nuevo episodio de esta colección, que se inició con África, luego siguió con la India y ahora recoge historias sorprendentes que tienen como escenario los lugares más fríos del planeta. Este nuevo título, prologado por Pilar Marcos, bióloga marina y experta en Geenpeace sobre el Ártico.

Estas son algunas de las protagonistas:

Pepita Castellví.  España firmó el Tratado Antártico gracias a su tesón. Primera mujer en dirigir una Base en la Antártida.

Ana Payo y Uxua López. Del proyecto internacional Homeward Bound Project, para crear mujeres científicas líderes, en cargos de alta dirección, en la toma de decisiones a nivel mundial.

Belén Rosado, experta en geodesia, ciencia que estudia las variaciones de la tierra, su estructura, la temperatura y las corrientes marítimas para predecir las erupciones volcánicas.

Jerri Nielsen, única médica entre 41 científicos y personal de apoyo destacada en la base polar Amundsen.

Dominick Arduin, desaparecida. Su pasión era el Ártico. Se fue a vivir a Laponia y, en un intento de cubrir la distancia entre Laponia y el Polo Norte, desapareció.

Louise Arnold Boyd, pionera y aventurera de principios del S XX.

Mª Carmen Domínguez, creadora de GLACKMA (Glaciares, Criokarst y Medio Ambiente) que desde 2011 estudia el calentamiento global en los glaciares a través de estaciones en la Patagonia, la Antártida, el Ártico, Islandia y al norte de los Urales.

Cayetana Recio, glacióloga. Pasa los veranos australes en compañía de témpanos y volcanes, estudiando su comportamiento.

Mª Ángeles Campos, capitana del BIO Sarmiento de Gamboa.

Bárbara Hillary, primera afroamericana y la mujer de más edad en alcanzar los dos polos.

libro_del_mar

 

 

 

 

El libro del mar

Morten A. Strøksnes

Traducción de Baggethun Kristensen Kirsti

Salamandra

320 páginas

 

 

 

Un libro sobre el arte de capturar a un tiburón boreal con una lancha neumática. Ahí es nada y eso es todo. Sí, nos teníamos que acercar al mar en época de verano, pero no a la playa ni al Caribe. Hemos elegido un mar que nos devuelve lo más difícil de la vida en las aguas. El autor narra, no sabemos con qué punto de rigor autobiográfico y hasta dónde apoyándose en la ficción, las vicisitudes de los pescadores del mar del Norte cuando se trata de atrapar a una bestia mítica. Un libro que se lee como una novela y que agranda el mito del océano. Un libro que nos dicta que tampoco allí todo está perdido, que el mar no es ese lugar contaminado con paseos turísticos. Que hay mucha agua salada, una en la que se confunde el sudor con el territorio. Una experiencia donde se confunde la belleza y el terror.

Las profundidades del mar de Noruega que rodea las islas Lofoten, al norte del Círculo Polar Ártico, son el hábitat del tiburón boreal. Con cientos de millones de años de evolución, sus casi ocho metros de longitud y sus más de mil kilos de peso hacen de él, sin duda, una bestia temible, un animal despiadado que puede alcanzar los cuatrocientos años de vida y cuya carne contiene una sustancia altamente tóxica, incluso letal.

Obsesionados con la idea de capturar un ejemplar de tal calibre, Morten A. Strøksnes y un amigo, el pintor Hugo Aasjord, deciden empeñarse en cuerpo y alma en el intento. Su equipamiento deja mucho que desear: una lancha neumática a motor, unas cañas de pescar y la carne putrefacta de una vaca escocesa como cebo. Mientras esperan a que el tiburón surja de los abismos, Strøksnes contempla con emoción la impresionante belleza del archipiélago de las Lofoten y reflexiona acerca de todo lo que el océano suscita en los seres humanos: desde la poesía y la mitología hasta la historia, la ciencia y la ecología. Con una erudición asombrosa y un refinado sentido del humor, Strøksnes nos hace partícipes de su aventura descabellada y nos ofrece su cuaderno de bitácora sobre este vasto piélago y sus moradores, que nos han atraído y cautivado desde tiempos inmemoriales, y de los que, en verdad, lo desconocemos casi todo.


 

Conéctate con Sal&Roca! Síguenos en Facebook, Twitter e Instagram

facebook twitter instagram google+