viernes. 09.12.2022
Foto 1 ©FedericoRavassard-Altavia-0537 (1)
©Federico Ravassard - Altavia

Montañismo y su impacto ¿Qué podemos hacer?

Seguro que en algún momento te has visto subiendo alguna montaña que parece que estás en el metro o en supermercado, rodeado de gente o yendo por un sendero infinito donde solo ves cabezas adelante y detrás. Y con lo que da para pensar subiendo y bajando montañas, habrás imaginado ¿no somos muchos pasando por el mismo camino a la vez?

Y es que la montaña está en pleno apogeo, desde runners, trekkineros y alpinistas, somos muchos los que nos lanzamos a entrenar y buscar aventuras que nos permitan descubrir paisajes y disfrutar de aventuras.

Pero ha llegado el momento en que además de nuestro impacto de caminar por el monte, se unen las alteraciones globales debidas al cambio climático que afectan a las montañas y lugares donde nos movemos. Así, tanto si nos gusta como si no, nos encontramos frente a esta frágil situación en que es posible que las próximas generaciones no puedan disfrutar de la montaña como lo hacemos nosotros.

¿Y cómo podemos echar una mano? Antes de llevarnos las manos a la cabeza y comenzar a vender nuestro material, hay muchas iniciativas y posibilidades para poder aportar tu granito de arena.

5 Consejos para un montañismo sostenible

Como ya hemos comentado, somos parte del problema, pero lo mejor, es que somos también parte de la solución. Y muchas veces los pequeños, pero continuos detalles, son los que marcan la diferencia y pueden ayudar a impulsar acciones mayores. Así que aquí te pasamos algunos consejos que podemos aplicar fácilmente en nuestras salidas y poder minimizar nuestro impacto sin parar de disfrutar.

No dejes ningún residuo

Parece de perogrullo, porque todos nos llevamos nuestra basura, pero muchas veces no nos llevamos todos los residuos. Y es que los “papeles del baño” y los restos de comida también nos los debemos llevar a casa.  Así evitaremos la mítica escena de encontrar un jardín de papeles detrás del primer matorral que ves en el camino, que parece que han balizado una carrera. Lo mismo, y aunque no lo creas, pasa con las pieles de naranja y plátanos. Que además de afear el paisaje tardan mucho en descomponerse.

Puedes llevar una bolsa zip resistente donde no tendrás el peligro de que se desparrame la basura.

Limpia tus zapatillas antes de ir a otro lugar

En muchos parques nacionales de Japón ya lo hacen, y si eres un poco viajero habrás visto algunos refugios que tienen cepillos para los pies. Esto se hace para evitar la entrada de semillas, parásitos e insectos de otras zonas y que puedan dañar esos ecosistemas. Al final los humanos somos de los animales que más viajamos. Así que, si acabas una carrera y vas a viajar a otro sitio, puedes darle un cepillado. Intenta no usar agua, y si lo haces sobre el terreno mejor que en casa.

La Sportiva / 2021 / Lagorai © Claudia Ziegler
La Sportiva / 2021 / Lagorai © Claudia Ziegler

No atajes ni abras caminos nuevos a veces vamos como locos por la montaña, y por qué no admitirlo, todos hemos visto videos de gente bajando por tarteras infinitas, saltando por crestas o deslizándose por campas de hierba y nos hemos flipado un poco.

Pero si lo hacemos todos, no tardaremos en erosionar los caminos y zonas que nos gustan. Lo que afecta tanto a la flora como a la fauna de la zona. Sigue los caminos trazados, y si por seguridad tienes que ir campo a través, intenta no pisar la vegetación ni desmontar las tarteras.

Ten cuidado con la fauna y la flora en muchas guías y paneles informativos explican la importancia de algunas especies y el tipo de regulación que existe y como se puede realizar nuestra actividad sin problemas. Recuerda que nuestras mascotas, por muy buenas que sean, no deben interactuar con el resto de animales. Y por supuesto, nosotros tampoco.

Ten especial cuidado si estás en zonas ganaderas, donde el ganado se puede espantar y los perros pastor querrán hacer su trabajo de apartarte de él.

La Sportiva / 2021 / Lagorai © Claudia Ziegler
La Sportiva / 2021 / Lagorai © Claudia Ziegler

Ir al baño, si es posible, en casa  o en el bar, en el refugio, en la furgo, etc…este es un tema delicado. Pero a nadie le gusta encontrarse con una sorpresa cuando hacemos una parada en un mirador.  Y no es solo el impacto visual (y oloroso), sino que nuestras cacas y pipis, al igual que el de nuestras mascotas, tienen compuestos (como las aminas) y bacterias diferentes que alteran el suelo y el agua. Y si la llamada de la naturaleza es inevitable, intenta no hacerlo cerca o dentro de cursos de agua e intenta enterrarlo. ¡Ah! y como hemos comentado anteriormente, el papel también para casa.

Estos son solo unos pocos, pero hay muchos más consejos que puedes seguir. Lo más importante es tener ganas e informarte de que va mejor donde sueles correr y las salidas que hagas. Por ejemplo, los chicos de Mount Legend, tiene un blog donde hacen bastante hincapié en ello, además de poder encontrar más consejos sobre material para trail running.

Como caminar hacia la sostenibilidad en tu día a día

Foto 3©Matteo Pavana_La Sportiva_Training Collection-38(1) (1)
©Matteo Pavana - La Sportiva Training Collection

Pero no solo podemos echar una mano durante nuestras carreras, sino también cuando estamos en casa. Porque de forma indirecta todas nuestras acciones, tarde o temprano, afectan a la naturaleza que nos rodea. Así que al igual que para nuestras salidas, te ofrecemos algunos consejos para poder darle un respiro al planeta y proteger nuestras montañas.

Infórmate y actúa localmente.  A la velocidad en la que se mueve la sociedad es muy fácil que se nos pasen muchas cosas por alto y es muy difícil identificar en qué podemos realmente actuar. Así que lo más importante es que cuando te motive y preocupe algún tema te regales un poco de tiempo para informarte. Y si quieres formar parte de alguna iniciativa, intenta buscar alguna que esté cerca de tu pueblo o ciudad.

Reutiliza y reduce No hay nada más sencillamente radical que reducir nuestro consumo, reparar lo que se nos ha roto y reutilizar nuestros envases. Evaluar si realmente necesitas lo que vas a comprar y reducir los envases de un solo uso, son pasos pequeños que ayudan de manera importante.

Comparte tu transporte, usa el transporte público o la bicicleta. Todas estas alternativas ayudan a reducir las emisiones de CO2 y metales pesados. Además, puedes utilizar ese tiempo para leer, estudiar, conocer gente nueva, y en el caso de la bici, hacer algo de cardio que luego en la montaña se agradece.

Consume responsablemente Si al final tienes que comprar, busca e infórmate sobre las marcas. Ya que es posible que la diferencia entre un producto con mucho más impacto sea solo de unos pocos euros.  

De donde viene su material, como está hecho, cuál es su impacto y que beneficios tienen, son algunas de las preguntas que puedes hacer y que algunas tiendas ya informan de ello. Un ejemplo de ello es Mount Legend, que además de informar sobre las prestaciones del material que buscamos también echan una mano sobre estas preguntas.

Foto 5_A1P2165 (1)

Como ves, con unos pocos consejos y un poco de esfuerzo, podemos hacer grandes cosas y ayudar a mantener los caminos para que los que vengan detrás se los encuentren como si no hubiéramos estado. Y recuerda que hay muchas más cosas que se pueden hacer y que lo más importante, es encontrar las que se adecuan a nuestras posibilidades.