sábado 5/12/20

Surf y miedo a las olas

Se dice que ningún mar en calma hizo experto a un marinero, y esto es exactamente lo que pasa en el surf. No se puede surfear en un mar en calma y para llegar a ser un experto surfista has de adentrarte en un mar con oleaje. Por esta razón el surf es considerado un deporte de riesgo, puesto que las olas pueden traer diferentes peligros, ya sean grandes y fuertes, imprevisibles o generen corrientes, etc. Qué pasa si te dan miedo las olas? Es el Surf un deporte sólo para aquellos que no tienen miedo?

Quieres hacer surf pero tienes miedo a las olas? Ya somos dos

Hay quienes dicen que has de liberarte de todos tus miedos y que solo así serás libre y feliz. Sólo has de entrar en Instagram o Pinterest para ser abordado por miles de frases motivacionales que te ayuden a superar tus miedos. Cuando cientos de “coach” lo dicen es porque en algo tienen razón: el aprendizaje consta de superar el miedo. Por ejemplo; mi prima Martina está aprendiendo a caminar, le da miedo caerse por lo que practica agarrada a la mano de sus padres, pero todos sabemos que poco a poco irá superando su miedo y conseguirá caminar por su cuenta.

Existen dos tipos de miedo, el miedo racional y el miedo irracional. El miedo racional es aquel que nos indica una respuesta necesaria para nuestra supervivencia. Es el miedo que nos alerta de un peligro y nos empuja a actuar para situarnos a salvo. Es aquél que hace que si paseas por la selva estés alerta y que eches a correr si escuchas el rugido de un león. Sería estúpido enfrentarte a tu miedo en ese momento, no crees? El miedo irracional es aquel que no se puede explicar de forma lógica, por ejemplo; tener miedo a la oscuridad en la seguridad de tu casa, al mar en calma cuando das pie en la orilla, o a montar en bici estando en plenas facultades físicas.

El miedo a meterte en un mar como el de la foto es más que racional!

Hace poco hablando con una amiga, le comenté que algunas veces, cuando voy a hacer surf no consigo disfrutar, “Paso miedo” le dije, “y entonces, por qué lo haces?”  Lo hago para superar mis límites, para demostrarme que soy fuerte, valiente y capaz, me enfrento a ese miedo. Pero es este un miedo racional o irracional?

El miedo que siento a las olas grandes es un miedo racional. Es un miedo a las olas grandes que me habla de mis límites físicos y habilidades para enfrentarme a esas condiciones. Es un miedo que me ayuda a evitar situaciones en las que pongo en peligro mi vida. Mi miedo en el agua me indica que dependiendo de las condiciones del mar mi cuerpo está más o menos en control de la situación. Si dejo de escuchar este miedo, puedo tener un accidente porque el miedo me habla del peligro que estoy corriendo.

Cuando voy a hacer surf con amigos puedo ver que los demás no sienten el mismo miedo que yo. Eso no quiere decir que ellos nunca sientan miedo, sino que  tenemos diferentes límites del miedo. Si para mi el miedo es enfrentarme a olas de 2 metros para ellos el miedo puede ser olas de 4 metros. Esto es así debido a sus habilidades y lo seguros que se sienten en ese momento con respecto a las condiciones del mar.

Aunque en algunos momentos siento miedo, muchas veces me empeño en luchar contra ello, si los demás pueden yo también tengo que poder. Qué ocurre entonces? El miedo sigue estando ahí, aunque yo no le escucho y sigo con mi lucha física contra las olas, aunque la respiración y el corazón se me aceleren y el estrés produzca en mi ganas de huir, esconderme y llorar, puede que yo siga con mi lucha física durante un buen rato. Diréis que mi comportamiento no es normal, pero me consta que no soy la única a la que le pasa esto. Este comportamiento es debido a la presión propia o presión social que sentimos al compararnos con los demás y pensar que hay una manera “correcta” de actuar, cuando lo “correcto” sería disfrutar y sentirse bien con uno mismo y cómodo con las decisiones que tomamos.

El estado de ánimo también influye. A veces he oído a surfistas que decían que al entrar en el agua se olvidaban de todo, el Surf era su desconexion para dejar atrás sus problemas. Qué envidia! Lo que me ocurre es que si me he peleado con alguien, me siento triste o me ha pasado algo que me haya hecho sentir insegura, ese sentimiento se multiplica al meterme en el agua.

Niños acabando una clase de surf en Frejulfe, Asturias.

“Vaya” , direis, “Entonces por que haces surf?” La verdad es que cuando hago surf disfruto muchísimo, y cada vez más. La clave para mi ha sido aprender a escuchar mi miedo, aceptar mis límites y dejar de compararme. Ir superando mis miedos me ha aportado una recompensa emocional muy grande y también la oportunidad de gestionar cómo y cuando voy a enfrentarme a ellos me ha dado un aprendizaje que puedo aplicar a muchos otras áreas de mi vida.

Mis pautas para superar el miedo a las olas:

1. Resuelve tus conflictos antes de meterte en el agua. Respira, reflexiona, medita, pasea… Haz lo que tengas que hacer para calmar tus emociones, y si no puedes entrar ese día, pues ya habrá otros días!

2. Observa las condiciones antes de meterte al agua. Parece un consejo tonto, pero cuantas veces te has metido al agua sin haberte asomado a ver las condiciones? Yo muchas, y luego vienen las sorpresas. Si observas las condiciones podrás decidir si te sientes cómodo para meterte en el agua. En mi caso, a veces intento visualizarme y esto me ayuda a sentirme en control.

3. Acompáñate de un buen buddy. Los mejores compañeros son los que: te animan pero no te presionan, te dan confianza, tienen empatía, aceptan que no les acompañes al agua y tienen paciencia. Si tienes miedo no te metas solo!

4. No te compares. A veces sentimos la presión social, y queremos demostrar a los demás que somos tan capaces o más que ellos. Cuando te pase esto recuerda que has venido a disfrutar, y que surfeas para ti y no para los demás.

5. Push your limits pero poquito a poquito! “Pasito a pasito suave suavecito” Hay quien cree que si no arriesgas a enfrentarte al miedo no superas tus límites y por tanto no progresas. Vale, acéptalo, el Surf es un deporte de riesgo y como tal nunca eliminarás el miedo al 100%. Siempre habrá un nivel de miedo que activará la liberación de adrenalina y eso es lo más adictivo y placentero del Surf. Intenta jugar con niveles de miedo tolerables y no con niveles que te pongan en peligro.

Hey! yo no soy experta en miedos ni terapeuta, sino que hablo desde mi propia experiencia como la surfista-miedosa que soy. Alguno de vosotros ha sentido miedo mientras practicaba Surf u otro deporte? Y cómo lo habéis gestionado? Os encontrasteis en peligro por no escuchar vuestro miedo? Dejazme un comentario y compartid este artículo con alguien que haya sentido miedo alguna vez!

“No me sale porque tengo miedo” decía esta roller mientras intentaba un truco nuevo en el Skatepark del Parque de Invierno en Oviedo


 

Conéctate con Sal&Roca! Síguenos en FacebookTwitter Instagram

facebook twitter instagram