viernes. 09.12.2022
P1003566
Un kitesurfista con el pueblo y las montañas de fondo | Laura Sánchez

Existen pocos sitios en el mundo donde se den las condiciones perfectas para disfrutar del kitesurf. Vientos constantes, alojamientos enfocados en este deporte, escuelas para aprender, comida exquisita y barata y muy lejos de las grandes aglomeraciones de los sitios más famosos.

Porque todavía queda mucho mundo por descubrir, hoy os vamos a traer un destino relativamente secreto, que lleva años dando pasos en la dirección correcta y ya se puede decir que es uno de los mejores spots del mundo para practicar kitesurf.

Cabo de la Vela es kitesurf y mucho más y aquí te vamos a dar las claves para que le saques el máximo provecho.

P1003653
Tardes de kitesurf | Laura Sánchez

El Cabo de la Vela y su historia

Cabo de la Vela es un pequeño pueblo de pescadores en el caribe colombiano que los últimos años ha ido ganando cada vez más peso entre la comunidad kitesurfera por sus perfectas condiciones.

Hasta hace poco más de 15 años, ésta era una comunidad rural habitada únicamente por la Comunidad Wayúu, una minoría étnica que vive entre la Península de la Guajira colombiana y el noroeste venezolano. Desde entonces, se ha ido revitalizando gracias a la actividad de personalidades locales, emprendedores y un marco regulatorio que ha permitido un desarrollo local y sostenido, con especial énfasis en la sostenibilidad y protección del entorno.

P1003518
Las barquitas de los pescadores | Laura Sánchez

Las condiciones perfectas para practicar kitesurf

Con más de 300 días al año de viento constante y con velocidades que diariamente superan los 30-35 nudos, el Cabo de la Vela es un sitio ideal, tanto para aprender este maravilloso deporte, como para gente experta.

Para los que se sumergen por primera vez en el kitesurf, existen unas cuantas opciones para contratar clases en el Cabo. Además, al estar la bahía bien protegida, no hay prácticamente olas, por lo que el aprendizaje será mucho más sencillo que en mar abierto, como ocurre en otros spots mundialmente famosos.

Los más expertos tendrán la opción de alquilar el material que necesiten, vientos constantes y una cultura kitesurfera cada vez más arraigada entre la comunidad local y los turistas que acuden cada año.

Además, éste es un spot privilegiado donde las aglomeraciones tan comunes en otros lugares no existen. Los vientos son fuertes y permanentes, lo que nos regala cielos despejados donde constantemente se aprecian estrellas fugaces y se disfruta de bellos atardeceres y amaneceres.

P1003581
Un local haciendo lo que mejor sabe | Laura Sánchez
P1003722
Atardeceres de ensueño | Laura Sánchez

Nuestra experiencia

Imagínate aprender a hacer kitesurf en el paraíso, para ello solo tienes que venir a la Guajira. Aquí tendrás el tiempo de descanso y tranquilidad que necesites para la recuperación física y mental, así como nutrición en base a alimentos locales y de temporada y una conexión total con la naturaleza a través del kitesurf y las noches estrelladas.

Sólo llegar al Cabo de la Vela ya es una experiencia en sí misma. Recorrer los caminos desérticos en 4x4, contemplar el atardecer sobre las salinas desde la ventanilla, ver el cielo estrellado y dormir a pie de playa en una cabaña o hamaca tiene un encanto especial.

Nosotros nos quedamos en el Tawi Kite Center & Hostel, un centro de aprendizaje y perfeccionamiento de alto rendimiento de kitesurf y windsurf que os recomendamos si queréis conectar completamente con la naturaleza salvaje de la Guajira a través de la práctica deportiva. Tawi es un lugar de encuentro de la comunidad kitesurfera local, nacional e internacional. Dispone de un alojamiento adaptado a las necesidades individuales de cada persona con cabañas privadas con baño, habitaciones compartidas, hamacas o chinchorros.

P1003522
El complejo Tawi | Laura Sánchez
P1003527
Todo el material listo | Laura Sánchez

Además de la práctica deportiva, puedes completar esta experiencia visitando los increíbles lugares que ofrece esta región así como probando la comida tradicional. Tratándose de un pueblo principalmente pescador, la recomendación es degustar los alimentos que nos regala el mar. A Tawi acuden cada mañana los pescadores con su pesca del día para que la cocinera Wayúu pueda preparártelo al estilo local. Tras la práctica, cuando cae la noche también podrás probar el resto de platos tradicionales o riquísimas pizzas artesanales que elaboran ellos mismos.

P1003481
Los pescadores en plena faena al salir el Sol | Laura Sánchez
P1003494
Con la dieta del día | Laura Sánchez

En Tawi han sabido crear el espacio ideal para la práctica deportiva, combinada con el descanso y la cultura, por ello, la mayor parte de la gente que acude por unos días acaba alargando su tiempo de estancia. Quizás sean sus mágicos momentos de conexión haciendo kitesurf con al anochecer, sus gentes, su ritmo, la cultura Wayúu o todo en general que combinado crea una dualidad casi perfecta entre deporte y entorno.

Un 'spot' ecosostenible

En Cabo de la Vela coexisten más de 60 posadas rústicas que son parte de un proyecto de ecoturismo del gobierno desde hace casi 20 años. Sin embargo, este hábitat se torna frágil debido a las constantes presiones de la industria. La posibilidad de deteriorarse por la práctica hotelera indiscriminada es un peligro que se cierne no solo sobre el territorio sino sobre la cultura Wayúu. Los grupos indígenas guardan una profunda relación con la tierra...

P1003525
Las cabañas donde nos alojamos, una maravilla a pie de playa | Laura Sánchez

Ésta es una de las razones por las que elegimos hospedarnos en el Tawi Kite Center. Este pequeño alojamiento de ecoturismo está regentado por Jorge, nacido aquí y de la comunidad Wayúu, quien se especializó en el Kitesurf y, junto a Sabrina, una suiza-alemana que encontró su hogar en estas remotas tierras, han sabido crear un espacio perfecto para el viajero en general y el kitesurfista en particular.

Un espacio que aúna la sabiduría ancestral del pueblo Wayúu a través de sus instalaciones perfectamente ideadas para el clima árido de la región, la ecología por sus infraestructuras pensadas para extraer el máximo en tales circunstancias, el empoderamiento local porque aquí trabajan jóvenes de la zona, desde monitores muy preparados hasta las personas que te atienden detrás de la barra o en la cocina... Todo es amabilidad y buenas palabras. Además, el ambiente internacional y distendido que se respira en sus zonas comunes es prácticamente inmejorable.

Todo ello hizo que tuviéramos unos días de descanso y kitesurf inmejorables. Desde aquí os animamos a que conozcáis una de las regiones más recónditas de Colombia a través del deporte, su cultura e historia. No os arrepentiréis.

P1003725
Despidiendo el día como se merece | Laura Sánchez