sábado. 13.04.2024

En aquellos dorados años, cuando el invento ni se concebía, las tablas de menos de 9 pies eran para bebés y partir el tablón en dos contra los pilares del muelle no parecía ser ningún problema. Pero como dijo Phil Edwards en su día:


The best surfer out there is the one having the most fun.