jueves. 29.09.2022
<ame_info>
<codice_db>AA400072</codice_db>
<nome_db>cucina</nome_db>
<larghezza_hres_mm>301</larghezza_hres_mm>
<altezza_hres_mm>420</altezza_hres_mm>
<risoluzione_hres_dpi>300</risoluzione_hres_dpi>
<pixel_x_hres>3556</pixel_x_hres>
<pixel_y_hres>4961</pixel_y_hres>
<metodo_colore_hres>RGB</metodo_colore_hres>
</ame_info>

Ardito Desio nació en 1897 en Palmanova en la región italiana de Friuli. Licenciado en Ciencias Naturales y profesor de Geología en la Universidad de Milán, desde 1931 fue encargado de la cátedra de Geología Aplicada en el Centro politécnico de la misma ciudad. Se dedicó a la investigación geológica y geográfica en Italia así como en Etiopía, Sahara, Líbia, Pakistán, India, Irán, Jordania, Turquía, Grecia, Albania y los Alpes.

  1. Cordillera del Karakórum 1929
  2. Su vida académica fue de lo más notable.
  3. Estudios geográficos, geológicos y paleontológicos en Italia y en el extranjero
  4. La expedición al K2
  5. El "Caso K2"
  6. La controversia no se reavivó hasta 1964.

Cordillera del Karakórum 1929

Dirigió más de 12 misiones o expediciones de montaña fuera de su país natal y participó en la mítica expedición italiana a la Cordillera del Karakórum de 1929. Publicó más de 300 estudios sobre geología, geografía y paleontología. Practicó el alpinismo en los Alpes, en Ortles-Cevedale, en Zardeh Kuh y en montañas de Irán entre otras muchas.

Disfrutó de una larga vida enriquecida por su pasión a la montaña y murió, se dice pronto, a los 104 años de edad.

Lo que le dio fama mundial fue su conocido libro La conquista del K2, la segunda montaña más alta del mundo. Texto publicado originalmente en Italia por la editorial Garzanti Editore en 1954 y un año después en España por la editorial Juventud de Barcelona con prólogo de Agustín Faus. Está dedicado “A la memoria de todos los caídos en el K2”.

Los montañeros que llegaron a la cima fueron Lino Lacedelli y Achille Compagnoni y en la misma participó un joven Walter Bonatti.

La conquista del K2. Ardito Desio

Desio participó desde 1915 en la Primera Guerra Mundial, primero como voluntario ciclista y luego como oficial del 8º Regimiento Alpino. Hecho prisionero en noviembre de 1917, fue liberado en octubre de 1918. Se graduó en ciencias naturales en Florencia el 31 de julio de 1920, con una tesis sobre el Valle Glacial de Resia.

Su vida académica fue de lo más notable.

Conservador en el Museo Cívico de Historia Natural de Milán entre 1924 y 1927 y, tras haber sido profesor asistente de geología en Florencia, Pavia y Milán desde 1922, se convirtió en 1927 en profesor titular de geología, geografía física y paleontología en la Universidad de Milán, consiguiendo la cátedra de geología en 1931. Igualmente fundó el Instituto de Geología de la Universidad de Milán, del que sería director, así como fue profesor en el Politécnico de Milán de la asignatura de ingeniería geológica, donde organizó y dirigió durante tres años el "Curso de técnica de perforación". Estuvo ligado a las universidades hasta 1967, cuando se jubiló debido a la edad. En 1972 fue nombrado profesor emérito.

Estudios geográficos, geológicos y paleontológicos en Italia y en el extranjero

Sus estudios más significativos en Italia fueron especialmente en los glaciares de los Alpes julianos, Prealpes Lombardos y Ortles-Cevedale, así como estudios ocasionales en Toscana y el Valle de Aosta. Sus principales trabajos en el extranjero fueron en el Dodecaneso, Libia, el Sahara Oriental, Etiopía y la Cordillera del Karakórum. Escribió el Tratado de Geología aplicada a la ingeniería (Ed. Hoepli) y editó el libro "Geologia dell'Italia" y el volumen monográfico sobre "L'Antártida", publicado por UTET. Entre 1926 y 1940 realizó una serie de estudios geológicos en Libia, convirtiéndose en uno de los primeros en encontrar petróleo en este país.

También ejerció como periodista escribiendo para el Corriere della Sera y Il Giornale, a veces como corresponsal de viajes y otras como colaborador científico. Colaboró con otros periódicos y varias revistas italianas y extranjeras con artículos sobre geografía y geología. Fue director de la Revista Italiana de Paleontología y Estratigrafía y de la revista Geología Técnica.

El archivo histórico "Ardito Desio", que contiene la documentación escrita, fotográfica y filmada de la actividad científica y de exploración de Desio, se encuentra en la sección Roma del Club Alpino Italiano. Este archivo consta de artículos científicos y revistas de expedición, informes técnicos, anuncios y tarjetas postales, así como la correspondencia personal del científico. También se pueden encontrar más de 40.000 fotografías de varios autores y unas 40 películas. El archivo también contiene una sección de objetos, principalmente materiales utilizados en envíos o instrumentos fotográficos y técnico-científicos.

La expedición al K2

Achille Compagnoni (izquierda) y Lino Lacedelli, con congelaciones a su regreso de la cima del K2. Centro Documentazione Museo Nationale della Montagna. - Conefrey, Mick (2015).

La Expedición al K2 de 1954 fue una expedición italiana de montañismo patrocinada por el Club Alpino Italiano, El Consejo Nacional de investigación, el Instituto Geográfico Militar y el Estado italiano, y dirigida por Ardito Desio.

La expedición condujo el 31 de julio de 1954, por primera vez en la historia, a la cima del K2. La ruta seguida fue el espolón de Los Abruzos y los dos escaladores que llegaron a la cumbre fueron Achille Compagnoni y Lino Lacedelli con el apoyo de todo el grupo. Una contribución fundamental fue la de Walter Bonatti y Amir Mahdi que, con una hazaña sin precedentes y enfrentando el riesgo de muerte en un vivac nocturno forzado a más de 8100 metros, transportaron a Compagnoni y Lacedelli las bombonas de oxígeno que resultaron esenciales para la finalización de la misión.

En dicha expedición, Riccardo Cassin, quien el año anterior había realizado el reconocimiento del lugar con Desio, fue excluido del equipo. Según diversas fuentes, el profesor Desio temía que la fuerte personalidad de Cassin pudiera poner en tela de juicio su liderazgo, eclipsando su mérito en caso de éxito. También se excluyó de la expedición a los alpinistas Cesare Maestri y Gigi Panei. Este último, como Cassin, fue excluido debido a su carácter duro e inflexible que podría haber planteado problemas para Desio. En lugar de Panei fue convocado Sergio Viotto, su joven compañero de cordada en la primera invernal de la Innominata, en el Mont Blanc.

Expedición al K2. Ubaldo Rey, Ugo Angelino, Walter Bonatti, Ardito Desio, Lino Lacedelli, Erich Abram, Gino Soldà, Achille Compagnoni, Cirillo Floreanini. Desde la izquierda sentados: Sergio Viotto, Mario Fantin, Guido Pagani, Pino Gallotti.
4 de agosto de 1954
Fuente: Conefrey, Mick (2015). Los fantasmas del K2: la saga épica del primer ascenso. entre las páginas 158 y 159. Londres: Oneworld.
Ruta de los Abruzzos. EMajor  CC BY 3.0

La ruta seguida fue el Espolón de los Abruzzos, descubierto en 1909 por la expedición de Luigi Amedeo di Savoia Duca Degli Abruzzos.

Se dice que Ardito Desio estableció un mando muy estricto y con disciplina militar, igual que hizo Karl Maria Herrligkoffer el año anterior en la expedición al Nanga Parbat. Este comportamiento fue más adelante el origen de muchas críticas y controversias. Ardito Desio, aunque era jefe de la expedición, nunca subió más allá de la altitud del campo base (4970 m) y confió a Compagnoni el mando de la expedición en altura, limitándose a emitir desde el campo base las órdenes mecanografiadas, que luego fueron entregadas, incluso con considerable retraso, a los campos más altos. La forma autoritaria con la que coordinó el progreso de la misión le valió el apodo irónico de "ducetto".

La operación comenzó entre finales de mayo y principios de junio cuando se establecieron los primeros campamentos. El 21 de junio, Mario Puchoz murió en el Campo II de neumonía fulminante según la versión oficial de la época, aunque realmente fue un edema pulmonar, siendo enterrado cerca del Campo Base, en el Gilkey Memorial.

Se establecieron una serie de cuerdas fijas para permitir que los escaladores se movieran fácilmente entre el Campo Base y los campamentos avanzados con el fin de aclimatarse a la altura y transportar el material destinado a la subida a la cumbre. Se construyó un pequeño teleférico manual en la parte inferior de la ruta. El 18 de julio, las dos cordadas compuestas por Bonatti-Lacedelli y Compagnoni-Rey terminaron de preparar los aproximadamente 700 metros de cuerdas fijas en la llamada Pirámide Negra, una de las secciones más complicadas de la ascensión.

A las 18 horas del 31 de julio de 1954, Achille Compagnoni y Lino Lacedelli alcanzaron la cumbre a 8611 m. El Hunza Isakhan y los otros escaladores que permanecieron en el Campo VIII a 7627 m (Bonatti, Gallotti, Abram y Mahdi) los vieron llegar a la cumbre. Para cumplir su hazaña, ambos plantaron un piolet con las banderas italiana y pakistaní y se quitaron los guantes para hacerse una foto. A Campagnoni tuvieron que amputarle posteriormente dos dedos y a Lacedelli un pulgar por congelaciones.

En el descenso, llegaron al Campo VII hacia las 23 horas y todos juntos continuaron el descenso. La noticia llegó a Italia el 3 de agosto y fue recibida con gran entusiasmo y como símbolo del renacimiento del país en el período de posguerra: a partir de ese momento K2 se convirtió para todos en la montaña de los italianos.

El "Caso K2"

El "Caso K2" se refiere a una serie de controversias relativas a los acontecimientos que tuvieron lugar el 30 y el 31 de julio de 1954 en el K2 entre los campos VIII y IX en el Espolón de los Abruzzos. La controversia se centra en particular en algunas discrepancias importantes entre el informe oficial preparado por Ardito Desio y la versión de los hechos narrada por Walter Bonatti en su libro K2. Historia de un caso. 

Inmediatamente después del regreso de los montañeros de la expedición al K2 se presentó al Club Alpino Italiano un relato de los acontecimientos escrito por Desio y adoptado por el Club como el informe oficial de la expedición. Este informe se publicaría en forma de libro bajo el título La conquista del K2.  

El hecho de que Compagnoni y Lacedelli hubieran llegado a la cima de K2 no estaba en disputa, sino en la manera en que se trataba cómo dependían del apoyo de otros escaladores en lo alto de la montaña, en cómo se había tratado a Bonatti y a Madhi, si se usó oxígeno adicional todo el tiempo en el acceso a la cima, y si el libro de Desio era exacto y justo.

hunzasbbb
Montañeros paquistaníes y hunzas, imprescindibles y decisivos en la ascensión al K2

Bonatti desvela en su libro severas discrepancias entre los acontecimientos y la historia. Hay discrepancias respecto a los contactos entre grupos de escaladores, en el tiempo de respuesta, en la altitud del vivac del propio Bonatti, las horas, el uso de oxígeno... pero posiblemente lo que más afectó al autor fue el menosprecio tanto a Bonatti como al hunda Mahdi, quienes fueron piezas clave del éxito italiano al llevar hasta el campo IX, a 8.100 metros de altitud aproximadamente, el pesado equipo de oxígeno, sin el cual la cordada italiana no habría tenido muchas posibilidades de éxito. Con ello se expusieron a un gravísimo peligro, sacrificándose en aras del bien colectivo.

El año siguiente de la expedición se estrenó el documental Italia K2, cuya primera versión no mencionó la contribución de Bonatti y Mahdi.  Ante las protestas de Bonatti, la película fue modificada con la inclusión de una escena de unos segundos en la que el narrador decía que Bonatti y Mahdi habían acampado para llevar oxígeno a gran altura.

 

Italia K2

Bonatti, al igual que los demás participantes de la expedición, había firmado un contrato que le impedía hacer declaraciones e informes sobre la expedición durante unos años. Aun así, hubo una campaña de protesta en la prensa pakistaní contra el tratamiento hacia el hunza Mahdi, quien sufrió amputaciones severas. Acusaban a Compagnoni de ordenar a Mahdi que se detuviera a 500 metros de la cumbre tras haberle ayudado en el ascenso y de haberlo abandonado en un vivac improvisado para la noche.

La controversia no se reavivó hasta 1964

Tres años antes se había publicado la autobiografía de Bonatti Le mie montagne, en la cual el montañero dedica un capítulo entero a los acontecimientos del K2, donde Bonatti reconstruye la secuencia de eventos de los días 30 y 31 de julio, destacando el comportamiento de Compagnoni y Lacedelli.

Posteriores artículos publicados en la Gazzetta del Popolo y firmados por Nino Giglio formulaban graves acusaciones contra Bonatti, de los que él se defendió demandando por difamación al periodista. El juicio lo ganó Bonatti y donó la compensación a una organización benéfica.

No fue hasta 1995 que el periodista Roberto Mantovani reunió una basta información donde se incluía una fotografía encontrada por un médico australiano, que refutaba la idea de que Compagnoni y Lacedelli habían utilizado oxígeno hasta la cima, confirmando la teoría de Bonatti.

En 2004, en el 50 aniversario de la expedición el CAI encargó el grupo de los Tres Sabios (Fosco Maraini, Alberto Monticon y Luigi Zanzi), que realizaran un nuevo análisis histórico de los hechos, por lo que rectificaron y reescribieron varios de los puntos fundamentales de la versión oficial. El resultado fue un informe que se incluyó en el libro K2: una storia finita. Ahora quizás la del K2 pueda considerarse una "historia acabada".

Lecturas recomendadas

  • La conquista del K2. Ardito Desio
  • K2. Historia de un caso. Walter Bonnatti
  • J2: una historia finita. Club Alpino Italiano

Fuentes

  • La conquista del K2. Ardito Desio
  • Expedición Al K2 de 1954. Kripkit
  • Processo al K2 (Proceso al K2), Walter Bonatti, Como: Massimo Baldini Editore, 1985
  • Wikipedia. Página Ardito Desio