viernes. 09.12.2022
FEST_PARAISO22_IMG_4181JOHN TALABOT & PIONAL (1)
John Talabot & Pional | Foto: Ángel Marqués - Pelonio

Que todo cambie para que nada cambie. Podría ser la primera conclusión tras haber reposado tras el Festival Paraíso. ¡Qué felicidad haber podido volver a disfrutar de uno de los festivales de música electrónica de referencia en España!

Tras una tediosa pandemia que poco a poco parece que vamos dejando atrás, a la vista está la cantidad de eventos multitudinarios, festivales, conciertos que estamos disfrutando estas semanas, por fin podemos hablaros de lo que fue el festival Paraíso. Y nos ha encantado que todo siga igual o mejor de como lo recordábamos.

Un festival con un aforo muy comedido, pensado para el máximo disfrute de sus asistentes y de los propios djs. El recinto es inmejorable: no sé cual es su nombre oficial, pero para los que hemos estudiado en la Universidad Complutense, el campo de rugby donde se celebra el Paraíso, detrás de la facultad de Ciencias de la Información, siempre será Cantarranas. Un espacio donde en su momento compartimos muchos buenos ratos de partidos y terceros tiempos (suponemos que así seguirá siendo) pero que una vez al año se convierte en el escenario perfecto del Festival Paraíso. Porque los accesos son muy fáciles por metro y bus y porque, además, si prefieres puedes ir andando hasta Moncloa en unos 20 minutos como mucho.

Baiuca
Baiuca | Foto: Ángel Marqués - Pelonio

Igualmente, las zonas para comer y beber están perfectamente diferenciadas, con múltiples opciones y casi nada de espera, cosa que se agradece y más con el nacimiento de tantos festivales que descuidan este tipo de cosas tan básicas. Las barras de cerveza son numerosas y el pelotón de currantes tras la barra es amable y rápido. Poco más se puede pedir.

En cuanto a lo importante, la música. Se nota desde el primer año la cuidada selección de artistas de distintos sellos discográficos con una depurada y exquisita calidad musical. Los festivales están para eso, ir a ver a tus artistas favoritos, pero también descubrir nuevos. Los que nosotros descubrimos, tales como Jeremy Underground, Roman Flügel o Bradley Zero, nos dejaron boquiabiertos con sus sesiones bailongas y disfrutonas. Los que íbamos a ver que ya conocíamos tales como Baiuca, John Talabot y Pional, Seth Troxler, Ben Ufo... no defraudaron y nos dieron sesiones inolvidables. 

Jeremy Underground
Jeremy Underground | Foto: Ángel Marqués - Pelonio

Mención especial nos merece Baiuca, con su apuesta de música folk gallega con electrónica, que lleva ya años ganando cada vez más adeptos. Personalmente era el que más ganas tenía de ver y al que recomendé encarecidamente al grupo con el que iba de que tenían que verlo. Al final, más de 1 hora y media de no parar de mover el esqueleto, escuchando instrumentos que no habíamos visto en la vida y sobre todo con una felicidad que se respiraba en el ambiente que pocos artistas creo que son capaces de transmitir.

FEST_PARAISO22_IMG_3943BRADLEY ZERO (1)
Bradley Zero | Foto: Ángel Marqués - Pelonio

Posiblemente sea eso lo que más nos llevamos del festival. Una sensación de armonía y felicidad de todo el mundo que estaba allí presente. Con cualquier artista que estuvieras disfrutando, echabas un vistazo a tu alrededor y la gente estaba con una sonrisa enorme en la cara. Bailando, hablando, riendo, escuchando... da igual lo que estuviera haciendo, que se veía a todo el mundo disfrutar. Con eso es con lo que nos quedamos y con eso es con lo que ya estamos pensando en volver el año que viene.

Gracias al Paraíso por estos dos días que será complicado sacar de nuestra memoria.