Sal&Roca

Todo lo que tus vaqueros pueden esconder (y esconden)

El caso de los inocentes vaqueros: se necesitan alrededor de 7.500 litros de agua para hacer un solo par. ¿Sabes lo que esto significa?

París, Milán, Nueva York, Tokio… Estas son solo algunas de las más prestigiosas pasarelas de la moda. Allí y en otros lugares, mujeres y hombres jóvenes con una silueta perfecta, y a menudo poco realista, desfilan con gracia para impresionar a los invitados de élite y a los espectadores de la televisión con la sorprendente y fabulosa creatividad de los más renombrados diseñadores de moda y costureros.

Sin embargo, a pesar de los increíbles costes de estos espectáculos – y de lo excéntrico de algunas de las prendas expuestas – existe un coste oculto que la madre naturaleza paga (y que no está incluido en la etiqueta de precio).

El terrible impacto

Comencemos con el caso de los inocentes vaqueros: ¡se necesitan alrededor de 7.500 litros de agua para hacer un solo par! ¿Sabes lo que esto significa? Es el equivalente a la cantidad de agua que una persona promedio bebe en un período de siete años.

Ese es sólo uno de los muchos hechos sorprendentes que surgen de la reciente investigación ambiental, que demuestra que el coste de mantenerse a la moda es mucho más que el precio, según UN News, que el 25 de marzo de 2019 hizo sonar esta alarma sobre el inmenso costo ambiental de mantenerse a la moda.

“Cuando pensamos en industrias que están teniendo un efecto perjudicial en el medio ambiente, la fabricación, la energía, el transporte e incluso la producción de alimentos podrían venir a la mente. Pero la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) considera que la industria de la moda es la segunda industria más contaminante del mundo”.

De hecho, según la UNCTAD, la industria de la moda utiliza anualmente unos 93.000 millones de metros cúbicos de agua -suficientes para satisfacer las necesidades de cinco millones de personas- y cada año se vierten al océano alrededor de medio millón de toneladas de microfibra, lo que equivale a 3 millones de barriles de petróleo.

Más que todos los vuelos internacionales y el transporte marítimo combinados

En cuanto a las emisiones de carbono, esta industria es responsable de más que todos los vuelos internacionales y el transporte marítimo combinados. “El modelo empresarial dominante en el sector es el de la ‘moda rápida’, en el que se ofrece a los consumidores colecciones en constante cambio a precios bajos y se les anima a comprar y desechar ropa con frecuencia”, explica el organismo especializado de las Naciones Unidas.

Y advierte que muchos expertos, incluida la ONU, creen que la tendencia es responsable de ” una serie de impactos sociales, económicos y medioambientales negativos y que, con la duplicación de la producción de prendas de vestir entre 2000 y 2014, es de vital importancia garantizar que las prendas de vestir se fabriquen de la forma más ética y sostenible posible “.

Por su parte, uno de los principales organismos mundiales encargado de las cuestiones ambientales, el programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, proporciona cifras más conservadoras. Dice que considerando la producción, fabricación, transporte y lavado del algodón, se necesitan 3.781 litros de agua para hacer un par de jeans.

Además, “el proceso equivale a unos 33,4 kilogramos de carbono equivalente emitido, como conducir 111 kilómetros o ver 246 horas de televisión en una pantalla grande”.

El precio ecológico

  • Se necesitan unos 7.570 litros de agua para hacer unos vaqueros
  • 93 mil millones de metros cúbicos de agua, suficiente para que sobrevivan 5 millones de personas, es utilizada por la industria de la moda cada año
  • La industria de la moda produce el 20% de las aguas residuales mundiales
  • La producción de ropa y calzado es responsable del 8% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero
  • cada segundo, el equivalente a un camión de basura de textiles se deposita en vertederos o se quema
  • La producción de ropa se duplicó entre 2000 y 2014

Incluso el simple lavado de nuestra ropa libera microfibras de plástico y otros contaminantes al medio ambiente, contaminando nuestros océanos y el agua potable, el Medio Ambiente de las Naciones Unidas advierte y añade que alrededor del 20% de la contaminación mundial del agua industrial se debe a la tintura y al tratamiento de textiles.

El enorme desperdicio

Por favor, sepan también que algunos estudios estiman que la prenda promedio se usa diez veces antes de ser desechada.

Y se estima que la demanda de prendas de vestir aumentará un dos por ciento al año, pero el número de veces que las usamos ha disminuido en un tercio en comparación con los primeros años del 2000.

Pues bien, el organismo mundial especializado informa que estos residuos cuestan dinero y el valor de los recursos naturales. “Del total de fibra utilizada para la confección, el 87% se incinera o se envía a vertederos. En general, un camión de basura de textiles se deposita en vertederos o se incinera cada segundo“.

La alianza de los Top Ten

El tema es tan alarmante que ha empujado a 10 organizaciones de la ONU a unir sus fuerzas a través de una Alianza para la Moda Sostenible, que fue lanzada en marzo de 2019 en Nairobi durante la Asamblea de la ONU para el Medio Ambiente de 2019.

Elisa Tonda, Jefa de la Unidad de Consumo y Producción de Medio Ambiente de la ONU, uno de los 10 organismos de la ONU que participan en la Alianza, explicó la urgencia de su creación: “La producción mundial de ropa y calzado genera el 8% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero y, con la fabricación concentrada en Asia, la industria depende principalmente del carbón duro y del gas natural para generar electricidad y calor. Si mantenemos el mismo enfoque, se espera que las emisiones de gases de efecto invernadero de la industria aumenten en casi un 50% para 2030”.

Una obsesión con la imagen exterior y la apariencia

La Alianza de las Naciones Unidas para la Moda Sostenible busca “poner fin a las prácticas de la moda destructivas desde el punto de vista medioambiental y social”.

No es de extrañar: “La industria es el segundo mayor consumidor de agua, ya que genera alrededor del 20 por ciento de las aguas residuales del mundo y libera medio millón de toneladas de microfibras sintéticas al año en el océano”, informa ONU Medio Ambiente.

Y nos recuerda eso: “La moda de hoy se trata de obsesión con la imagen exterior y la apariencia. Raramente nosotros, como consumidores, consideramos lo que hay dentro: los cientos de miles de fibras que componen nuestras prendas de vestir y que han dado lugar a un estimado de 1,4 millones de billones de fibras plásticas en el océano”.

Por último, pero no por ello menos importante: según las estimaciones citadas por la ONU: “La industria de la moda tiene un poder considerable. Tiene un valor de 1,3 billones de dólares estadounidenses y da empleo a unos 300 millones de personas a lo largo de la cadena de valor”.

Ahora que lo sabemos, ¿quién se atrevería a revelar toda esta información al mundo?

Traducción: Antonella Ayala. Texto: Baher Kamal. Fuente: Pressenza