miércoles. 30.11.2022
packaging_sostenible

Desde hace ya tiempo, todo lo relacionado con envases y embalajes está en el punto de mira de la opinión pública y también de los gobiernos. El problema de los residuos, sobre todo plásticos, es una de las grandes amenazas para el planeta en la actualidad y, frente él, cada vez cobra más auge el empleo del llamado packaging ecológico.

¿Qué se entiende por packaging ecológico?

Realmente es una expresión amplia, puesto que es aquel que se diseña y emplea teniendo en cuenta criterios de sostenibilidad y respeto medioambiental. Significa que en su fabricación se toman medidas para reducir la huella de carbono, que se emplean materiales biodegradables o reciclables y que se busca la máxima optimización de recursos en toda la cadena, desde la obtención de la materia prima al transporte.

Hoy en día, comprar cajas de embalaje ecológicas está al alcance de cualquier empresa. También otro tipo de productos que se usan en packaging, como es el papel de seda o materiales de relleno. Papel y cartón, plásticos reciclados y reciclables, adhesivos y tintas ecológicas o materiales de origen vegetal como fibras naturales dan forma a toda una generación de envases más respetuosos con el entorno.

Por qué elegir packaging ecológico

Envases y embalajes nos rodean en todos los ámbitos de la vida. De hecho, la pandemia ha disparado su fabricación, con un volumen de negocio superior a los 20.000 millones de euros. En este escenario, el packaging ecológico cobra especial relevancia. Las ventajas, tanto a nivel general como a nivel particular de las empresas que optan por él son destacadas.

A nivel general, destaca esa disminución de la huella de carbono, un menor desperdicio de recursos naturales escasos como es el agua y una reducción del consumo de energía. No hay que olvidar en ese sentido que la apuesta por la sostenibilidad es hoy en día una auténtica necesidad. 

Las empresas son conscientes de ello, y esa es una de las razones por las que cada vez más apuestan por el packaging ecológico. Para ellas hay una ventaja añadida, estrechamente relacionada con las políticas de responsabilidad social corporativas. Políticas destinadas, precisamente, a gestionar el impacto que su actividad tiene en su entorno.

Esas políticas, que incluyen criterios de sostenibilidad, representan un compromiso con la sociedad. Son, por ello, clave para mejorar la identidad corporativa, la imagen de marca y adquirir prestigio de cara a los consumidores, cada vez más exigentes. Proyectar una imagen de respeto hacia el medio ambiente y todo lo que representa es hoy en día imprescindible. 

No hay que olvidar que el embalaje es lo primero que aprecia el consumidor cuando un producto llega a sus manos. De ahí su enorme valor en todos los sentidos, mucho más allá de su función básica de proteger el producto. Por eso, el packaging ecológico y la etiqueta “eco friendly” son suficientes para desmarcarse de competidores frente a la opinión pública y a los consumidores.

El compromiso es cada vez mayor y las empresas fabricantes de embalajes sostenibles ofrecen cada vez mayor variedad de productos que permitan adatarse a todo tipo de necesidades. El packaging ecológico responde así tanto a una necesidad como a una demanda. Al fin y al cabo, cualquier acción relacionada con la sostenibilidad es importante.


 

Conéctate con Sal&Roca! Síguenos en Facebook, Twitter e Instagram

facebook twitter instagram