miércoles. 30.11.2022
barco-velero-pixabay

Navegar en familia es una experiencia maravillosa. Permite compartir momentos y aventuras inolvidables y es enriquecedora para todos. Pero, antes de subir a bordo, conviene tener en cuenta algunos consejos básicos para disfrutar de cada segundo y, especialmente, para hacerlo con seguridad.

Lo primero: una ropa adecuada

Salir a navegar exige un vestuario adecuado, que sea cómodo y que seque con rapidez. Para los más pequeños es aconsejable llevar algo más de ropa y que sea liviana. Siempre se pueden comprar prendas ligeras o de abrigo en tiendas online como Cóndor shop y comprar ranitas de bebé con punto dos agujas.

Para los más mayorcitos no hay que olvidar el bañador y, para todos, un calzado antideslizante que sujete bien el pie, además de un impermeable y algo de abrigo por si bajaran las temperaturas o la brisa fuera molesta. 

¿Qué más hay que echar en la mochila o el equipaje?

La ropa es importante, pero no es lo único que hay que llevar. Hay otros elementos importantes: 

  • Protegerse frente a los rayos solares es fundamental, sobre todo los niños, cuya piel es mucho más sensible. Así que es imprescindible un buen protector solar, las quemaduras pueden ser muy peligrosas.
  • También hay que protegerse con gafas de sol y gorras. A bordo hay que llevarlas siempre puestas.
  • Por supuesto, siempre a mano hay que llevar pequeño botiquín con algún medicamento para los mareos, antiinflamatorios y todo lo necesario para curar pequeñas heridas.
  • Y, por supuesto, hay que llevar comida y bebida suficiente para el tiempo que se pase navegando.

Planificar la escapada

Una excursión o un pequeño viaje en barco puede dar para mucho. Improvisar sobre la marcha está bien y puede proporcionar muchas aventuras divertidas, pero conviene diseñar un pequeño itinerario:

  • Planear una ruta que sea interesante para todos, involucrar en las decisiones a los más pequeños hará que empiecen a disfrutar incluso antes de subir a bordo. 
  • No todo tiene que ser navegación, también se pueden planificar fondeos para bañarse o realizar alguna actividad acuática.
  • Una buena idea es dedicar un tiempo para que los pequeños aprendan a bordo nociones básicas de navegación, a ellos les encantará. 
  • Tampoco hay que olvidar llevar entretenimiento a bordo: algún juguete, unos juegos de mesa, libros relacionados con la vida marina, etc.

Seguridad, ante todo

Un viaje o una excursión en barco debe ser siempre una experiencia divertida y especial, pero sin ponerse jamás en riesgo. ¿Qué hay que tener en cuenta?

  • Consultar las previsiones meteorológicas antes de zarpar y también durante la travesía.
  • Llevar siempre puestos los chalecos salvavidas, especialmente los más pequeños.
  • Los niños deben estar vigilados en todo momento para evitar que puedan moverse por zonas peligrosas.
  • Si no se tiene experiencia navegando, lo ideal es contar con un patrón o tripulación experimentada.
  • En caso de que sí se posea esa experiencia, conviene que haya en la embarcación otra persona con conocimientos de navegación para cubrir alguna incidencia.

Lo más importante: disfrutar

Sobre todo las primeras veces en las que se sale a navegar o si se hace con niños muy pequeños, conviene tomárselo con calma. Es posible que ellos se cansen enseguida. Tratar de mantener su interés a toda costa puede ser contraproducente. Se trata de pasarlo bien y disfrutar, poco o mucho tiempo. Quedarán ganas de repetir y poco a poco se convertirán en auténticos lobos de mar.


 

Conéctate con Sal&Roca! Síguenos en Facebook, Twitter e Instagram

facebook twitter instagram