domingo. 26.06.2022
Nature-House-Interior-_opt

El futuro de nuestro planeta pasa por una apuesta clara por la sostenibilidad y la preservación del medio ambiente. Con una conciencia ecológica cada vez más marcada, poco a poco se van tomando iniciativas en todos los ámbitos de la vida, también en el doméstico.

Transformar nuestras viviendas para hacerlas más sostenibles no solo es posible, sino que ofrece infinidad de beneficios a nivel general y a nivel particular, incluso en grandes ciudades y viviendas en altura. Una reforma integral Barcelona, en Madrid o Sevilla puede ser la clave para el ahorro energético, la reducción de la huella de carbono y conseguir un uso más eficiente de los recursos.

Claves de una vivienda ecológica

Lo ideal es construir con criterios de eficiencia energética. Pero, cuando la vivienda ya está edificada, siempre se pueden acometer mejoras, y en ese aspecto, especialistas en reformas pisos en Barcelona pueden orientar sin grandes problemas. Esas mejoras pueden ir en direcciones muy diferentes:

  • Apuesta por las energías limpias: pasa por la instalación de paneles fotovoltaicos, de sistemas de aerotermia o de geotermia. Suponen una inversión, pero implican un considerable ahorro de energía. Sin olvidar que en algunos casos se pueden solicitar ayudas para su instalación.
  • Mejora del aislamiento: viviendas con algunos años suelen tener un deficiente aislamiento. Insuflar las paredes o cambiar las ventanas es otra forma de mejorar la eficiencia energética de los inmuebles. En edificios, la solución pasa por sistemas como las fachadas ventiladas.
  • Sistemas de climatización: en aquellos inmuebles en los que se puedan instalar, los sistemas de ventilación mecánica son una buena elección. Los de doble flujo no solo garantizan un aire limpio y sano, sino que ayudan a mantener la temperatura interior, prescindiendo de calefacción y aire acondicionado.
  • Sistemas de ahorro de agua: hoy en día existen medidas muy diferentes para rebajar el consumo de un bien tan escaso, desde los más sencillos aireadores hasta grifos que se abren y cierran mediante sensores de movimiento.
  • La domótica y sus ventajas: las nuevas tecnologías permiten que nuestros hogares sean mucho más eficientes controlando sus instalaciones mediante dispositivos electrónicos. Controlar a distancia la calefacción, el encendido de las luces o el del riego, así como subir y bajar ventanas o persianas según la climatología, no solo hace la vida más cómoda, también ayuda a ahorrar recursos.

Qué más se puede hacer en favor de la sostenibilidad

Más allá de grandes reformas o de nuevas instalaciones, hay otros cambios de menor envergadura que también contribuyen a que nuestras casas se adapten a criterios de sostenibilidad.  

  • Optar siempre por electrodomésticos de bajo consumo.
  • Olvidarse del stand by, es el responsable de hasta un 10 % del consumo de electricidad de una vivienda.
  • Optar siempre por una temperatura de confort: 20 ºC en invierno y 26 ºC en verano. Cada grado más o menos es un incremento de hasta un 7 % en la factura y supone un gasto innecesario.
  • Apostar por el reciclaje y evitar en la medida de lo posible los plásticos. 
  • Sí al LED: a estas alturas, son de sobra conocidas las ventajas de esta tecnología. Sustituir las viejas bombillas por otras de LED es otra forma de rebajar el consumo energético. 

Hacer nuestras casas más ecológicas no es un capricho, es una necesidad. Y no siempre es necesario hacer grandes inversiones para conseguirlo, pequeños gestos también ayudan.