viernes. 19.04.2024

Guía completa sobre auroras boreales: ciencia, mitología y aventura ártica

Las auroras o luces del norte se han hecho muy famosas en los últimos años, sobre todo desde que hemos aprendido a fotografiarlas. Nosotros hemos preparado esta guía para reunir toda la información que creemos puede ayudarte a disfrutar de esta aventura. Si ver y/o fotografiar auroras boreales está en tu lista de deseos, sigue leyendo.

auroras-boreales-marta-breto (11)
  1. Las auroras polares: introducción
  2. Mitología de las auroras
  3. ¿Qué son y cómo se forman las auroras polares?
  4. ¿Dónde y cuándo ver auroras polares?
  5. Previsión de auroras: meteorología e índice Kp
  6. Fotografiar auroras
  7. Consejos para fotografiar auroras
  8. Viaja con nosotros para fotografiar auroras boreales
  9. Preguntas frecuentes

auroras-boreales-marta-breto (3)

Las auroras polares: introducción

Las auroras polares o luces del norte son un fenómeno eléctrico caracterizado por la aparición de ríos de luz verdosa y rojiza en el cielo nocturno, especialmente en las proximidades de los polos magnéticos. Estas coloridas formaciones están causadas por la interacción del viento solar, o plasma, y el campo magnético de la Tierra. Sin embargo, no siempre hemos sabido en qué consistía este fenómeno.

Las primeras explicaciones y descripciones estimularon la creación de numerosos mitos y leyendas en los habitantes de las latitudes donde el fenómeno puede ser observado. Fue de hecho la mitología lo que ayudó a Galileo Galilei en 1919 a bautizar el fenómeno con el nombre de aurora boreal: Aurora era la diosa romana del alba, y Bóreas el dios griego del viento del norte.

Mitología de las auroras

China

En la cultura china, la aurora polar se relaciona con el nacimiento y la fertilidad. Se creía que un bebé concebido bajo su influencia sería bendecido con buena fortuna. También hay creencias que relacionan los mitológicos dragones de China con las serpenteantes formas de la dama verde.

Rusia

En Rusia las auroras también se asocian con la forma de un dragón de fuego, Ognenny Zmey, que se aparece por las noches para seducir a las mujeres cuando los hombres no están. Los rusos también tienen una leyenda que cuenta que Nainas, la personificación de las luces del norte, estaba prometido con Niekia, la hija de la Luna, pero nunca pudieron casarse porque Peivalké y su padre, el Sol, no lo permitieron.

Noruega

Según la mitología noruega, las valkirias se encargaban de guiar a las almas de los guerreros caídos en combate hacia el Valhalla. Los Vikingos creían que las auroras eran los reflejos producidos por sus armaduras.

Otra leyenda nórdica cuenta que Bifrost era el puente que unía el reino de los dioses y el de los humanos. Este puente suele representarse como un arcoíris, pero en ocasiones también como una aurora boreal.

Suecia

Otra forma de llamar a las auroras en Suecia es Silblixt, un término que se traduce como “brillo de arenque”. Esto es así porque se creía que las auroras eran producidas por el reflejo de la luz sobre enormes bancos de peces. Cuando un pescador observaba la aurora boreal interpretaba el fenómeno como una buena señal, pues debía haber muchos peces bajo el agua.

auroras-boreales-marta-breto (6)

Islandia

En cambio, en Islandia se creía que las auroras eran portadoras de malas noticias. Una antigua creencia decía que las auroras eliminaban el dolor del parto. De todos modos, ver una aurora mientras se estaba preñada podía acarrear que el bebé naciera con deformidades.

También se decía que si las auroras se mueven muy rápido y muestran una gran variedad de colores significa que se acerca una tormenta. Por lo contrario, si apenas se mueven la meteorología será benevolente.

Groenlandia

En esta zona existen varias creencias relacionadas con las auroras boreales. La más extendida cuenta que las luces son en realidad espíritus de niños pequeños que perdieron la vida. Si las luces se mueven rápido se dice que los niños están contentos, pero si se mueven lentamente anuncian que los niños están tristes. A veces, los vivos silban o dan palmadas para animarlos.

Laponia

Los samis creen que las Luces del norte son sus antepasados, y por lo tanto es necesario tratarlos con respeto.

La creencia general también decía que las auroras representaban un mal temible, por lo que estar en el exterior mientras las luces danzan es peligroso. Los hombres solían llevar encima dagas para combatir las auroras. Dar palmadas o silbar a las auroras se consideraba peligroso porque podía molestar a las auroras y volverlas agresivas.

Finlandia

En Finlandia, se conoce la las luces del norte como Revoltulet, cuya traducción sería algo así como “el fuego del zorro”. El mito finlandés explica que el zorro ártico crea estas luces al rozar con su cola las montañas nevadas. Este roce crea unas chispas que se elevan hacia el cielo y generan lo que conocemos como aurora boreal.

auroras-boreales-marta-breto (5)

Dinamarca

Se creía que el fenómeno estaba causado por una bandada de cisnes que volaban hacia el norte. Volaban tan al norte que sus alas se helaban. Cuando movían las alas para liberarse del hielo los reflejos de la luz creaban las luces del norte.

Canadá

Los nativos Algonquin creían que las auroras boreales eran el símbolo de su creador, Nanahbozho. Cuando el creador terminó su obra, la Tierra, se marchó muy al norte. Para que sus creaciones vieran su amor encendió fuegos que se reflejaban en el cielo y le permitían ser recordado.

Los Haida, por el contrario, creían que de noche la piel de un animal con forma de bol invertido envolvía la Tierra. Esa piel tenía algunos orificios por los que se colaba la luz del sol (estrellas). Algunas noches, durante el espectáculo de la aurora boreal, se creía que la piel estaba demasiado cerca del Sol y se quemaba.

Alaska

Algunas tribus del norte creían que las auroras eran sombras de amigos y familiares que habían muerto y que bailaban en el cielo para ser recordados. Para otras tribus se trataba de los espíritus de sus animales favoritos: el caribú, la foca, el salmón y la ballena.

auroras-boreales-marta-breto (10)

¿Qué son y cómo se forman las auroras polares?

El Sol: donde nacen las auroras

La auroras boreales son resultado de la actividad del Sol y están causadas por diferentes factores: el viento solar, o plasma, las manchas solares, los agujeros coronales y las eyecciones de masa coronal.

El viento solar es una corriente que fluye de forma constante desde el Sol. Este corriente está formada por partículas cargadas, sobre todo protones y electrones, en una nube de plasma.

Las manchas solares son enormes regiones oscurecidas por cambios en el campo magnético del Sol. Suceden en un ciclo de 11 años, y cuando el Sol se encuentra en un máximo aparecen muchas más manchas (2024/2025 es un máximo solar).

Un agujero coronal se produce cuando las líneas de un campo magnético no se cierran, sino que se abren directamente hacia el espacio, dejando un canal abierto por el que el viento solar se proyecta sin obstrucciones.

Finalmente, pero no menos importante, una eyección de masa coronal sucede en la corona (la atmósfera exterior del sol). Se crea cuando dos campos magnéticos directamente opuestos se juntan. Cuando una eyección de masa coronal impacta con el campo magnético de la Tierra las auroras liberan una cantidad de energía equivalente a una pequeña bomba nuclear.

auroras-boreales-marta-breto (7)

El campo magnético de la Tierra

Ya hemos explicado que las auroras son el resultado de la actividad del Sol. Ya sea por viento solar, por un agujero coronal o una eyección de masa coronal, se crea una nube de plasma que viaja desde el Sol hacia todas direcciones, entre ellas la Tierra.

La Tierra recibe constantemente el impacto de plasma procedente del Sol, pero gracias a nuestro campo magnético estamos protegidos. Sim embargo, existen puntos débiles en el campo magnético que hacen que una fracción de plasma se redireccione a los polos, a la vez que se acelera en la ionosfera.

Aquí es donde empieza la magia: entre los 5 y los 15 grados sur o norte de los polos, las partículas eléctricas colisionan con las moléculas de oxígeno y nitrógeno de la atmósfera. Las luces del norte emiten diferentes colores en función de la altura en la que se produce la colisión entre las partículas cargadas eléctricamente y los gases de la atmósfera.

¿La física no es lo tuyo? Este vídeo de la Universidad de Oslo lo explica de un modo súper sencillo:

Los colores de las auroras

La mayoría de las auroras son de un tono verdoso, pero a veces se observan zonas más rojizas en las partes superiores o inferiores.

En ocasiones muy raras la luz del Sol puede tocar la parte superior de una aurora, creando un tono azul pálido, y en otras puede mostrarse de un color rojo intenso en su totalidad (durante los máximos solares).

Las diferentes alturas a las que se producen los choques explicados anteriormente tienen un efecto directo en los colores que se emiten: Los verdes en alturas de 120-180 km; los rojos en alturas superiores; mientras que los azules y violetas normalmente aparecen por debajo de los 120 km. Cuando hay una tormenta solar el rojo pueden aparecer en alturas inferiores (90-100 km).

¿Dónde y cuándo ver auroras polares?

auroras-boreales-marta-breto (9)

Pueden observarse auroras polares en toda la región circumpolar. Llamamos auroras boreales a las auroras producidas en el hemisferio norte, y auroras australes a las que se observan en el hemisferio sur. Sin embargo, son más famosas las auroras boreales porque existe una mayor facilidad de observación, al haber una mayor porción de tierra visitable que en las proximidades del polo sur.

Algunos ejemplos de lugares apropiados para fotografiar auroras boreales: Islandia, Suecia, Noruega, Finlandia, Rusia, Alaska, Canadá, Groenlandia, Islas Feroe.

Algunos ejemplos de lugares apropiados para fotografiar auroras australes: La Antártida, Nueva Zelanda, Australia, Islas Malvinas, Georgia del Sur.

Las estrellas y los planetas siempre están presentes en el firmamento, solo que su intensidad luminosa es demasiado débil para que podamos apreciarlos durante el día. La única estrella que podemos ver es el Sol, y el único objeto celeste que no emite luz, la Luna. Las auroras polares suceden de día y de noche, pero como su intensidad es muy baja solo podemos verlas de noche, igual que las estrellas y los planetas. Esto puede parecer una obviedad, pero en latitudes extremas el día y la noche no duran lo mismo que en nuestras latitudes a lo largo del año. En el polo norte en verano nunca se pone el Sol y por lo tanto no existe la noche. Sin embargo, la noche polar (en invierno) no nos dejará ver el Sol. Lo contrario sucede en el polo sur.

Es por ello que existe una época óptima para la observación de auroras polares en función de nuestra ubicación. Grosso modo:

  • Hemisferio Norte: El otoño comienza el 21 de septiembre. En algunos lugares muy al norte ya podemos observar las primeras auroras desde finales de agosto, aunque habrá posibilidad de verlas prácticamente hasta finales de marzo (la primavera se inicia el 21 de marzo).
  • Hemisferio sur: el otoño comienza el 21 de marzo y termina el 20 de junio, dando paso al invierno el 21 de junio, que se prolonga hasta el 21 de septiembre. Este periodo, entre marzo y septiembre, es ideal para avistar la aurora austral, ya que los momentos de luz solar son más breves y las noches tienden a ser un poco más largas, condiciones ideales para que el fenómeno de luces resulte visible.

NOTA: Revisa las horas de luz y noche en función de la ubicación que deseas visitar, pues en estas latitudes las pequeñas diferencias se notan mucho. Nosotros te recomendamos familiarizarte con este programa: https://photoephemeris.com/

auroras-boreales-marta-breto (8)

Previsión de auroras: meteorología e índice Kp

Las auroras, igual que sucede con la meteorología, pueden predecirse y cuentan con sus propios pronósticos y aplicaciones de consulta.

En función de la actividad solar podemos predecir la intensidad de una aurora y, por lo tanto, saber si hay mayor o menor probabilidad de éxito en su observación.

El índice Kp marca la intensidad del fenómeno y su escala va de 0 a 9.

A partir de Kp2 ya se pueden fotografiar las auroras, aunque prácticamente no se ven a simple vista. A partir de Kp3 tendremos una relativa buena visualización a simple vista, y con Kp4 la actividad es moderada. De aquí en adelante la actividad es muy intensa. De todos modos, a partir de Kp3 no hay excusa para quedarse en casa.

Sin embargo, no es Kp todo lo que reluce, también necesitamos cielos despejados, por lo que si nieva, llueve o está nublado, por mucha actividad solar que haya, no seremos capaces de ver auroras. Es por ello que es muy interesante tener en el teléfono alguna aplicación o página web local (del país que visitamos) para hacerse una idea de la distribución de las nubes.

A continuación os dejamos algunos enlaces a páginas web de pronóstico de auroras:

Alaska y mundial: https://www.gi.alaska.edu/monitors/aurora-forecast

Noruega: https://www.norway-lights.com/

Islandia: https://en.vedur.is/weather/forecasts/aurora/

Previsión a 30 minutos vista (mundial): https://www.swpc.noaa.gov/products/aurora-30-minute-forecast

Aplicación para teléfono móvil: My Aurora Forecast: https://play.google.com/store/apps/details?id=com.jrustonapps.myauroraforecast&hl=en_US&pli=1  

Fotografiar auroras

auroras-boreales-marta-breto (4)

Para hablar de este tema vamos a suponer que el lector ya tiene una base se fotografía nocturna. Se no ser así recomendamos nuestro curso online de astrofotografía de paisaje, donde aprenderás todo lo necesario para llevar a cabo no solamente fotografías de auroras, sino que serás capaz de fotografiar cualquier tipo de evento y escenario nocturno.

¿Por qué digo esto? Porque para fotografiar auroras boreales lo haremos siguiendo las mismas bases que para fotografías de estrellas en general.

Antes que nada, necesitaremos un buen trípode y un objetivo angular, preferiblemente muy luminoso (f/2,8 o más). También sería ideal que la cámara responda bien a valores ISO altos para reducir todo lo posible el ruido en la imagen.

Como en cualquier fotografía nocturna, lo primero es conseguir un encuadre a nuestro gusto y enfocar a infinito. Después nos fijaremos en qué tipo de aurora tenemos delante y en su magnitud. En líneas generales, podemos separar las auroras en dos tipos:

  • Auroras muy potentes y rápidas

La intensidad de la luz que emite es crucial para saber si vamos a ajustar una exposición más o menos larga, pero también es importante valorar la rapidez en su movimiento. Si la aurora se mueve muy rápido y ajustamos una exposición demasiado larga, todo el cielo quedará verde en la fotografía (pues al moverse, los tonos verdes pasan por distintas zonas del cielo) y no lograremos captar sus bellas y sinuosas formas. En este tipo de fotografía es crucial hallar una correcta relación entre el valor ISO y el tiempo de exposición.

  • Auroras débiles y lentas o casi inmóviles

Este tipo de auroras nos permiten trabajar como si de una larga exposición nocturna se tratara: podemos ajustar valores ISO bajos para reducir al mínimo el ruido y permitir exposiciones más largas. Al ser una aurora lenta o inmóvil no debemos preocuparnos de sus movimientos, que quedarán plasmados en la imagen aunque la exposición sea de varios minutos.

Una exposición lenta también nos permitirá jugar con los trazos de luz que dejan las estrellas.

Consejos para fotografiar auroras

¿Qué hay que tener en cuenta para fotografiar auroras?

  1. Asegurarse de que hay previsión de auroras.
  2. Revisar la previsión meteorológica para evitar cielos nublados.
  3. Abrigarse: las temperaturas pueden ser bastante bajas, desde 0 a 30 bajo cero en función del país que hayamos decidido visitar.
  4. Nuestra ubicación: alejarnos de la contaminación lumínica.
  5. La Luna: a mayor porcentaje de luna. menos visible será la aurora.
  6. Colocar la cámara en el trípode y desactivar el estabilizador de imagen y la reducción de ruido (general y de exposiciones lentas).
  7. Utilizar un objetivo angular y luminoso. Trabajar a diafragmas abiertos.
  8. Encuadrar y enfocar.
  9. Escoger los parámetros de disparo en función de si se trata de una aurora de movimiento rápido o lento.

Viaja con nosotros para fotografiar auroras boreales

Si quieres vivir esta experiencia en persona y con la ayuda de guías expertos, puedes apuntarte a nuestro viaje a la Laponia sueca, una experiencia única para los amantes de la aventura y la fotografía.

Durante una semana exploraremos el límite del parque nacional de Sarek. Dormiremos en cabañas de madera y en tiendas campaña, y recorreremos a pie y en helicóptero algunos de los paisajes más bellos de Escandinavia. Por la noche fotografiaremos el paisaje estrellado y las auroras boreales. Si quieres ver más detalles de este viaje visita nuestra página web: https://indomitus.eu/viaje-fotografico-a-laponia/

Preguntas frecuentes

¿Siempre hay auroras en invierno?

No se ven cada noche, sino cuando hay suficiente actividad solar. También se requiere que no haya contaminación lumínica y que el cielo no esté cubierto.

¿Se ven a simple vista?

Si son muy débiles (Kp0, Kp1, y Kp2) no, pero a partir de ahí ya se pueden ver. Hay que tener en cuenta que de noche la cámara capta mucho mejor la luz que nuestros ojos, así que si no estamos seguros de si lo que hay en el cielo es una aurora podemos disparar una foto para comprobarlo.

auroras-boreales-marta-breto (2)

¿Qué pasa si está nublado?

No podemos ver auroras cuando el cielo está cubierto, pero sí que podemos tomar fotografías del paisaje nublado. Lo que veremos son nubes verdes y un tono verdoso en toda la imagen, pues las nubes son un difusor natural enorme que reparte la luz de la aurora por toda la escena, aunque nosotros no veamos el fenómeno en sí.

¿Emiten sonido las auroras?

Tanto los inuit como los sami afirman que las auroras boreales emiten sonidos, pero nadie ha sido capaz de atestiguarlo, tampoco nosotros.

Sin embargo, los científicos han podido comprobar mediante micrófonos ultrasensibles que sí que emiten sonidos inaudibles para el oído humano. Para poder escuchar dichos sonidos tendríamos que aumentar 2000 veces la señal obtenida.

¿Qué forma tienen las auroras?

La forma más común es de arco, sobre todo cuando se trata de auroras lentas o “inmóviles”, aunque cuando se mueven con mayor rapidez pueden presentar varias formas, entre las que cabe destacar, por su belleza, la cortina de luz.