domingo 20.10.2019

Consejos para iniciarse en el skimo o esquí de montaña

Foto de fidelmendia. CC BY-NC 2.0
Foto de fidelmendia. CC BY-NC 2.0

Si estás leyendo esto es bien porque la temporada pasada te quedaste con las ganas o porque estás pensando en introducir a un [email protected] a la práctica del Skimo y lo quieres hacer con un poco de cabeza.

El esquí de Montaña está al alcance de todos siempre y cuando tengamos en cuenta sus peculiaridades sin obviar lo fundamental de cualquier actividad de la vida, empezar poco a poco y siguiendo unas pautas fundamentales que contribuyan a adquirir los conocimientos imprescindibles para hacerlo con seguridad.

En un mundo tan virtual hay mucha información, quizás demasiada y también porque no decirlo muchos gurús que se permiten sentenciar y dictaminar lo que debemos o no hacer; éste no es nuestro caso, aquí te vamos a dar unos consejos que puedes seguir o no, sólo te pedimos que los leas, medites y que los tengas en cuenta para tomar tu propio camino.

Puestos al lio, lo mejor es analizar el esquí de montaña sobre los tres ejes fundamentales de su práctica: Técnica, Material y Medio, con sus variantes en función de si somos esquiadores de pista o neófitos.

Técnica

No hace falta decir que para hacer esquí de montaña primero hay que saber esquiar y ahí es donde debemos poner el máximo empeño.

Pero antes de empezar conviene matizar una serie de aspectos que considero básicos y que por desgracia dentro de la metodología moderna del esquí no suele ser tratada. Los videos que podamos ver en la red tampoco ayudan mucho a comprender mucho la técnica necesaria, no hace falta decir que la mayoría están rodados por profesionales y en lugares con una calidad de nieve muy difícil de encontrar para la mayoría.

Así que no queda otra que caerse del guindo y ser consciente de que para poder moverse con seguridad hay que dominar estás técnicas de esquí: La diagonal, El derrapaje, el viraje fundamental y el Stem Cristiania, por tanto, si soy un esquiador de pista bueno pero desconozco o no tengo la suficiente soltura en estas técnicas no queda otra que aprenderlas y ejecutarlas con el máximo control.

En el caso del neófito estas técnicas tienen que ser nuestro objetivo y no deberíamos abandonar el confort de la pista hasta tener una soltura sobre ellas, para este colectivo no hay más solución que pasar por las clases de esquí a ser posible con un buen profesor que sepa lo que está enseñando y pueda corregirnos durante el proceso de aprendizaje.

Una vez dominemos estas técnicas lo más conveniente es ir poco a poco buscando descensos por zonas próximas a las pistas de esquí para poder coger la necesaria adaptación al esquí por nieves no tratadas. No hay que tener prisa y ser conscientes que en el Skimo la regla Nº1 es no caerse, cuantas más veces lo hagamos más probabilidades de lesión tendremos y más nos cansaremos, levantarse tiene lo suyo.

En este aspecto no hay que desdeñar las técnicas de progresión, no tan sencillas como parece y que van a necesitar su tiempo para asimilarlas adecuadamente.

Una buena manera es practicar por las pistas de una estación de esquí, aquí hay que recordar que esto no puede ser prohibido puesto que la gran parte en la estaciones están ubicadas en monte público y no se puede prohibir el paso (éstas sólo tienen concedido la explotación de los remontes mecánicos); sin embargo sí pueden regular el tránsito en función de la seguridad por ello si vamos por el margen de las pistas iremos correctamente. Hay estaciones que disponen de itinerarios preparados para los Skimers.

Para finalizar esta parte no hay que olvidar que descender por nieves no tratadas tiene su técnica y “modus operandi”, muy alejadas del comportamiento del esquí convencional.

skimo-esqui-montaña-cc-fidelmedia_opt (1)

DSC_3097" by fidelmendia is licensed under CC BY-NC 2.0 

Material

Un punto bastante controvertido y donde pese al montón de información disponible la mayoría está contaminada por la publicidad interesada de muchos.

La verdad es que cuando empezamos no es necesario gastarse demasiado, más que nada porque en el camino que empezamos a recorrer como Skimer nos queda un largo recorrido hasta descubrir que tipo de practicante eres, tranquilo, Freerider, Ligerista, Skialpinista, etc… por eso yo aconsejo hacerse con un material sencillo, si encontramos en el mundo de la 2ª mano mejor algo con lo que empezar y ver que tal.

Aun así a la hora de escoger los esquís, hace falta decir que es conveniente no excederse en el ancho del patín con 76 mm o próxima esta medida es más que suficiente, este ancho nos permite un mayor agarre y mejor direccionalidad en la progresión, la talla debería estar -5/8 cm de nuestra altura de este modo nos va a ser más sencillo maniobrar en las vueltas maría, descensos y tendremos menos peso a llevar.

En cuanto a las fijaciones, si somos esquiadores de pista las de inserciones son una buena opción, en caso de ser neófitos unas de placa pueden ser más cómodas para calzarse, vamos a estar mucho rato calzándolas, aunque los nuevos modelos de inserciones cada vez son más sencillos de poner y quitar.

Las pieles más recomendables son las que tengan un 70% de sintético así tendremos más agarre en las diagonales y en general.

Las botas es algo menos importante, hay modelos para todos los gustos y tipos de pie, encontrar la que mejor se adapte a nuestro bolsillo es la mejor opción, al igual que en los esquís no merece comprarse lo más Pro, eso sí buscar una que nos proporcione una buena sujeción.

La sonda, pala y Arva deben estar desde el principio con nosotros y no sólo como complemento hay que saber usarlos.

Medio

Esta es la parte más compleja y quizá la que más reparo da a la hora decantarse por esta modalidad de esquí y la verdad es que razón no falta para convertirse en Skimer hace falta tener un mínimo de conocimientos.

En esta parte suele ser al revés normalmente poseen más conocimiento los neófitos del esquí que los esquiadores de pista.

La verdad es que nunca se acaba de conocer la nieve y por tanto la prudencia es la máxima que se debe seguir.

Si bien el Skimo se puede practicar por zonas balizadas de una estación de esquí, al final lo más seguro es que acabemos tocando zonas de nieve no tratada por lo que lo primero de todo debemos conseguir conocimientos básicos de uso del ARVA, pala y sonda y de Autorrescate; esto difícilmente lo podemos conseguir por nosotros mismos así que lo más recomendable es buscar cursos específicos (Clubs, Asociaciones, Guías) que nos los impartan, hoy hay mucha oferta y también mucho oportunista por lo que no nos queda otra que rebuscar hasta encontrar algo bien consolidado.

 Si al final seguimos con la idea, debemos tener en cuenta algo más para intentar no caer en errores de difícil solución.

Así que no queda otro remedio que empezar a responder estas preguntas trampa, pero seguro si las respondemos con honestidad y corazón nos van hacer disfrutar más de nuestras salidas.

skimo-esqui-montaña-cc-fidelmedia-3_opt

DSC_2269" by fidelmendia is licensed under CC BY-NC 2.0 

¿Qué me llevo, qué me pongo, con quién voy, a dónde voy?

Todas estas preguntas a veces son muy difíciles de responder por que encierran trampas y variantes que nos hacen poder elegir sea un auténtico acertijo.

Lo cierto es que responder a todas ellas de una manera concluyente es imposible, las formas de entender y vivir la montaña son determinantes a la hora de preparar nuestra salida.

Desde mi modesta experiencia voy a intentar dar una serie de respuestas a estas preguntas, siempre desde mi perspectiva que es la siguiente: Yo voy a la montaña a esquiar, ésta es mi opción personal y no tiene porque ser ni la mejor ni la que debamos escoger.

Lo primero de todo hay que responder con honestidad a la siguiente pregunta: ¿Voy a la montaña a esquiar? o por el contrario ¿Esquió para hacer montaña?, estas dos sencillas preguntas encierran de una manera racional nuestra filosofía en este asunto.

Pero vayamos por parte, lo primero que hay que responder es ¿qué me llevo?, no hay duda al respecto lo primero que debo llevar es un equipo que me permita esquiar, por lo tanto me olvido de esos esquís de Anoréxico-light y me decanto por unos buenos esquís bajadores con talla y cotas acordes a mi forma de esquiar, mejor que unos específicos de travesía es mejor elegir por modelos de freeride que poseen unas líneas semejantes a éstos pero con una estructura interna mucho más proclive a las nieves difíciles, lo mismo ocurre con la botas hoy el mercado ofrece estupendas piezas con una adecuada relación de peso y capacidad de bajada, si queremos disfrutar de una estupenda bajada tendremos que escoger un modelo que al menos tenga tres cierres como minimo. El tema de las fijaciones es mucho más fácil puesto que en el mercado las opciones son validas para simultanear las dos posibilidades.

Dentro del equipo hay una pieza que es insustituible y que debe ser considerada como una sola, el referido a la seguridad; Arva, Pala, Sonda, Teléfono o radio y Botiquín. Estas piezas deben ser consideradas como uno solo y no pueden faltar en nuestra mochila, además de ser condición inexcusable estar familiarizado e instruido en su uso, no olvidemos que el Arva debe ser comprobado en cada salida, comprobando alcance, potencia y e interacción con los otros del grupo.

Una vez marcado lo inexcusable vamos a detallar lo que nos puede acompañar:

  • Mochila: la que permita llevar con comodidad nuestro equipo sin que resulte un trasto pesado; para salidas no muy técnicas una de 20-30L debería bastar, para las otras con 35-40 L sería suficiente.
  • Bastones, los telescopicos son los más cómodos, aunque su tendencia a la vibración y rebote en los descensos nos pueden hacer incomoda esa bajada.
  • Cuchillas, hoy las nuevas líneas de cotas en nuestros esquís las han hecho obligatorias, hay que contar que con ellas el esquí pierde adherencia y la traza no es tan recta en la fase de deslizamiento del esquí.
  • Casco, indispensable para la bajada, si nos poneos el cinturón en el coche, como no nos ponemos el casco para bajar una pendiente a 50 km/h o entre un montón de piedras.
  • Sistema hidratación**, la parte más difícil y personal, el camelback se suele helar, el termo pesa, personalmente yo vario entre los dos en función de la climatología y suele ser lo único que no peso en la balanza final.
  • Alimentación, barras energéticas, chocolate,gel, fruta desecada en una pequeña riñonera del cinturón de la mochila nos hará tomar es preciada vitamina.
  • Gafas* con la protección adecuada mínimo cat. 3 y de buena ventilación, indispensable repuesto y a ser posible que cuente con cristal progresivo tipo zebra.
  • Cremas, otro complemento básico de protección, más imprescindible de lo que pensamos. la mayoría de los recorridos son de un horario largo o lo que es lo mismo de estar un tiempo incierto bajo el astro rey; sin embargo hay que sumar otros factores como el viento u otros meteoros que pueden agudizar este problema. El índice de protección de la crema a usar debe ser alto, con un +/- en función de nuestro tipo de piel pero nunca inferior al factor FPS+20, siendo recomendable pasarse que quedarse corto, en ese sentido las cremas FPS +50 o extremo son más que recomendables.Elegir entre una y otra es una cuestión de gustos o preferencias, eso sí, las elegidas deben ser resistentes al agua, hay que tener en cuenta el sudor. Hoy el mercado nos ofrece un montón de texturas, sólo escoger entre las múltiples: crema, spray, gel, liquida etc……..En el mismo lote deberemos incluir un protector labial bajo los mismos parámetros, usarlo como protector de las mucosas nasales ayuda a evitar daños en esta zona sensible.
  • Crampones, útiles en recorridos técnicos pero que no son obligatorios, ¿Qué pasa si me hacen falta?, la respuesta me la dio Carlos Garcia un viejo Gurú de la travesía: “pues sencillo me doy la vuelta y esquió”.
  • Piolet, sólo será necesario en aquellos itinerarios muy alpinos o en Altas Rutas.
  • Cuerda, vale la respuesta anterior con la salvedad de que con un cordino de 30 m de Kevlar y los conocimientos necesarios podemos pasar por donde sea.
  • Arnes, idem.
  • Material repuesto, indispensable para las salidas en función de su duración, itinerario y número de personas habrá que configurarlo, a priori: cinta americana, alambre, alicates bastaría para una salida corta; si la salida es larga o el grupo numeroso una piel modificada, cordino, mechero, ceras, rosetas, etc nos podrán sacar de más de un apuro.
  • Material de escalada, sólo debemos llevarlo para recorridos muy específicos, el levarlo no nos hace precavidos, todo lo contrario hay que adecuar el recorrido a nuestras capacidades y recursos.

Bueno solucionado el primer escoló vamos a la siguiente ¿Qué me pongo?, evidentemente no vamos a una reunión social ni al Everest, vamos a realizar una actividad muy aeróbica a la que hay que sumar un descenso vertiginoso. Así que vistas estas premisas vamos a dar las soluciones, personalmente sin ser friolero, ni especialmente masoca lo mejor es decantarse por unas mallas, polo, guantes forro polar y un chaleco para la subida, a los que completaremos con una chaqueta ligera, gorro, guantes esquí; un pantalón y chaqueta de tormenta lo más ligero posible son piezas que no pueden faltar. Si por el contrario nuestra opción es una alta ruta o una larga travesía unos pantalones tipo “Scholler” pueden sustituir a las mallas sin incrementar en demasía el peso.

Mi experiencia me ha demostrado que llevar pesados trajes Gore no ayudan a estar más caliente.

¿Con quién voy? Quizá la pregunta del millón, hoy en nuestra sociedad más individualista cada vez es más difícil compartir una actividad con alguien; desde mi opinión esquiar sólo no es una opción, existen demasiadas variables en esta práctica que desaconsejan totalmente esta posibilidad y la reduce las actividades desarrolladas en estaciones de esquí por pistas balizadas.

La mejor opción para realizar esquí de montaña es la de formar un grupo afín con proyectos e ideas similares, a ser posible de dos a cuatro personas, puesto que este es el número adecuado en cuanto a rapidez y maniobrabilidad por todo tipo de terrenos.

No olvidar que “En montaña la democracia no existe” frase visceral pero realista de Marc Twigth, siempre tiene que haber un “líder” que marque y aúne las decisiones a tomar tanto en el ascenso como en el descenso.

Hay que contar que el nivel del grupo lo marcará el esquiador con menos nivel y por lo tanto será el referente a la hora de planificar nuestra actividad, durante el transcurso de esta será necesario marcar pautas y acciones para coordinar los ascensos/descensos y todo el grupo debe tener conocimientos de las necesarias técnicas de esquí en grupo, hoy existen numerosas posibilidades de acceder a cursos de la mano de Profesionales Titulados con la necesaria experiencia en conducción de grupos de esquí fuera pista.

Por mi parte decir que no existe mejor bajada que aquella que puedes compartir con alguien.

Una vez solucionado las preguntas previas más difíciles, nos queda la última y fundamental ¿A dónde vamos?, no sirve de nada todo nuestros esfuerzos preparatorios sino tenemos un sitio donde podemos llevarlos a cabo.

La respuesta más fácil seria,. Pues a donde hay nieve, cosa bien cierta y al paso que vamos cada vez más complicada, pero no que deja de ser ésta, una respuesta vacía y sin ninguna gracia.

La repuesta correcta es: Pues a donde nos lleve la nieve, porque son las condiciones y estado de ésta la que nos tiene que guiar, todos los lugares son bellos y adecuados si cuentan con la cantidad y calidad adecuadas, ya lo dice el Bruce Lee “Be water, my friend”, no tengamos complejos ni miedo a lo que opinen otros vayamos a donde mejor se presten esas condiciones y donde podamos dejarnos deslizar con más brío, el hacer lo mismo que los demás no nos hace mejores, sino que puede convertirnos en simples imitadores.

Nuestras montañas tienen espacio para todos y para cada uno de los niveles de esquí que poseamos, el realizar un ascenso/descenso al límite de nuestras capacidades sólo ocasiona que la ruleta de la suerte acabe por pasarnos factura.

Relájate y disfruta, dedica un tiempo a la preparación de la actividad, convierte la Web en tu aliado, sin olvidarte de las guías y libros de montaña, asimila, contrasta y reúne toda la información posible, sin olvidar el parte de aludes y la meteo, mételo en tu batidora y decide; en la mayoría de los casos siempre hay un sitio donde ir y una actividad tú alcance.

Espero que estos pequeños apuntes os sean de utilidad y os ayuden a preparar vuestras actividades.

No olvidéis que la verdad absoluta no existe ni nadie está en posesión de ella.


Notas

*Publicaremos un artículo hablando exclusivamente de las gafas en skimo, una de las herramientas indispensables y que en muchas ocasiones no ocupan el lugar que se merecen

** 

Hidratarse es lo más importante uno de los síntomas de que algo hemos fallado es la consabida falta de fuerza en las piernas en las bajadas y que se suele confundir con la falta de entrenamiento. El recipiente es algo personal que debe cumplir sólo un requisito: que nos sea atractivo y sencillo de usar; el camelback o bidón son soportes válidos siempre y cuando tengamos algunas cosas claras.

  • Bidón: necesita las dos manos o una destreza especial, si lo llevamos en exterior necesitaremos un accesorio para llevarlo o una mochila con él, puede resultar incómodo o entorpecer los movimientos; con temperaturas bajas se congela y se debe llevar dentro de la mochila, con lo cual para beber hay que detenerse.
  • Camelback: nos permite una hidratación en movimiento, es sencillo de uso y no necesita las dos manos, en invierno su limitación son las bajas temperaturas que afectan al tubo y a la boquilla que se pueden congelar, impidiendo la hidratación. Pese que hay fundas que protegen de esto, el problema puede presentarse sobre todo en la boquilla.

En los tiempos que corren el uso del Termo prácticamente ha caído en desuso, pero cuando alguien lleva todos se pelean por un trago y es que este medio es el más recomendable para una jornada de Skimo, no solo contribuye a una buena hidratación (te, chocolate, café,…) sino que produce un aporte de calor a nuestro frio cuerpo; añadir algún complemento vitamínico o salino al agua nos va a favorecer una mejor hidratación. 


Manuel Suárez Meana lleva más de 40 años haciendo montaña de los cuales 25 de manera profesional. Es autor del blog

Manuel_Suarez_Meana1


 

Conéctate con Sal&Roca! Síguenos en Facebook, Twitter e Instagram

facebook twitter instagram google+