VIAJES CON SABOR A SAL

Surfing in South West Australia

Unos días antes, Pablo Gutierrez “Guti” me habló maravillas de la costa Suroeste australiana y me dijo “vas a flipar”.

separacion

Después de un año anclado en Somo con la reforma de la Escuela Cántabra de Surf y habiendo pasado una temporada intensa, Capi y yo decidimos ir a Canarias durante el mes de diciembre para entrenar, desconectar y surfear todo lo posible. Una vez allí, inspirado por el calor y las olas canarias empecé a darle vueltas a la idea de volver a Australia. Después de haber recorrido hace años toda la costa Este, en un viaje que dejó una huella imborrable en mi cabeza y corazón, era un magnifico momento para regresar. Volvimos en navidades a casa para disfrutar con la family y pronto me vi en el ordenador mirando mapas, olas y decidiendo mi ruta. Capi ya había tomado la decisión de volver a Costa Rica y Puerto Rico con su chica Shatana.

Yo, otras veces he dudado hasta el último momento del destino de mi viaje, más que nada porque hay tantos sitios que me atraen visitar, pero esta vez tenía bastante claro que quería volver a Australia, aunque aún no tenía muy claro a qué zona ir.

Durante estos últimos años han pasado muchos instructores australianos por la escuela, lo cual ha ayudado al crecimiento y profesionalización de la misma; personas como Ben, Andrew, Nick, Oliver, Aaron, Bratt, Mez… y muchos de ellos siempre me habían hablado de la calidad de las olas del oeste y sur de Australia, dónde había mucho más tamaño y menos gente que en la costa este. Eso siempre había sonado bien en mis oídos y tenía claro que la locura del este no era el tipo de viaje que quería volver a realizar.

Viajando solo durante dos meses, mirando mapas y guías, decidí que la mejor opción era atacar el océano indico, la costa sur oeste de Australia. Compré un billete rápido hacia Perth y mirando mapas en el último momento sentí un deseo indescriptible de cambiar ruta e ir hacia la costa Noroeste de Australia, donde residen muchas de las izquierdas más largas y perfectas del mundo, pero muchos me recomendaron que viajando solo, sin un buen 4x4 y una muy buena preparación era una locura. Así que el viaje atravesando la costa de Batavia, Geraldton (con sus olas maravillosas, Drummonds, Sunset Beach, Hell´sGate, Tarcoala...) Kalibarri (con Blue Hotels, Jackes…) hasta llegar a dónde realmente he soñado surfear alguna vez, que es la zona de la costa de Gnaraloo, con Turtles, the Bluff y todas esas olas que vemos en los videos de RyCrayke y cia. tendrá que esperar. Después de todo, seguir pensando en el estado más grande, con menos población y con algunas, sino las mejores izquierdas del mundo para un goofie, es un sueño bonito de conservar. Si bien, el hecho de atravesar uno de los climas más duros del continente australiano y posiblemente del mundo, con el desierto Gibson y el gran desierto Sandy, freno este impulso irracional de última hora y marque en rojo mi destino “Decidido, me voy al Sur Oeste de Australia”  

Unos días antes, Pablo Gutierrez “Guti” me habló maravillas de la costa Suroeste australiana y me dijo “vas a flipar”.

Una de las últimas llamadas que realice antes de coger el avión fue a Gorka Yarritu, quien sabía que había estado varias veces, ya que su hijo Ibon, un crack, vivió allí temporadas junto a su madre. Gorka me dio algunos consejos y dijo- “Nachete, es un paraíso, vas a gozar y acuérdate de mí cuando estés rodeado de moscas”

Con ánimos renovados, sabiendo que mi destino era bueno y aún con dudas en mi cabeza si intentar la “excursión” hacia el norte, me encuentro en el avión pensando:

¿Qué habrá querido decir Gorka con lo de las moscas?”

Pienso que nombrar, recorrer y surfear todas las olas de esta costa llevaría una vida entera, pero durante estos últimos dos meses mi única misión ha sido surfear toda la zona y espero que este “pequeño” relato, os entretenga y ayude un poco más a conocer la costa suroeste de Australia a todos los que estéis pensando realizar el surftrip. Y a los que no, os estimule e invite a conocerlo algún día. Nos vemos en el agua.

ONE LOVE

1

CAPITULO 1. PERTH, SENTIMIENTOS ENCONTRADOS

Nunca he sido de ciudades grandes. Mi atracción hacia el “concrete jungle” jamás se ha despertado en mi interior y siempre me he sentido como pez fuera del agua. Siento que mi pulso cardiaco y mi cabeza no van al ritmo deseado en estos lugares.

Viviendo en un lugar tan tranquilo como es Somo, dónde me paso la mayoría del año descalzo y asalvajado, mis visitas a las grandes ciudades son como las de Paco Martinez Soria a Madrid. Sin embargo, sin haber conocido otras ciudades como Adelaide o Melbourne, Sydney me dejó un gran recuerdo e igualmente lo ha hecho Perth.

Después de dos días enjaulado dentro del pájaro metálico, aeropuertos, etc. llegué a Perth, la mejor forma de entrar a Western Australia. Rápidamente llegué a la dirección dónde tenía que recoger mi jargo. Mi nueva casita con ruedas se hizo sentir como mi nuevo hogar en un instante y aunque Perth es una ciudad bonita y tranquila, fácil de manejarte, ese día salí del bullicio, no sin antes perderme varias veces en mi camino y liarla con la conducción por el carril contrario.

Las playas están a unos 20 minutos de la ciudad, pero he de reconocer que ni la orientación, ni la conducción, ni los mapas son mi fuerte. Una vez en la playa, con el olor del salitre, el sol achicharrando mi calva, mi pulso y corazón volvieron a su estado habitual y sentí que aquí es dónde verdaderamente comenzaba mi surftrip. Las playas de Perth son larguísimas, con arena fina y blanca, bien cuidadas, lugares llenos de vida, dónde todo el mundo hace deporte, pero no llegan al caos de las playas de Bondi o Manly en el este.

Tras una noche larga dónde los sueños e imaginaciones de este surftrip se entremezclaban con el propio cansancio y jet-lag del viaje me desperté en Main Beach. Después de un bañito rápido en la playa para espabilar y comprobar la temperatura del agua – “Dios estoy en el paraíso” me fui en busca de surf shops para hacerme con un buen quiver para el viaje. En Scarborough encontré un tiendon, TheBoardRoom, dónde me hice de dos pinchos, una tabla intermedia y sorpresa- “¿Qué tienes ahí medio escondido? ForMick – venga ya ¿estás de coña?” Una Puzzle hecha para MickFanning en 350AUS semi-nueva y con una pinta increíble; un cóncavo en el bottom de la tabla desde el medio hasta la quilla central y una sensación de “Nachete llévame contigo”...y conmigo se fue, junto a otras 3 joyitas, haciéndome salir de la surfshop más contento que un carnicero con cuchillos nuevos. Además el dueño de la tienda me dijo que Trigg Point, la mejor ola de la zona estaba rompiendo esa mañana. Así que, con el pulso acelerado, la sonrisa en la cara y mi nueva Mick encerada llegue al parking de Trigg Point, dónde todo ese subidón se cayó por los suelos al ver la ola - ¿Y esta es la mejor ola de Perth?- pensé. Ummmmm. Trigg Point es una derecha corta e intensa, con sección de tubo, que rompe sobre una laja de piedras. Siempre tiene tropa, aunque con paciencia rascas alguna ola. He visto fotos y con swells inmensos es una tubería. 1er bañito del viaje para soltar músculos siempre viene bien, pero la 1era impresión de las olas de Perth la verdad que fue un poco decepcionante. Hacia el norte de T-Point hay algunas olas principalmente para Superos y Longboarders.

2

Hacia el sur, Scarborough es un pueblo precioso dónde cargar las pilas antes del viaje, con casas brutales, parkings a pie de playa, surfshops, playas preciosas, como Brighton beach (no he visto una playa fea), aunque sin un buen swell hay poco o nada que rascar. 

Sigue la carretera 71 que te lleva por toda la costa hacia el sur y llegaras a FloreatGroyne, con varios picos y poca gente en el agua, por la fama que tiene de ataques de tiburón. City Beach pocos kms. después tiene más surfistas y un espigón en frente del club de salvamento, dónde verás a la gente volar en olas de risa, mientras todo el mundo hace deporte en la playa. En Cottlesloe hay varias olas, como en Mainbeach, pero al igual que en el resto necesita mucha mar, por eso crearon en la zona un reef artificial llamado cable StationReef. Las playas de Cottlesloe son preciosas, pero salvo la peculiaridad de que tiene dos playas que son el paraíso para los perros, Mosman y Dogbeach, no destacaría mucho más. Los perros en Australia son felices, nunca he visto tantas playas y zonas para perros en mi vida.

La carretera 71 conecta con la 5 que te lleva a Fremantle, ciudad en toda regla, que dependiendo de por dónde entres te gustara o decepcionará. Las playas aquí están pegadas a un puerto enorme, por lo que aunque son bonitas, las vistas dejan que desear. En cuanto al surfing se refiere pocas olas.

Perth es una zona especialmente ventosa, ideal para el kite, el sup, relajarte en las playas, que son muy bonitas y dónde hay algunas escuelas y playas como la zona del observatorio, Scarboroughbeach, Brighton, Floreat y City beach que son buenas para aprender a surfear. Toda la zona de Perth tiene buenos reefs y mucho potencial con un mega swell, pero no tengas grandes expectativas. Explóralo, disfrútalo, pero ya te adelanto que pocas olas y mucha tropa.

Saliendo de Frementle hacia el sur, la ciudad de Rockingham, aunque industrial, tiene una playa alucinante. Hasta el pequeño pueblo de Mandurah no encontrarás nada destacable, salvo playas preciosas, ya que la Penguinisland bloquea la mar. En esta isla sí que hay olas, al igual que en Rottnest Island, dónde sí que hay buenas y es sin duda un buen surftrip.

Camino hacia el sur, dirección Australind y Bunbury por la vieja carretera 1 de la costa, merece la pena pararse en dos playitas Myalup y Binningupbeach, dónde los 4x4 son dueños de las playas y verás pivotes en mitad de la playa que les impide el acceso a ciertas zonas. Australind y Bunbury son dos ciudades bonitas, pero rara vez hay olas y estando tan cerquita de lo bueno querrás pasarlo rápido, dirección a la bahía de Busselton, espectacular, para luego desviarte a Dunsborough, un pueblo muy bonito, un lugar alucinante, con una playa de arena inmensa, bordeada por casa millonarias, con una QuikBoardriders del mítico Jake “thesnake” Patersony dónde tendrás que tomar la “difícil” decisión de si tirar rumbo a Margaret River, dirigirte a Yallingup, o por si el contrario, tirarte la aventura en busca de dos olas menos conocidas, pero que merece la pena explorar, como son Rocky Point y Windmills.

Consejo- Aunque llegarás con muchas ganas de surfear y explorar, ten paciencia y salvo que llegues con un mega swell, no pierdas mucho tiempo por la zona de Perth y alrededores.

3

CAPITULO 2. SEARCHING FOR ROCKY POINT

Después de 4 días de sesiones mediocres y mucho searching, sabía que me encontraba en la ante sala del pequeño paraíso que son los 40kms de surf spots que hay entre Yallingup y Margaret River, sin duda la zona de mayor potencial de surf y calidad de olas de toda la costa Sur Oeste Australiana. Pero antes, estudiando el mapa, había visto una península y dos surf spots, Rocky Point y Windmills, que habían llamado mi atención.

Me levante temprano en Dunsborough y decidí encontrar 1ero Rocky Point (RP). Se encuentra entre las bahías de Bunker y la de Eagle. No viene señalizada, así que tendrás que preguntar, pero la mejor manera de llegar es desde el parking de Eagle, busca un sendero y síguelo dejando la mar a tu derecha durante 2kms. La caminata merece la pena y si triunfas olas puede ser una de las experiencias de tu vida y highlights del viaje. Necesita mucha mar y que el resto este desfasado. Por este lado de la península hay varias olas para aprender, playas y rincones maravillosos, por lo que recomiendo al menos intentarlo. Además, si aquí no hay olas en el otro lado de la península es dónde realmente empieza la diversión.

Pasado RP, en la bahía de Bunker encontrarás a la derecha BoneYards (los locales la llaman TheFarm) y a la izquierda de Sheley Beach, TheQuarries, al igual que RP necesita mucha mar.

4

RP es un izquierdon impresionante, pero que necesita un swell enorme del SO-O. El sitio es alucinante y por toda esta zona he visto algunas de las mansiones más lujosas que jamás he visto. El programa de TV “¿Quien vive ahí?” tendría varias programas por grabar aquí.

Después de horas de calor decidí darme un pequeño baño en RP, para después seguir hacia el faro de Cape Naturaliste, dónde un local me había dicho que debajo había varias olas, TheLighthouse, TheChannels, TheDeck… surfearas solo y dicen que es el mejor sitio para ver ballenas, pero yo no vi ninguna y lo único que vi fueron focas, sombras inquietantes en el agua y algunas olas divertidas. Pero solo en el agua la verdad que me sentí como comida de tiburón, algo que más tarde descubriría que no andaba muy lejos de la realidad. Volviendo a la furgoneta, me perdí, para variar, por uno de los senderos; antes había visto una serpiente y sabía que anocheciendo no era el mejor sitio para perderse. Cuando la desesperación empezaba a vislumbrar mis pensamientos más racionales vi llegar a lo lejos un mochilero con cara de “¿Que coño haces aquí en mitad de la nada con una tabla de surf?” Le explique la historia y con una sonrisa me dijo- “U are crazy, that place isextremellysharky” Me explico que al haber ballenas hay muchos tiburones blancos y que normalmente no se surfea ahí.

Ya en la furgoneta, en la oscuridad de la noche, pensé que esas sombras habían estado muy cerca y entre pesadillas y la tensión del día conseguí descansar, pensando que esa iba a ser toda mi experiencia en RP y que al día siguiente probaría mejor suerte en el otro lado de la península, empezando por Windmills.

5

CAPITULO 3. EL ATAQUE DE TIBURON EN WINDMILLS

“Hoy tiene que ser mi día”- Pensé… y casi lo es.

Al otro lado de la península de Cape Naturaliste hay varias olas, aunque muchas necesitan un 4x4 para acceder, te evito ya la agonía. Al llegar a Windmills no vi a nadie en el agua y no quería otro día de nervios como el anterior en RP. Al poco apareció un 4x4 y un surfista saludó y entró decidido al agua. Después de permanecer un rato observándole, me decidí a acompañarle en su sesión. Resulto ser un surfista nueva zelandés que también estaba de viaje y disfrutamos de un día de surfing solos, con olas tuberas de derechas y empecé a pensar que esto si es lo que había venido buscando al otro lado del mundo. Windmills tuvo olas divertidas ese día, pero al parecer a partir de 2metros suele cerrar.

El kiwi me dijo que si quería podíamos ir en su 4x4 a chequear otras olas como Sugarloaf y TheOther side of the Moon, a la izquierda del faro. Tampoco había gente en el agua, le pregunte al kiwi si eso era normal y me respondió que el día anterior había surfeado con 8 personas en el agua. “Pues debe ser nuestro día”- pensé.

Después de un día brutal de surfing en buena compañía con Billy, el buen surfista NZ, me acercó a mi furgo en Windmills. El hecho de dejar mi furgo con todas mis cosas en mitad de la nada, no me había seducido, pero las ganas de surfear hicieron el resto. Al llegar a la jargovi un 4x4 de los rangers pegado a mifurgo y pensé- “Brown”.

Cogí mi traje y mis tablas del 4x4 de Billy y mientras nos despedíamos apareció un ranger con cara de loco y pocos amigos (walkie-talkie en mano) “You idiots!!” “¿Qué pasa? ¿Que hemos hecho?” se apresuró Billy en responder, ya que no le debió parecer la mejor forma de saludar por parte del ranger loco. - ¿No os habéis enterado?- Billy y yo nos miramos y al momento el ranger nos dijo que esa mañana unos pescadores habían visto como un tiburón blanco se había comido una foca a escasos metros suyos. “Las playas están cerradas” gritó elranger loco.

6

No sé qué cara pondría yo, pero si fue la mitad de expresiva que la de Billy, me la imagino.

Eso explicaba nuestro día de surfing solos. Los ataques de tiburón allí corren como la pólvora entre los surfistas y salvo Billy y yo, el resto sabían que no era un día seguro para entrar al agua.

El pobre ranger llevaba un rato con sus prismáticos mirando la mar, intuyendo que algún incauto podía haber sido la siguiente víctima del tiburón y al verme llegar a la furgo pude leer en sus ojos, las ganas de darme un tortazo, pero a la vez el alivio de ver que estaba de una pieza.

Esa noche entre los mosquitos, las moscas (tendrán su propio capítulo) y las pesadillas con los tiburones, no la olvidaré.

Consejo: tanto RP como Windmills son olas decentes, pero habla con los locales y asegúrate de que haya un buen swell. Mucho esfuerzo, poca recompensa y la realidad de los tiburones aquí posiblemente es mayor que en ninguna otra zona de la costa.

Una realidad que está más vigente que nunca….

7

CAPITULO 4. SHARKS

Nunca pienso en cosas malas cuando viajo, al contrario visualizo siempre todo lo positivo que me puede pasar. Saber que estoy solo y puede pasarme algo no está en mi mente. He estado de surfari en muchos sitios como Sur África, Hawái, Jamaica, Senegal, Ghana…  dónde sé que hay ataques. Especialmente en Sur África con mi primo Raúl y el Gran Roy, en un lugar que se llama Breeze Point, en mitad del desierto del Transkei, sentí algo extraño dentro del agua y una sensación de que una sombra muy grande me rozo, justo antes de saltar varios delfines a mi alrededor. Luego al verlo en video tuve la sensación de que esos delfines habían evitado que un tiburón me atacase.

Otra vez en Hawái, en Marihuanas, en el North Shore de Oahu, vi pasar por debajo varios tiburones. Sombras y sensaciones he sentido y experimentado muchas veces. Os engañaría si os dijese que no tengo miedo a los tiburones y que muchas veces dentro del agua contemplo esa posibilidad, sobre todo en destinos dónde estoy solo en el agua.

Si estos pensamientos fuesen mayores que mis ganas de surfear, no entraría al agua y mucho menos solo, como lo he estado haciendo en muchos spots de este surftrip.

Sin embargo, me da más miedo el hecho de poder tener un accidente de tráfico, atropellar un canguro por la noche…etc.

Pero, a diferencia del otro viaje por la costa este, esta vez en el sur oeste el tema shark si me ha acompañado durante todo el viaje y es cierto que he tenido otra sensación.

Un amigo que vivió en directo un ataque de tiburón en Australia, me dijo que justo antes del ataque, sintió como si todo se parase, como si todo se volviese negro y la vida marina desapareciese, justo antes del ataque. Esa señal ha estado en mi cabeza este trip.

8

He visto muchos delfines, algunas focas, aletas y sombras de tiburón muy cerca. Dos llamadas de aleta de tiburón en el lineup, una en Yallingup y otra en Gracetown. He visto como todo el mundo remaba por su vida, como las playas son cerradas, carteles indicando “SharkactivityRecently” “SharkAttack”

Todo esto, junto a mi experiencia en Rocky Point y Windmills rápidamente me alertaron e hicieron consciente de que los tiburones aquí son una gran realidad.

Tal es la psicosis actual por el incremento de ataques de tiburón que ha habido en los últimos meses, que el gobierno ha lanzado una mega campaña para reducir el número de ataques. Ahora mismo venía escuchando en la radio que ayer han capturado 69 tiburones blancos, tigres… Se habla de poner redes, de la distancia que deberían de tener esas redes frente a las costas. Está en todos los medios y es tema de conversación en los parkings y dentro del agua. Con más de 7 ataques mortales en los últimos meses, el último hace menos de un mes en la bahía de Cowaranup, dónde he surfeado a menudo, no es para tomárselo a la ligera.

Existe una gran controversia, con detractores y gente a favor. Hay una campaña que seguro habéis visto dónde aparece un tiburón y al lado un buceador y el anuncio dice que hay un asesino, que mata al año tantos…y al final el asesino es el hombre.

Cuando hablas con los pescadores y buceadores siempre te dicen lo mismo-

“Skarks?Yeahhh mate, there´re many out there, really close from shore, is full of sharks, but they have plenty of food, and U are not on their menu, so nothing to worry about it bro”

Hay helicópteros cruzando los lineups mientras surfeas, pura propaganda. Hay nº de tfno. en todas las playas para avisar cuando ves un tiburón y entre los surfistas más veteranos hay un sentimiento de que se está creando una alarma social sin igual, que jamás antes habían vivido.

He visto a muchos surfers levantar sus piernas, elevar sus brazos, mosquearse con algo que han visto, o ha pasado por debajo, incluso grita shark!! Cuando en realidad lo que habían visto era un delfín.

Que hay tiburones está claro, pero si te toca, pienso que es tu destino y aun siendo un destino cruel, te pasará haciendo lo que más te gusta en esta vida, o casi lo que más…

Si perdiese un brazo o una pierna me veo en la puerta de la escuela contando la misma historia una y otra vez jeje

Desde luego que si piensas en los tiburones nunca te aconsejaría este destino.

9

CAPITULO 5. LOS TRES OSITOS

Siguiendo hacia el sur dirección Yallingup por la carretera de Caves Road, verás un cartel que indica Biddles Road, sin un 4x4 ni lo intentes,  yo ya lo hice por ti. Después de un track de tierra esta carretera te llevará a ThreeBears. En todo el viaje solo he tenido la oportunidad de surfearla 3 días, mucho menos de lo que me habría gustado. Siempre utilizando la misma técnica, dejando la furgo al inicio del track y esperando con la tabla y el traje a que algún 4x4 se enrollara y me acercase. Que el acceso sea malo evita las masas y es que los 3 ositos es un spot muy goloso. El que puso el nombre no se rompió la cabeza, pero a la vez define muy bien lo que te vas a encontrar.

Papa Bears es el 1er reef, con un take off poderoso y crítico, lanza un tubazo y por momentos casi va en seco. Mama Bears es otra buena izquierda pero más noble y maniobrable, mientras que BabyBears es un caramelo. Hay locales, pero surfearas muy buenas olas. Yo los 3 días que he ido he triunfado y he estado surfeando todo el día hasta desfallecer. Sin duda uno de mis spots favoritos, no te quedes sin ir. Entre 3 Bears y Yallingup hay un par de olas más, una creo que se llama ShiveryRocks, pero sin un local y un buen 4x4 ni lo intentes.

10

CAPITULO 6. YALLINGUP: UN OASIS DE SURF

Hay un antes y un después en el surftrip hasta llegar a Yallingup. Después de conducir por tracks de tierra y hacer km.con mayor esfuerzo que recompensa, llegarás a este pequeño oasis de paz, tranquilidad y buen surfing, del cual cada vez que te vayas, te costará alejarte. Pueblo pequeño, reserva del surf y lugar mágico, sin duda uno de mis spots favoritos de todo el viaje. La principal rompiente de Yallingup es fácil de encontrar, ya que la verás enfrente del aparcamiento. Hay un parquecito infantil con la réplica de un tubo, que cuando le das a un botón sale como si fuese un sifonazo y dónde los niños juegan e imitan los tubos de su ídolo, héroe local Mr. TajBurrow. Junto al parque verás una estatua, monumento al surfista, dónde en la placa leerás la importancia que tiene este lugar dentro del surfing en Australia, lugar pionero en WA y por extensión en todo el mundo. Si esto es meca, este lugar huele 100% a surfing.

Todo el que haya estado alguna vez en Australia es consciente de lo bien que tienen cuidado todo, en eso tenemos mucho que aprender. Desde cualquiera de los miradores tendrás una buena visión de todo y entre sesión y sesión escucharas a los surfistas locales, comentar las olas, los vientos y mareas… eso que no cambia en ninguna parte del mundo y que siempre te hace sentir como en casa. Si miras al frente, pellízcate pero no estas soñando, tus ojos se iluminaran al ver un reef que parece cortado a navaja por la mano de Dios. Este reef crea por detrás del mismo, hacia la orilla, una piscina natural, dónde el agua es de ese color que tienen las postales y dónde los niños y los bañistas chapucean con tranquilidad. Una vez pasado este 1er reef comienza lo bueno. El pico corre de derechas e izquierdas, siendo la diestra más técnica y rápida; cuidado con la última maniobra porque se queda en seco. Mientras, la izquierda va cogiendo profundidad a medida que avanza por el canal, pero no sin antes haberte subido la adrenalina, al ver la cantidad de setas rocosas que van asomando en tu trayectoria, especialmente los días más pequeños. Es una maravilla de ola, muy buenas sesiones y un spot highlyrecommended.

Existe una gran cultura surfera, se respira surfing por todos lados y dentro y fuera del agua hay inmensidad de míticos por metro cuadrado. Aquí no hay un Meco, Lolis…hay 80 en el agua y surfeando duro. Cada sesión es una gozada y este lugar es un must en tu surfari. Los días pequeños se llena de míticos con longs y sups.

Además, piensa que de Yallingup a Margaret River hay unos 45 min. en coche y es un buen lugar de referencia, buen indicador de la mar que vas a encontrarte de camino. Normalmente entra un poco menos de mar que en Margaret River.

11

A la izquierda de la playa hay un reef plano, Rabbits, dónde salen buenas derechas, muchas veces con tubazos. También hay otra ola Shallows, que lanza picos de derechas e izquierdas sobre la laja de rocas.

Saliendo del parking de Yallingup hay un mirador y en frente rompe una izquierda seca que lanza muy buenos tubos y es divertidísima. Contra más grande mejor, porque el take off con mar se aleja de las rocas. Un poco más adelante hay otro mirador a la derecha, desde dónde verás Smith Beach y el derechon tubular de Supertubes si coges un camino de unos 3min.

Desde Smith Beach también hay un track de unos 5 min. Que te lleva a Supertubes. Smith Beach recuerda un poco a Francia, olas orilleras y tubulares de izquierdas y derechas, siendo el mejor pico a la derecha de la playa. Los días grandes en el córner izquierdo sale una zurda pegada a las rocas muy divertida.

Todo esto en unos 10-15min. Andando, así que no es extraño que Pros de la talla mundial de Taj y otros grandes surfistas hayan heredado esta cultura surfera y saliesen de la cuna surfeando y casi con un destino escrito.

Un sitio maravilloso, con muy buenas olas y una gran historia surfística detrás. Pero por si fuese poco, de aquí a Margaret River la cosa no para.

12

CAPITULO 7 INJIDUP: EL SECRETO DE TOM CURREN

Toma la salida de Wyadup Road y síguela hasta el final dónde llegarás al parking y encontrarás dos reefs de derechas brutales, el de Injidup y más afuera Pea Break. Dos olones potentes, onlyforthebraveones. Son dos olas adrenalínicas, pero a la vez perfectas, sobre todo los días grandes, que no van tan metidas sobre las rocas. Si se te rompe tu tabla, o el invento, estás bastante fastidiado. Hay baños que o sales victorioso o saldrás por las rocas.

En muchos de los videos de TajBurrow y Tom Curren sale esta ola. De hecho, hace muy poco leí una entrevista dónde Curren decía que era su surf spot favorito en Australia.

Injidup me recuerda a muchas olas portuguesas. Volviendo la carretera hacia atrás de Injidupreef, hay una carretera, Cape Clairault, que bordea la costa y llegarás a un parking. Desde el mirador verás a la izquierda Injidup Point, un pointbreak de izquierdas buenísimo, con tubazos y tramos en seco. Mientras, en la playa hay dos picazos que rompen sobre un bottom de reef y arena, que los días buenos es una pura tubería de derechas. Súper divertido y normalmente protegido del viento.Funwaves. Recommended.

Después de Injidup hay un par de olas Wildcat y TheWindow, luego Moses Rock y después fíjate en una carretera que pone Juniper Road. Esta carretera te llevará a Gallows (izquierdon), Guillotines y Hangmans, dos reefs duros de derechas complicadas, pero dónde surferas solo o con muy poca gente porque el acceso es complicado.

Por toda esta zona hay varios tracks que te llevan a buenas olas, pero sin un local o un buen 4x4 perderás el tiempo y recomiendo seguir carretera hacia la siguiente bahía.

Continuará...

 

 

nachete2 

 

Nacho García "Nachete" es instructor y sub-director de la Escuela Cántabra de Surf.

 

 

 

ECS


 

Conéctate con Sal&Roca! Síguenos en Facebook, Twitter e Instagram

facebook twitter instagram google+