Esquí en el corazón del Sudtirol: Alta ruta del Stevio

Guía práctica para poder realizar esquí alpino en uno de los paraísos de este maravilloso deporte.

DSC05565

separacion

En un año como el pasado existen muchas razones para pensar en viajar en busca de la nieve y los buenos recorridos con esquís, así que cuando surgen oportunidades para hacer un viaje de a los Alpes, no hay que dejarlas escapar:

En un mes abril, tempranero en el cierre de nuestras estaciones pirenaicas y prácticamente sin tiempo para preparar el viaje, me veo montado en una furgoneta rumbo a uno de los lugares donde siempre había querido ir y que por distintas razones siempre lo iba posponiendo para la temporada siguiente.

Con un buen madrugón nos ponemos en ruta rumbo a nuestro soñado destino, que nos exigió 16 horas de furgoneta, un recorrido donde una lluvia continua y pertinaz que no auguraba nada bueno, fue nuestra fiel compañera. Lo peor de viajar en coche es ir viendo kilómetro a kilómetro como la meteo es un asco y que encima llueve donde se supone debía hacer un sol del carajo. Pero como la esperanza es lo único que se pierde nuestros ánimos se mantenían íntegros, sólo cuando llegamos a Sta Caterina de Valfurva nos tuvimos que rendir a la evidencia, las lluvias que nos habían acompañado durante todo el viaje se traducían en un metro de nieve recién caída, sin duda estas precipitaciones representan una delicia para los esquiadores de pista, pero representaban un auténtico problema para nosotros por el alto riesgo de aludes.

No hizo falta esperar mucho para darse cuenta de la situación subir los últimos 7 Km hasta el refugio de Forni se convirtió en un autentica prueba de habilidad, al llegar un domingo no había más remedio que bajarse, dirigir a los que bajaban e intentar que la furgo se quedará clavada en la cuneta, eso sí todo bajo una buena nevada; llegar al Refugio, se convirtió en toda una odisea, para cuando llegamos la unanimidad fue, la pretendida subida hacia el Ref. Branca se convirtió en unas merecidas cervezas, al calor de este magnífico Hotel, donde no falto una opípara cena acompañada de una noche entre sabanas y edredones, que nos hizo muy difícil levantarnos y abandonar este paraíso.

Esperar y no tener prisa tuvo su efecto, nada más asomarnos pudimos comprobar que a la nevada del día anterior se habían sumado otros buenos 50 cm en la noche, no hubo dudas tampoco y nos tomamos con calma el ascenso hasta el Ref. Branca, sabiendo que con la nieve caída iba a ser laborioso conseguir hacer alguna ascensión.

La subida hacía Branca es todo un paseo, al estar perfectamente balizada y no tener ninguna pendiente exagerada se hace con bastante comodidad. Todo el trazado discurre por una pista, por la que circula la moto de nieve del refugio, por lo que a la bajada hay que prestar atención y no dejarse llevar por la velocidad.

Ref.-Branca

En menos de 1 hora y dejar el peso “extra” oteamos el panorama para contemplar las distintas posibilidades que se nos presentan, que por cierto no son muy alentadoras, pese a que hay grupos en todas direcciones, la cantidad de nieve caída y la temperatura calida que tenemos nos hace dejar los clásicos San Mateo y Tressero que están muy cargados y apuntarnos hacia el Palón di Mare, donde un gran grupo nos va a dejar una buena huella-autopista. La subida hacia esta montaña presenta una zona muy expuesta a los aludes y que exige tomar unas medidas de precaución acentuadas, este sector situado en la salida del refugio esta formado por unas amplias palas con purgas de nieve más o menos constantes con nieve reciente, una vez superado ese escabroso paso sólo queda dejarnos llevar por la esplendida huella que nos facilitan nuestros futuros amigos austriacos, y alcanzar su cima, donde después de dar las gracias nos unimos a sus cantos y celebraciones, y eso que dicen que los centroeuropeos son muy sosos, partir de este día coincidiremos con ellos en casi todas las cumbres.

El montón de nieve caída nos favorece en el descenso y eso que el Palon di Mare tiene una orientación sur que nos deja la nieve un poco apelmazada y que nos exige un mayor trabajo muscular. El descenso nos pica y nos hace darnos cuenta del palizón que nos hemos metido y que no nos abandonará en toda la salida por que si hay algo seguro en el Stelvio, es que los fuertes desniveles a superar no te los quita nadie. Buenas cervezas, mejor cena y un inventario de daños, me he comido la única piedra de la montaña que me ha dejado un bonito recuerdo, en forma de profundo agujero en mis flamantes y recién reparados esquís, que para más INRI ha sido a pocos metros de la cima.

Al llegar nos damos cuenta de la buena elección que hemos tenido, los grupos que han ido hacia el Tressero y San Mateo, se han dado la vuelta ante el riesgo de avalancha en las palas finales y hace aconsejable esperar a que la nieve se asiente un poco.

Nueva jornada y tras un sueño reparador, nos encaminamos hacia la Punta San Mateo, la nieve parece con mejor pinta y el sol que nos acompaña nos promete una buena jornada. Esta cima al revés que el Palon, tiene un carácter más glaciar y con presencia de zona de grietas y seracs, con las condiciones de nieve de este año, no presentan mayor problema y permiten ir tranquilamente sin encordar, pero con situaciones de menos espesores puede resultar un poco más peligrosas y requerir mayor atención. La subida es magnífica y sólo presenta el problema de una empinada pala de nieve cercana los 40º, que el día anterior hizo retroceder a los demás grupos, hoy por suerte la nieve esta más asentada y nos deja pasar por ella, eso sí con la debida precaución, hasta la gran cruz de la cumbre; el descenso sin palabras, ingentes cantidades de nieve polvo que nos hacen gozar como crios y que nos exigen detenernos para dar descanso a nuestras sufridas piernas. Los últimos metros hasta el refugio, que se hacen en subida, nos hacen volver a la cruda realidad del esquí de montaña, para disfrutar hay que subir y sudar; cosa que no nos preocupa ya que sabemos que la cerveza y la pasta nos espera.

La meteo esta muy variable y pese a los dos días buenos que nos ha dado, nos advierte que entra un frente, por lo que la jornada siguiente la aprovechamos para hacer salto hasta el Ref. Pizzini, nuestro grupo se separa y mientras unos optan por bajar hasta Forni y volver a subir, otros nos iremos por el collado de Pascuale y así de paso hacer otra ascensión. Una elección que no resulta tan gratificante, pues la meteo se cumple y la nieve hace acto de presencia y no nos deja durante todo el recorrido, dando un aire de aventura a la jornada; pese a todo cumplimos con el objetivo y tras hacer cumbre, nos dejamos caer al Ref. Pizzini, otro mágnifico Hotel, en sus instalaciones podemos disfrutar de sauna o baño privado en la habitación.

La llegada coincide con las previsiones de mal tiempo que nos dejan con una jornada perdida, otros 50 cm de nieve y un pequeño paseo para quitarnos el tedio de estar todo el día encerrados en el refugio, o por que no decir la verdad que no es otra que evitar el colapso cervecero.

El día siguiente amanece espectacular pero la cantidad de nieve caída nos va a impedir ir al Gran Zebrú, uno de los objetivos de la salida, y nos hace escoger el Cevedale.

REf.-Pizzini

El Cevedale representa una de las cimas principales que da nombre al conjunto del macizo al lado del otro grande el Ortles, como no podía ser de otra forma la nieve nos va a deparar otro espectacular descenso, pero en esta ocasión con un final más triste, al se el último, los días se nos han acabado y queda continuar hasta la furgoneta y despedirnos de este bello macizo, donde el Gran Zebrú nos espera para la siguiente.

Nadie se podía imaginar que irse a un lugar perdido de los Alpes y que antes estaba al alcance de unos pocos se iba a convertir en un destino habitual o simplemente accesible para todo tipo de esquiadores de montaña, por que no olvidemos que los Alpes siguen siendo un lugar de referencia para todos los asiduos al esquí de montaña, cada temporada es habitual se produzca el habitual viaje hacia esos paraísos soñados donde no hay esa carencia de nieve y donde los refugios son lugares cómodos donde descansar nuestros sufridos cuerpos.

Un viaje que da su pistoletazo de salida en los comienzos del mes de Marzo y que continua hasta el mes de Mayo; un periodo donde la mejor fecha viene determinada por los periodos de precipitaciones de nieve y de cómo hay ido la temporada en general.

Buscar el recorrido idóneo no es tarea fácil, esquiar en los Alpes esta sujeta a múltiples posibilidades, todas ellas validas, no olvidemos que la variedad y ubicación de los destinos hace que sea difícil escoger entre ellos, por lo que a la hora de elegir debemos buscar uno que adapte a las inquietudes generales del grupo, al nivel de esquí de todos y el compromiso que queramos abordar.

Quizá una de los aspectos que nos hace decantarnos por buscar una semana de esquí en los Alpes sea la extensa red de refugios, una marcada diferencia con nuestros queridos Pirineos, que nos simplifica enormemente la logística.

Pero hoy esquiar en los Alpes pasa por usar los famosos vuelos “low cost” o baratos en su denominación más vulgar nos pueden facilitar enormemente el desplazamiento y que han conseguido lo inimaginable, acercar los destinos más lejanos y dejarlos a distancias “horarias” de Pirineos. Ahora es más fácil desplazarse a lugares como Oztal, Silvretta, Stelvio, Lyngen que a lugares de nuestras cordilleras.

Nosotros nos hemos decantado por el Parque Nacional del Stelvio, una zona situada dentro de la región Autónoma Italiana del SudTirol o Alto Adiage. Stelvio pertenece al conjunto alpino de Ortler-Cedevale un macizo que pertenece a la Comunidad de la Alta Vallentina, una región no muy conocida hasta ahora, pero que no dudamos va a convertirse en un destino habitual para los próximos años, puesto que razones no le faltan y la suma de factores que se dan en esta zona lo convierten un destino inexcusables para todos los amantes del esquí de montaña.

Una de las características que hay que remarcar es que el Parque Nacional del Stelvio no se ajusta al perfil normal de una habitual Alta Ruta donde impera el recorrido general sobre las ascensiones a cimas de la zona. Aquí la situación es bastante diferente y la razón es muy sencilla, el Stelvio presenta una estructura donde predominan una serie de grandes circos con unos desniveles acusados, cualquier recorrido por sencillo que sea nos va a exigir superar un fuerte desnivel donde un pequeño cambio de tiempo puede resultar un gran problema, pero lo que representa una desventaja para el desplazamiento lo convierte en una esplendida ventaja la mayoría de las cumbres son accesibles desde un solo refugio, lo que simplifica enormemente la logística y nos hace que podamos disfrutar de ellas con un mínimo peso y así aprovechar al máximo los descensos, dignos de nuestros mejores sueños, cada refugio cuenta con el suficiente número de descensos por lo que a veces, si nuestra estancia es la habitual de una semana sólo nos va a exigir un único cambio de refugio.

Con esto no queremos decir que Stelvio sea simplemente un lugar para descensos, ni mucho menos, también es posible trazar un elegante recorrido al estilo más clásico de la Altas rutas, con sus cambios de valles y por supuesto sus ascensos a las cimas principales.

Con todo esto, lo que tenemos claro es que aquellos que visiten el Stelvio no se van a quedar indiferentes y a buen seguro nos hará repetir, pues quién se resiste a poder esquiar en menos de 5 horas en pleno corazón de los Alpes.

refu.-forni

GUÍA PRÁCTICA

ASCENSIONES Y CIRCUITO

Que hacer una vez que hemos llegado y estamos al pie de este bello macizo, pues la verdad es que las posibilidades son bastantes variadas, todas ellas susceptibles de distintas combinaciones.

Nosotros os planteamos las que consideramos normales o tradicionales donde podemos elegir entre hacer un recorrido circular que nos permita conocer todo el conjunto y ascender al mismo tiempo sus cimas principales o por el contrario optar por la formula sencilla de hacer solo las ascensiones a las cumbres usando los refugios como puntos de inicio y final de los recorridos, cualquiera de las dos fórmulas que usemos va permitirnos gozar de sus descensos y del salvaje entorno de sus cimas.

Si bien las combinaciones son muy variadas y todas ellas dependen en su mayoría del número de días o la meteo que nos toque, sólo vamos a reflejar las más importantes o habituales de esta zona, que si conseguimos alcanzar todas, ya representan un rotundo y meritorio éxito.

Lo más habitual suele ser hacer una combinación de los refugios de Branca y Pizzini para completarlas, lo normal es poder alcanzar todas las cimas con esquís y por supuesto comenzar su descenso desde ese punto.

Pico Forni 3.241 m, una montaña formada por tres cimas donde lo más habitual es llegar a su cima occidental; acostumbra a ser el plato de consolación o la cumbre de final de recorrido, pese a este san Benito, es una cima que merece ser visitada si nos da tiempo.

Gran Zebrú 3.859 m el rey del recorrido, pese a no ser el más alto, el Ortler con 3.954 m es el que ocupa ese lugar, si es el más emblemático y característico del recorrido, su silueta es inconfundible y si las condiciones de nieve, nuestro nivel lo permiten es un reto al que no debemos renunciar, su acceso se realiza por el ref. Pizzini habitualmente y normalmente hay que alcanzar su cima andando, su pendiente y la exposición de la última pala así lo aconsejan.

Monte Cevadale 3.769 m, la otra cima importante de este sector que puede ser abordada tanto desde el Martelo si es que venimos haciendo el circuito o como una ascensión desde el Ref. Pizzini, nos permite hacer una perfecta combinación pasando por el Ref. Casatti y descendiendo por el glaciar Cedec.

Palon di Mare 3.704 m, cima alejada que suele servir como punto de paso si optamos por la travesía circular, si no es así hay que contar con una larga jornada desde el Branca. Los primeros compases de su ruta o finales, si estamos en el descenso, son muy propensos a los aludes y coladas, por lo que requieren una profunda atención antes de afrontar su paso.

Pico Tressero 3.594 m cabecera del Glaciar de Forni junto al Pejo y san Matteo, uan bella cima que se alcanza con los esquís y que por tanto nos va a dejar un inigualable recuerdo, es la mejor cima para el descenso, dado que presenta una mayor combinación de posibilidades, sólo nos quedará prestarle un poco de atención para descubrir sus secretos.

Pta. San Matteo 3.678 m, al igual que la anterior es una de las cimas obligadas en nuestra vista al parque. Presenta una corta pala muy pronunciada 40º que da acceso al plato glaciar somital, en función del estado de la nieve puede presentar problemas.

Cima de Peio 3.559 m, cumbre poco conocida y que cierra el circo glaciar, puede ser un buen complemento en nuestra estancia en el Ref. Branca, para su acceso hay que superar la cascada de seracs del glaciar Forni.

Monte Pascuale 3.553 m, representa la combinación perfecta para hacer el cambio de refugios desde el Branca al Pizzini, además nos va permitir descubrir todos los secretos de las dos zonas, una joya.

Preparando-en-Forni

ACCESOS

Lo normal y más cómodo es llegar vía aérea por los aeropuertos de Milán, o Bergamo aprovechando uno de los numerosos vuelos “lowcost” que nos ahorran un largo y tedioso recorrido por carretera, una vez en ruta deberemos seguir dirección Lecho (autopista), para continuar ya por carretera normal hacia la capital de la zona Sondrio y continuar hasta Bormio entrada natural del valle, donde ya nos espera el final en la pequeña localidad de Sta. Caterina de Valfurva y los últimos 7 Km hasta el refugio de Forni (2.168 m), donde comenzaremos los recorridos, pese a que ésta representa la vía más habitual, existen otros puntos de acceso como son los valles de Solda/Sulden, Zebrú o Tensina.

La gran diferencia entre una u otra radica en nuestro origen, puesto que si realizamos el acceso por el sur, lo más cómodo es entrar por Forni y así de esta forma tener los refugios de Pizzini o Branca a mano y así poder elegir en función de las condiciones reinantes.

Si nuestro medio es el coche lo normal es tardar un día y medio en llegar, claro esta que todo varía depende de el lugar de nuestra salida, pero si por le contrario nuestro origen es Bergamo o Milán, hay que pensar con llegar a última hora de la noche al Ref. de Forni. El estado de las carreteras y el tráfico nos van a demorar, por esta razón. Lo mejor es reservar en cualquier Hotel del valle, para madrugar en la mañana siguiente a Forni y comenzar nuestra ruta; sólo los avezados y los que cuenten con un buen navegador se pueden arriesgar a llegar en el día a Forni, eso sí si esa es nuestra intención conviene avisar de que nuestra llegada puede ser tardía pues como mínimo hay unas 4 horas de coche desde el aeropuerto.

La carretera que comunica Sta. Caterina con el refugio es muy estrecha y puede necesitar el uso de cadenas.

Una vez llegados a las inmediaciones del refugio, un autentico lujo en cuestión de comodidades, encontraremos tres zonas de aparcamiento una Publica (la 1ª) y dos privadas del refugio la última al pie de su entrada, si no vamos a pasar por el albergue es mejor dejar el coche en los públicos ya que sino nos encontraremos con una pequeña e incomoda cuesta cuando acabemos nuestra visita.

Pizzini

REFUGIOS

Todos perfectamente equipados, los más nuevos como el Pizzini con baño y ducha en algunas de las habitaciones, el precio base de la MP ronda los 42 € (año 2009), solo el Forni (privado) sube un poco más.

La temporada suele comenzar el 1 de Mazo, siendo imprescindible reservar con la debida antelación.

Refugio Ghiaccacio del Forni 2.176m, más que un refugio un Albergue cuenta con todos los servicios que podamos desear habitaciones dobles o triples con baño, algunas con ducha, calienta botas y acogedor comedor y salón donde descansar y tomar un buen refrigerio, todo ello acompañado de la amabilidad de su personal.

Tfno: +390342935365 www.forni2000.com, info@forni2000.com

Refugio Cesarea Branca 2.498m, a una 1h 20 del Forni por un como camino que discurre por una pista forestal, no presenta dificultades y es normal que cuente con huella abierta.

Tfno: +390342935501 www.rifugiobranca.it

Refugio Pizzini- Frattola del Forni 2.700m a una 1h 40 del Forni al igual que el Branca sus accesos son igualmente por un como camino que discurre por una pista forestal, no presenta dificultades y es normal que cuente con huella abierta.

Tfno: +390342935513 www.rifugiopizzini.it

Refugio Cassati 3.269.m a una 3h 40 del Forni su uso no es tan habitual y suele ser ocupado como paso o punto intermedio.

Tfno:+390342935507

Si por el contrario queremos conocer más zonas, los refugios que podemos utilizar son.

Refugio Marttelo 2.160 m, el más alejado y que sólo se suele usar cuando queremos combinar las ascensiones con un recorrido por todo el parque

http://www.martellerhuette.com

Tel. +390473 744790

Refugio N Corsi 2.573m, otra opción distinta al Martello

Tel. +3903473744785

Refugio Citta de Milano 2.573m, al final de los remontes de Solden y que es una buena opción si queremos dejarnos llevar por la comodidad de una jornada placentera de esquí sin problemas.

Tel.: +39 0473 613024 / www.schaubachhuette.it

panoramica-del-matteo-y-tressero

METEO Y AVALANCHAS

Una de las ventajas que presenta esta zona es la proximidad de la misma con varias estaciones de esquí lo cual permite que podemos consultar varias páginas donde poder consultar las condiciones con cierta fiabilidad.

www.snow-forecast.com : la Web más socorrida y fácil de usar, sólo hay que escoger entre las predicciones de las estaciones de esquí de Solden o Sta. Caterina de Valfurva.

www.aineva.it predicción de avalanchas, donde deberemos escoger la zona y región de la consulta.

Mte.-Pascuale

EMERGENCIAS

Teléfono 118/112 (Rescate Alpino)

Interior-Branca

SERVICIOS

Todo el valle presenta múltiples posibilidades, el ser un lugar turístico enfocado a los deportes nieve y montaña hace posible encontrar todo tipo de servicios, Bormio es la población más importante donde buscar alguna reposición de equipo o servicio.

Sta. Caterina de Valfurva, dispone de una pequeña oficina de información turística.

hacia-el-palon-con-tressero-al-fomdo

OTRAS OPCIONES

Si nos cansamos o la meteo no es lo que esperábamos, hay que destacar que esta región podemos encontrar muy interesantes como la archifamosa St. Moritz sólo a unos 57 Km de Bormio o la estación de Livigno que alberga en la primera semana de Abril La Skiada (www.laskiada.com) un referente en el mundo del telemark, o dejarse caer por la fábrica de esquís Trab.

hacia-el-coll-pascuale-en-la-travesia-branca-forni

MATERIAL

Para todos los recorridos, independiente de la formula escogida para realizarlos se hace necesario contar con el normal equipo de esquí de montaña con su preceptivo material de seguridad (Arva, Sonda y Pala), al cual hay que añadir el rescate glaciar, puesto que todos los recorridos discurren por terreno glaciar donde las grietas, aunque normalmente tapadas, pueden estar presentes.

Los refugios están lo suficientemente bien equipados; por lo que queda al gusto el material que queramos subir tanto en forma de comida como de prendas.

En Caterina de Valfurva existen posibilidades de alquilar material de travesía a precios interesantes que pueden ser una buena alternativa si queremos evitar el engorro de cargar con ellos en el avión o pagar su sobreprecio.

Gran-Zebru

Gra-zebru

el-froni-al-fondo-desde-pizzini

DSCN0425

Cima-San-Matteo

Cevedale

cevedale-norte

Camino-Palon-di-Mare

 

Artículo de Manuel Suárez Meana, autor del blog:

Manuel_Suarez_Meana1


 

Conéctate con Sal&Roca! Síguenos en Facebook, Twitter e Instagram

facebook twitter instagram google+