Escalada deportiva, ¿segura al 100%?

Conocer las técnicas y distintos aspectos que la conforman deben ser nuestro objetivo primordial antes de pasar a un escalón superior.

separacion

La escalada deportiva actual no se parece nada a aquello que apareció por los ya lejanos años 80 y no hay por que añorarlo, lo que parecía una excentricidad de acróbatas se ha convertido en una disciplina con un elevado número de practicantes y al revés de lo que se pensaba en aquella época se ha convertido en el motor de los grandes avances del alpinismo; sin embargo por mucho que nos pese a los “clásicos o antiguos” no todos sus practicantes proceden del mundo del Alpinismo o la montaña, muchos de los escaladores deportivos han llegado directamente a esta modalidad de una manera directa sin pasar por ninguna otra estación relacionada con la montaña, esto a priori no es nada malo o incorrecto, la escalada deportiva es una actividad deportiva totalmente autónoma y con un propio significado que por supuesto no tiene porqué estar sujeta a los cánones o parámetros de funcionamiento de otras modalidades de deportes de montaña.

Esta situación a todas luces clara se corrobora con el hecho de que para practicar la escalada deportiva no hace falta acercarse al medio natural, vale con ir a instalaciones urbanas donde dar rienda suelta a nuestra afición y en este sencillo pero importante apunte es donde radica el gran problema de la “seguridad”.

Así no se explica los distintos accidentes e incidentes que de manera constante se producen cada año, muchos de ellos con un resultado fatal y que a priori no debían haberse producido, en la mayoría de los casos el exceso de confianza en los materiales, no conocer las técnicas necesarias y el desconocimiento del medio son las principales causas de éstos.

Ante todo hay que empezar por lo primero que no es otra que comprender los distintos escenarios donde vamos a practicar la escalada deportiva, por que dependiendo de donde la practiquemos debemos tener claro ciertos matices, por esa razón vamos a darles contenido a éstas, como hemos apuntado vamos a diferenciar los distintos medios donde podemos realizar nuestras escaladas deportivas, estos son ni más ni menos que los medios Urbano y Natural.

URBANO

Este medio a mi forma de ver es el más importante ya que es un lugar que a significado para muchos el primer paso a esta disciplina y por eso el contacto inicial con todo lo que conlleva.

La mayoría de los escaladores comienza en este entorno y el rocodromo suele ser el lugar elegido para ello, la mayoría de ellos son un mero gimnasio donde sólo es necesario nuestra aptitud para desarrollar la escalada y no se necesita “casi” ninguna técnica para practicarla, así es normal que para muchos escaladores la cuerda, mosquetones, arnés o sistemas de aseguración sean grandes desconocidos.

No obstante la mayoría de estos usuarios suelen avanzar y probar el uso de la cuerda, por ese motivo aprender el correcto uso de todos los elementos se convierte en tarea primordial; el no estar correctamente informado de su uso puede resultar bastante peligroso, la muestra es los accidentes mortales producidos en ellos como resultado de malas aseguraciones, incorrectos chapajes o nudos defectuosos, pensar que nos encontramos en un medio controlado y carente de peligros es sin duda no de los peores errores a los que podemos llegar.

NATURAL

El gran enigma y la parte más compleja este medio esta muy alejado de la escalada indoor, requiere disponer de un conocimiento mayor sobre todos los componentes que intervienen, muy distinto a los que necesitamos para la escalada en rocodromos.

La mayoría de los practicantes de la escalada deportiva no son conscientes de los distintos parámetros o técnicas que entran en este nuevo medio y que deben ser analizados o usados de manera constante antes de proceder a realizar una escalada deportiva.

 

Roca: fundamental dado que es el soporte de la actividad, muchas zonas pueden presentar bloques o secciones potencialmente expuestas a desprendimientos, así como zonas con zonas de recepción en caídas potencialmente dañinas.

Equipamiento: factor que eleva o disminuye el grado de una vía de manera significativa, la cercanía o separación puede ser determinante; en algunas ocasiones y dependiendo del grado de equipamiento puede ser necesario contar con seguros “flotantes”, por otro lado conocer todos los tipos de anclajes y sus peculiaridades es pieza básica.

Descuelgues: no vale con solo subir hay que saber bajar, existen muchos tipos de materiales e instalaciones que deben ser conocidas y reconocidas así como sus técnicas de descenso, muchas veces éste no se encuentra en las mejores condiciones. Un capitulo merece el rapel, si bien no es habitual, las vías modernas de varios largos pueden exigir este método de descenso por eso se hace necesario puntualizar que esta maniobra es una de las más peligrosas y que requiere disponer de unos conocimientos muy profundos, muy alejados de rocodromos o escuelas de un largo.

Top Rope: a priori lo más sencillo y seguro, pero que esconde unos matices que lo pueden convertir en algo muy peligroso, no usar 2 puntos de anclaje, encordarse a un solo mosquetón o no usar el nudo adecuado son sólo algunos aspectos que pueden resultar fatales.

Rutas: longitud, recorrido, trazado deben ser evaluados antes de afrontar una escalada, los grados varían enormemente de una escuela a otra e incluso de sector en función del equipador.

Material: cintas, mosquetones, cuerda, arnés, casco, asegurador son elementos de la cadena de seguridad y que debe saberse su uso correcto, usar materiales CE y de marcas conocidas o que cuenten con todas las certificaciones es elemental.

Técnicas: posicionarse a la hora de asegurar, chapar, lugar que debe estar la cuerda al progresar, descolgarse, asegurar o maniobras de descuelgue son cosas que no se aprenden solas, aquí vale el dicho “Más vale que sobre que no que Falte”

Compañeros: no vale con que nosotros dominemos lo anterior, todos los participantes deben estar al mismo nivel y debemos estar asegurados que nuestro “compi” sabe realizar todas las maniobras.

Rapel: una maniobra compleja y no muy necesaria en el mundo de la deportiva, por este motivo suele ser relegada y que no se le da la importancia que se merece. Su dominio y técnica debe ser tarea previa de todo escalador.

Con todo lo expuesto sólo nos queda hacer una reflexión final, escalar es divertido y agradable, pero mucho más complejo que pensar que es una mera distracción con la que pasar un buen rato, conocer las técnicas y distintos aspectos que la conforman deben ser nuestro objetivo primordial antes de pasar a un escalón superior.


 

Conéctate con Sal&Roca! Síguenos en Facebook, Twitter e Instagram

facebook twitter instagram google+