SALUD Y NUTRICIÓN

8 consejos para ayudarte a tener un vientre plano

No te alarmes, la principal causa de un vientre hinchado es una mala digestión, no un exceso de grasa. Por ello, con estos pequeños cambios mejorarás tu sistema digestivo y tu vientre se verá más plano.

separacion

Si eres constante, notarás los efectos en cuestión de un par de semanas. No se trata de hacer dieta, sino de comer “limpio”.

1-AÑADE TODA LA FIBRA QUE PUEDAS

El estreñimiento es el peor enemigo para conseguir un vientre plano. Empieza tu día con una buena dosis de fibra, ya sea con fruta fresca, copos de avena naturales, bayas de goji Orgánicas o semillas de chía orgnánicas. Es importante tomar fibra soluble y no soluble ya que trabajan en sinergia para limpiar nuestro colon.

2-NO TE PASES CON LA SAL

El sodio nos hace retener líquidos, hinchando nuestra tripa. No añadas sal a tus comidas, opta por aliñar tus platos con zumo de limón y especias.

Todo lo que debes saber sobre la dieta paleo o paleolítica

3-INCLUYE POTASIO EN TU DIETA

Alimentos como el ACAI ORGÁNICO, los plátanos, acelgas o aguacates son muy ricos en este mineral. El potasio nos ayuda a eliminar el exceso de líquido en el organismo y mejora la hipertensión.

4-EVITA EL AZÚCAR PERO TAMBIÉN LOS EDULCORANTES

El azúcar es un desencadenante de la hinchazón, y los edulcorantes no se digieren completamente, por lo que las bacterias del intestino fermentan, provocando gases e hinchazón. Lee bien las etiquetas y evita todo lo que contenga azúcares añadidos y edulcorantes (sorbitol, xilitol, lactitol y maltitol). Por supuesto, evita también todos los refrescos, alimentos procesados y dulces industriales, ya que desequilibran nuestra flora intestinal.

Todo lo que debes saber sobre la dieta hiperproteica

5-MANTENTE HIDRATADO SIEMPRE

Cuando tenemos un buen nivel de hidratación, la fibra que ingieres a través de los alimentos se “infla” y limpia nuestras paredes intestinales, evitando el estreñimiento. Intenta beber al menos 8 vasos de agua sin gas al día, preferiblemente fuera de las comidas. Prueba con infusiones, fruta y verdura rica en agua (sandía, melón, apio, pera, por ejemplo).

6-EVITA LAS VERDURAS CRUDAS POR LA NOCHE

No hay duda de que son sanísimas, pero por la noche nuestro sistema digestivo está menos activo, y la fruta y verdura cruda pueden distender el estómago al crear mucho volumen. Prueba a tomar las verduras en sopas, hervidas o al horno para cenar.

Todo lo que debes saber sobre la dieta vegana

7-NO CONSUMAS PAN

La producción industrial de pan nos ha llevado a aumentar las necesidades de trigo, que se produce principalmente de forma transgénica o híbrida. El trigo no es el trigo de antaño, igual que el proceso de producción del pan no es el que era en la tahonas, y cada vez se usan más aditivos químicos para poder conseguir la textura, el sabor y aspecto del pan tradicional. Una alternativa saludable sería el pan de centeno.

8-HAZ EJERCICIO DE ALTA INTENSIDAD

No es cuestión de hacer mil abdominales si no de cuidar tu alimentación, y realizar ejercicio cardiovascular como mínimo 3 veces a la semana (preferiblemente la bici o elíptica para no dañar las articulaciones). No hace falta que las sesiones sean interminables, si no más bien que realices ejercicios de alta intensidad con intervalos de descanso muy cortos. Y si un día no vas al gim, trata de ir caminando a todos los sitios. 

Grasas buenas vs malas: Desmontando el mito de que todas engordan


 

Artículo escrito por Alicia Lamothe para el portal de alimentos de agricultura ecológica Baïa Food Co

baia

 


 

Conéctate con Sal&Roca! Síguenos en Facebook, Twitter e Instagram

facebook twitter instagram google+