SUDÁFRICA-CÁDIZ EN MOTO, EL RETO DE ‘EL BÚFALO’

Surfeando África

Recorrió el año pasado -en moto, solo y en pleno invierno- los 9.000 kilómetros que separan Alaska de Nueva York. Fernando García ‘El búfalo’ parte este jueves hacia Sudáfrica, con el objetivo de cruzar el continente africano de sur a norte, y presentarse en Conil de la Frontera (Cádiz) el próximo verano.

@FernandoOlmeda | “El búfalo” saborea una cerveza con un pinchito en una terraza del centro de Madrid mientras revisa cada centímetro del casco que acaba de comprarse. Le gustan mucho su color negro y su protector anti-polvo. En unas horas, inicia una aventura que va a ser seguida día a día por cientos de moteros de todo el mundo. Se le ve tan ilusionado como hace un año, cuando partió camino de Alaska, pero más tranquilo. Esta vez no se trata de un reto físico, llevar su cuerpo al límite. África es otra historia.

Fernando Olmeda: Recuerdo que cuando nos vimos, nada más regresar de Nueva York, con 9.000 kilómetros a tus espaldas, ya tenías pensado el siguiente viaje. Ese día ha llegado, y empezaría preguntándote si tienes todo preparado, pero, conociéndote, mejor no hacerlo. Imagino que no...

Fernando García: Tengo listo lo que hay que tener listo. O sea, un equipaje mínimo, las cámaras de video y de fotos, el trípode, el casco que acabo de comprar de oferta y estos pantalones vaqueros con los que di la vuelta al mundo. Vacunado estoy, así que poco más me queda. La moto y la tabla se compran en Johanesburgo, donde viven algunos familiares... Buenos, me falta un mapa de carreteras actualizado.

 

La principal diferencia respecto al viaje anterior es...

2015031111284122579

Hay muchas. La principal es que iré despacio. Por razones de presupuesto, la cilindrada de la moto será menor, y además llevaré una tabla en un costado. Se trata de llegar, pero también de disfrutar, de no sufrir, o al menos evitar el tipo de sufrimiento que me acompañó en Alaska. Quiero surfear cincuenta olas diferentes, cincuenta spots de la costa africana. Y eso lleva tiempo. Por eso el viaje será más relajado, más tranquilo. Se trata de unir dos pasiones -el surf y la moto- y disfrutar de la gente, los paisajes, el mar, las olas, la pesca... No es “mira lo que hago”, es “mira lo que puedes hacer tú, y si yo lo puedo hacer lo puede hacer cualquiera”.

Sabiendo que la palabra “miedo” no está en tu léxico, ¿cómo te planteas el viaje?

No tengo miedo, lo que tengo son dudas. En el viaje por Canadá y Estados Unidos no había más enemigo que el frío. Llegué a estar a cincuenta bajo cero. La frontera era un trámite bucrocrático. Parar, sellar, pagar, salir. Aquí no sé qué voy a encontrarme. No lo sé. De verdad, no tengo ni idea. Esta vez, llegar a cada una de las fronteras que tengo que atravesar será un reto, cada una será una meta. Sí es cierto que África es un continente convulso, hay guerras civiles, está el ébola, los grupos islamistas... 

África es...

Tenemos un concepto de África distinto al real. Desde hace años miramos a aquel continente como una amenaza. África no es la amenaza, siempre ha sido la victima. Lo que pasa es que nos lo han pintado así con el ébola -una cortina de humo que ha venido muy bien para despistarnos de otros temas-, y nos hablan del ébola de África, cuando ha sido solo en una esquinita. ¿Cuántas personas matan la malaria o el SIDA? Ese es el problema. Uno de los problemas.

Cada frontera que tengo que atravesar será una meta

¿Qué ruta vas a seguir?

Sé dónde voy a empezar y dónde quiero terminar. ¿El camino? No lo sé. ¿Países? No lo sé. No tengo una ruta prefijada. La idea inicial es subir por Namibia y Angola, y a partir de ahí ya veremos. Si se planifica mucho se pierde el sentido del viaje.

Supongo que no habrás estudiado posibles recorridos o rutas alternativas, ubicación  de estaciones de servicio...

¡Cómo voy a pensar en gasolineras si aún no tengo ni moto! Cuando sepa la autonomía que tiene, ya veré. Y como siempre, cuando llegue a una gasolinera preguntaré dónde queda la siguiente.

Te veo más fuerte que hace unos meses...

Me he preparado físicamente. Este invierno, menos tabaco y más olas. Para surfear donde no hay nadie, no puedes ir de cualquier manera.

África no es la amenaza, siempre ha sido la victima

¿Podrá seguirse el viaje en directo? 

Sí, podrá conocerse dónde me encuentro en cada momento entrando en el blog del viaje

¿Presupuesto?

3.500 euros en total, incluyendo el vuelo, la compra de la moto, la tabla y el material básico. Muy poco. Como en el Alaska-Nueva York, tengo el apoyo de pequeños empresarios de Puerto Real, Conil, El Palmar, El Puerto de Santa María y Málaga. Además de la venta de camisetas. Antes de salir de Sudáfrica, impartiré clases de surf (ya lo hice otra vez que estuve) para no iniciar el recorrido totalmente tieso.

2015031111284132361

Llegada a Cádiz prevista para...

Dentro de tres meses, si se dan bien las cosas. Pero no me importa que sean seis. El caso es llegar a la plaza de España de Conil, e, inmediatamente después, ponerme a montar el documental del #sudafricadiz.

La máxima de #sudafricadiz es...

R: Sonreír todos los días.