Así es volar sobre la ola más grande jamás surfeada

El mismo día que Rodrigo Koxa surfeó la ola récord, otro surfista tuvo un encuentro muy cercano con la muerte.

separacion

La pared de agua que arriba te mostramos fue la que rompió el record mundial de la ola más grande jamás surfeada. Fue el brasileño Rodrigo Koxa quien montó dicha ola, una bestialidad de más de 24 metros de altura. La hazaña se llevó a cabo en noviembre de 2017, aunque no ha sido hasta estos días cuando Koxa ha sido homenajeado por los Premios Big Wave de la World Surf League.

Fue el día 8 de noviembre de 2017 cuando el surfista brasileño de 38 años consiguió dominar una ola de más de 24 metros (80 pies) de altura en Praia do Norte, frente a la costa de Nazaré, Portugal. El 28 de abril, la World Surf League le otorgó el Quiksilver XXL Biggest Wave Award con un premio de 25.000 dólares. El vuelo de Koxa batió también el récord mundial Guinness de la ola más grande jamás surfeada.

"Estoy tan feliz... este es el mejor día de mi vida", dijo Koxa en los premios. "Es un sueño hecho realidad."

El surfista británico Andrew Cotton sufrió una desgraciada caída el mismo día y en el mismo lugar que se estableció el récord de Koxa, teniendo que ser evacuado con lesiones en la espalda. Aquí puedes ver en inglés la crónica de lo sucedido y sus palabras tras el casi fatal accidente y, a continuación, el video del wipe out:

Previamente, el récord fue establecido por el surfista hawaiano Garrett McNamara en 2011 con una ola de 23,77 metros (78 pies) de altura frente a la misma costa. Otros surfistas han dicho que batieron ese récord de 2011, pero la ola de Koxa es la única que se ha podido confirmar: los expertos pueden medir una ola desde la cresta hasta la cresta comparándola con el tamaño de las personas que la navegan.

En el vídeo se puede comprobar como un jet ski desliza a Koxa por la ola. En aguas menos extremas, los surfistas suelen remar olas antes de cabalgarlas, pero como el rodillo de 24 metros de altura de Koxa es demasiado rápido, remolcarlo en un jet ski le permite acercarse. El jet ski le libera y en segundos, las poderosas aguas le acechan. Koxa apenas logra evadir la ola mientras ésta se precipita como una avalancha detrás de él.

rodrigokoxanazare

LA ola

Koxa es un surfista experimentado y esta vez pudo escapar ileso. En 2014, tuvo un acercamiento a la muerte en la misma playa. La experiencia le provocó una depresión de cuatro meses donde tuvo pesadillas, no pudo viajar y se asustaba fácilmente.

No es coincidencia que Koxa y Cotton montaran enormes olas en la misma playa el mismo día. La ubicación y la geografía de la playa de Nazaré lo convierten en un territorio privilegiado y un imán para los intrépidos surfistas.

Y es que esta playa se encuentra bajo la influencia del llamado "Cañón de Nazaré", una gran fisura oceánica la más grande de Europa con más de 230 km de longitud y 5 km de profundidad.

Gracias a este desfiladero submarino, enormes olas llegan a la costa con toda su fuerza y energía, donde combinadas con la correcta dirección del viento, se crean unas condiciones excepcionales para el surf tow-in o surf remolcado.


 

Conéctate con Sal&Roca! Síguenos en Facebook, Twitter e Instagram

facebook twitter instagram google+