Consejos para surfear en un lugar que no conoces

Esperamos que estos consejos te puedan servir en tu próximo viaje solitario por alguna costa recóndita, tu próximo fin de semana de surf con los amigos en Asturias o tus sesiones en las olas plagadas de Bali.

© Antoine Lacoste
© Antoine Lacoste

separacion

Seamos surfistas de Madrid o locales de una playa, a todos nos gusta viajar y descubrir olas nuevas. Una de las mejores formas de progresar es aventurarse a correr olas de todo tipo: derechas, izquierdas, tubos, puntas, beach breaks, etc. En esta ocasión te daremos algunos consejos para tomar en cuenta la próxima vez que vayas a surfear una ola por primera vez. Algunos de estos consejos te servirán cuando tu destino sea una ola famosa en las cual no faltan los surfistas mala leche. Otros están más enfocados en viajes aventureros donde esperas ser el único en el agua o incluso el primero en surfear esa ola.

Investiga y estudia las condiciones

Primero, junta toda la información sobre el lugar antes de viajar. Si es un spot conocido, una pequeña búsqueda en wannasurf o en la web te simplificará la vida. En el caso de ser un lugar desconocido, tendrás que preguntarle a alguien que conozca el sector, comparar con otros spots cercanos o investigar por google earth. Quieres saber cuál es la mejor época del año para tu nivel de surf, que marea funciona mejor, que viento, que traje vas a necesitar, si serán útiles tus botines para el reef los erizos y el frio, cual es la mejor ubicación para tu alojamiento, si hay posibilidad de aparcar tu furgo, si se pueden arrendar tablas en el sitio o conviene llevar tu propio equipo, que accesorios vas a necesitar, cuanto te va a cobrar la aerolínea por tu tabla, etc. Pídele consejos a un amigo que haya ido, donde dormir, donde comer, donde está la ola secreta (si te lo dice, es un amigazo!) y luego puedes decidir por ti mismo como quieres hacer la cosas. Segundo, estudia el reporte de olas, la peor pesadilla del surfista es planear un surftrip todo el año y que no haya olas por dos semanas cuando llegas. Lo ideal sería partir apenas el reporte indique que la cosa va a estar buena, en la práctica sabemos que las vacaciones no siempre cuadran con las olas y si tienes tu pasaje comprado solo te queda cruzar los dedos.

Observa tu entorno y cuida tus cosas

Esto puede parecer evidente pero el contexto en el cual surfeamos puede tener una gran influencia sobre como decidimos meternos al agua. Si estás en un lugar plagado de gente o con mala reputación, probablemente no sea buena idea dejar tu mochila sola en la playa mientras persigues los tubos. Lo mismo pasa con el coche, no dejes tus cosas a la vista… El surfista es una presa fácil ya que al cerrar su coche estará un par de horas ausente y probablemente habrá dejado su billetera y su teléfono adentro. Una cosa básica que puedes hacer y que te puede ahorrar malos momentos es encontrar un buen escondite en tu coche para guardar las cosas de valor; no quieres perder tu billetera con tu dinero y tu pasaporte mientras estabas surfeando en Mozambique. Otro truco sencillo para los que no tenemos coche, e incluso los que sí tienen, es dejar tu mochila en algún local, restaurante, tienda o escuela de surf que te inspire confianza. Lo mismo pasa con las llaves del coche, puedes dejarlas escondidas por ahí (ojo que nadie te vea) o dejárselas a alguien que esté trabajando por ahí y sabes que estará a la vuelta. Como última opción, encuentra un lugar que no esté a la vista y esconde tu mochila haciendo un hoyo o como puedas. Ahora si estas en una playa desierta o que sabes tranquila y segura deja tus cosas en la playa y disfruta! Idealmente quieres que tus cosas o tu coche estén visibles desde el agua y echar un vistazo de vez en cuando. De todas formas, trata de andar con lo mínimo, deja tus cosas de valor escondidas en el hostal, con tus amigos o lo que sea para no andar preocupado mientras surfeas y disfrutar de tu sesión al máximo.

antoine

Pincha en la imágen para leer el artículo 'Surf y espiritualidad: ser uno con el Océano'

Observa el mar y los locales

Cuando surfeas una ola por primera vez, no te apresures, toma un momento para ver cuál es la mejor forma de entrar y la mejor forma de salir del agua. No serías el primero en revolcarte contra las piedras, dañando tu equipo, tu cuerpo y tu honor. Cuando es un spot conocido, simplemente mira por donde entra y sale la gente, sobretodo el niño localazo de 13 años con su melena desteñida. Si tienes la suerte de estar solo, deberás deducir por ti mismo la forma de entrar, la forma de salir, y como evitar las corrientes. Otra cosa muy importante es localizar los piedrotes asesinos antes de entrar al agua, y siempre tener ojo con tu posicionamiento una vez dentro del agua. La mejor forma de ubicarse es tener un punto de referencia en la playa, una piedra en el agua, y algún otro punto al costado si es un point break. Si estás a la aventura, es recomendable llegar por lo menos un día antes que las olas y experimentar mientras el mar está tranquilo y amigable, así te sentirás más cómodo y confiado cuando entren los tubos gigantes. Incluso puedes llevar una máscara de buceo y hacer un reconocimiento del fondo para identificar la fauna, piedras y secciones que podrían ser peligrosas a la hora de surfear.

Respeta a los locales

Ya seas local de una playa o surfista de ciudad, lo más probable es que te topes con locales mientras estés viajando. Si eres local de tu playa, trata a los visitantes como te gustaría que te trataran a ti en tu próximo surf trip. Cuando surfeas un lugar por primera vez, quieres mantener perfil bajo, no vayas directo a la punta, no grites con tus amigos como si fueras dueño del lugar, y ni hablar de robarle la ola a alguien. Lo mejor que puedes hacer es entrar tranquilito, observar quien está en el agua, quienes son los locales y saludar con buena onda. Espera que pasen una o dos series para ver con que estás lidiando y luego empieza a correr olas, es mejor ir por la mediana y la más chica al comienzo y si ves que se te da bien puedes ir por la grande. Hay olas que son extraordinarias y que todos queremos surfear como Pipeline, Teahupoo, Mundaka o Padang Padang, pero meterse allí puede ser un infierno por toda la competencia que hay, y solo vale la pena si tienes un muy buen nivel. Si quieres surfear una ola difícil, con muchos locales, no conoces a nadie y no tienes un excelente nivel, las cosas se te van a poner complicadas, y lo mejor que puedes hacer si quieres esa ola es despertarte a las 5 de la mañana y aprovechar mientras no haya mucha gente, y luego mucha mucha paciencia. Si quieres surfear un spot con crowd, vas a tener que ganarte el respeto e imponer tu presencia, nadie te va a regalar nada, tienes que estar activo y buscar tu ola, elige bien cuales vas a remar y no las remes todas, y lo más importante es que si te comprometes con una ola, vás! No puedes echarte atrás o nadie te dejará surfear. Tienes que encontrar el equilibrio entre estar determinado, activo y dispuesto a ganar la posición y estar tranquilo, esperar tu turno, respetar a los demás. No te desesperes si un local tiene una actitud de mierda y no respeta a nadie, trata de evitar la violencia pero defiéndete si es necesario.

Lleva un kit de primeros auxilios para ti y para tu tabla

El surf puede ser un deporte peligroso, y la mayoría de los accidentes son cortes con tu tabla o la de otro, o algún corte con las piedras. La mejor cosa que puedes tener en tu bolsa es desinfectante y suturas adhesivas steri strip, con esto solucionarás el 80% de tu accidentes y te ahorrarás un buen dinero. Si no te aguantas las ganas de surfear a pesar de tener un tajo en la cara, te recomiendo usar un parche impermeable y mantener la herida tapada del sol. Esto aplica sobre todo si estás viajando en otro país y en zonas despobladas, necesitas las herramientas básicas para sanarte. Averigua cuales son la enfermedades típicas de la zona, compra algunos medicamentos y vacúnate si es necesario. Si estás surfeando solo lejos de toda civilización, ya eres un ídolo, Dios te bendiga, pero deberás conocer tus limites, no te expongas a riesgos innecesarios tanto dentro como fuera del agua. Por fin, tu tabla también tiene derecho a su seguridad, trata de cubrirla con ropa y toallas en los transportes y ojalá uses una funda decente. Otras cositas indispensables en tu kit de viaje son el solarez, un poco de lija y tape metálico. Acuérdate de llevar cera apropiada para el lugar, una llave de quillas, un leash de repuesto y un cordelito para el leash.

Esperamos que estos consejos te puedan servir en tu próximo viaje solitario por alguna costa recóndita, tu próximo fin de semana de surf con los amigos en Asturias o tus sesiones en las olas plagadas de Bali.


 

Conéctate con Sal&Roca! Síguenos en Facebook, Twitter e Instagram

facebook twitter instagram google+