Montes Tatras y la capital del invierno

Puede parecer un tanto extraño que, incluso en verano, a Zakopane (una villa de los Alpes que se encuentra a poco más de 100 kilómetros de Cracovia) se la denomine como la capital del invierno pero lo cierto es que en invierno hace las delicias de quienes disfrutan con los deportes de nieve y en verano se puede estar en un entorno que hace las veces, gracias a sus preciosas cabañas de madera, su gastronomía y, por supuesto, sus Montes Tatras. Eso sí, con una temperatura mucho más agradable.

Por supuesto si uno va a Polonia, y concretamente a Cracovia, hay unos cuantos lugares que resultan imprescindibles y a los que se tiene acceso de la mejor manera posible: con tours guiados en español. Así, se puede estar seguros de dar con profesionales que saben todos los entresijos y la historia que ha llevado a esta ciudad hasta su presente, pero en esta ocasión nos desplazamos a más o menos una hora de distancia para disfrutar de la naturaleza porque el paisaje de los Montes Tatras no deja indiferente a nadie.

Por qué visitar los Montes Tatras

Quienes se dirigen a este lugar (y son miles de personas al año las que lo hacen) van en busca, ante todo, de la belleza de la propia naturaleza. Los Montes Tatras son la frontera natural entre Eslovaquia y Polonia y cuentan con una amplía fauna y flora local, así que las travesías por este lugar y las visitas de un día con guía en español son más que recomendables.

En el año 1949 a esta región se la declaró como Parque Nacional de los Tatras por lo que pasó a ser un área protegida al norte de los Alpes. En definitiva, todo un espectáculo para la vista, máxime si se viene de la ciudad y no se está en contacto habitualmente con zonas donde la naturaleza aún se mantiene espléndida.

A lo largo del recorrido lo que se va a encontrar el senderista son cordilleras, valles y, por supuesto, cascadas. Además, si lo que se busca es hacer algo de alpinismo, este lugar es el perfecto para ello porque hay terrenos que se prestan fácilmente. Lo mismo pasa con el ciclismo y, contrario a lo que se pueda pensar, hay rutas pensadas para todos los niveles, lo mismo que para los senderistas.

Por si fuera poco en los Montes Tatras uno puede contar con la diversión asegurada porque tanto adultos como niños a buen seguro darán con la actividad que más les interese. A las anteriores hay que sumar la pesca, el patinaje, el parapente o los paseos a caballo. Incluso si, por el motivo que sea, no se quiere subir a lo alto de alguna de sus montañas pero sí se quiere disfrutar de sus vistas, se puede optar por contar con un teleférico que llega hasta el pico Lomnický štít.

Qué ver en Zakopane

Pero la capital del invierno (Zakopane) da para mucho más. Su oferta de ocio pasa por contar con cines, teatros, discotecas y restaurantes. Algo que no puede faltar es acudir a alguno de sus conciertos tradicionales en vivo.

Y para llevarse un buen recuerdo consigo, nada mejor que acudir a los mercados callejeros y hacerse con algunos de sus productos tradicionales (como los quesos o las artesanías del lugar).


 

Conéctate con Sal&Roca! Síguenos en Facebook, Twitter e Instagram

facebook twitter instagram google+