Cómo los plásticos hechos con plantas podrían ser la respuesta al problema del desperdicio mundial

Los plásticos no sostenibles y de un solo uso representan hasta el 40% de la producción mundial de plástico.

Foto: Shutterstock
Foto: Shutterstock

separacion

Los plásticos son materiales increíblemente útiles con propiedades extremadamente diversas, que permiten una multitud de aplicaciones diferentes que benefician nuestras vidas.

Botellas y bolsas a un lado, solo en el campo de la medicina, los plásticos se han usado para válvulas cardíacas artificiales, implantes y dispositivos médicos, liberación controlada de medicamentos, superficies especializadas y recubrimientos que repelen el agua, bacterias orgánicas… la lista es interminable.

Pero, con los desechos de plástico marino, que se estiman en 250 millones de toneladas en 2025, los gobiernos de todo el mundo están empezando a pensar cómo superar este problema tan importante.

Una parte fundamental de este problema es que los plásticos no sostenibles y de un solo uso representan hasta el 40% de la producción mundial de plástico. Esto equivale a alrededor de 128 millones de toneladas. La gran mayoría de estos plásticos tienen bajas tasas de reciclaje y no se biodegradan en un lapso de tiempo aceptable: el polipropileno puede demorar milenios en descomponerse adecuadamente.

Peor aún, si estos plásticos acaban en el medio marino, el movimiento del mar junto con la luz del sol pueden hacer que los plásticos se fracturen en pequeñas partículas llamadas “microplásticos”.

Si bien se ha demostrado que la presencia de macro y microplásticos en nuestros océanos tiene un efecto perjudicial sobre la vida marina, el efecto nocivo sobre la salud humana es latente.

A principios de año entró en vigor la prohibición de la producción de cosméticos y productos para el cuidado personal con microesferas de plástico. Aunque siendo realistas, esto solo representa unas 680 toneladas estimadas de microplásticos por año en el Reino Unido.

El problema con los plásticos

Está claro entonces que los desechos de plástico son un problema complicado que abarca la economía, la sostenibilidad, las presiones sociales y la infraestructura de reciclaje en los países desarrollados y en desarrollo.

Pero si bien es ampliamente conocido que los plásticos pueden ser un problema para el medio ambiente, lo que no se conoce con frecuencia es que la persistencia de los plásticos en el medio ambiente está estrechamente relacionada con la forma en que se fabrican.

La gran mayoría de los plásticos se fabrican con materiales a base de aceite, lo que significa que, por su naturaleza química, muchos plásticos no tienen contenido de oxígeno. Esto los hace muy hidrofóbicos (que odian el agua) y, como tal, es muy difícil que las bacterias o enzimas comunes los descompongan si acaban en el medio ambiente.

En las últimas décadas, ha aumentado la conciencia de nuestra dependencia de un suministro limitado de petróleo y esto ha impulsado la investigación de fuentes alternativas y sostenibles de productos químicos.

En particular, el concepto de utilizar materiales biológicos como un recurso en lugar de materiales a base de petróleo realmente ha cobrado impulso. El material biológico sostenible puede ser cosechas de desecho, desechos de madera, desperdicios de alimentos, de hecho, cualquier materia biológica de desecho.

Lo más importante es que estos materiales naturales de base biológica se pueden descomponer fácilmente en bloques de construcción químicos más pequeños, llamados “moléculas de plataforma”, que a su vez pueden usarse para fabricar otros productos químicos útiles, incluidos los plásticos.

Bloques de construcción de la naturaleza

Usando estas moléculas de plataforma, el Centro de Excelencia de Green Chemistry de la Universidad de York, ha estado trabajando con la industria del plástico para crear una nueva generación de poliésteres de base biológica.

A menudo se utilizan para fabricar fibras para prendas de vestir, así como películas y recipientes para líquidos y alimentos. Los materiales resultantes son totalmente a base de plantas, reciclables y, lo que es más importante, completamente biodegradables.

Además de la sostenibilidad, el gran beneficio de usar biomasa como recurso es la gran cantidad de oxígeno que se incorpora a las estructuras químicas de la naturaleza (celulosa, glucosa, etc.)

Al usar materiales biológicos para hacer plásticos de base biológica, el contenido de oxígeno se mantiene en el material. La esperanza es que al tener un alto contenido de oxígeno, los plásticos de base biológica tendrán una biodegradabilidad alta pero controlada. Esto significa que el plástico con base biológica se puede descomponer total y seguramente en materiales de partida benignos.

Pero aunque esta nueva generación de plásticos sostenibles es un gran paso adelante, y un plástico compostable es de gran beneficio, este no es el objetivo final para todos los plásticos de base biológica.

Economía circular

La economía circular se trata de mantener los recursos en un ciclo constante, reutilizarlos y reciclarlos tantas veces como sea posible. Esto ayuda a minimizar el desperdicio y reducir la necesidad de nuevos recursos.

Tratar los residuos plásticos como un recurso más que como un problema es un cambio importante que no debe ocurrir en las próximas décadas. Esto ayudará a preservar nuestros materiales químicos restantes, así como a proteger nuestro medio ambiente.

plasticos-2

Foto: Pexels

Los plásticos son una parte fundamental de la sociedad moderna y están aquí para quedarse. En última instancia, la sociedad tiene que alejarse de los productos basados en el petróleo hacia alternativas sustentables de base biológica. Pero independientemente de si un plástico es a base de aceite o de origen vegetal, el mayor impacto que puede tener en el ciclo de vida de un producto de plástico es reutilizarlo y reciclarlo.

Como consumidor, esto significa que tiene la opción y el poder de tener un impacto positivo. Averigüe dónde está su punto de reciclaje de desechos de plástico más cercano y busque promocionar la recolección en el hogar y el reciclaje adecuado de todo tipo de desechos de plástico.

La conversación La próxima vez que use la última salsa de tomate, ayude a preservar nuestros recursos asegurándose de que sus desechos plásticos permanezcan en el ciclo de reciclaje. (Fuente: The Conversation)


 

Joaquín Cotta es director instructor de La Madrileña de Surf (1ª Escuela de Surf de Madrid).

Diplomado en Ciencias Empresariales y licenciado en Publicidad y Relaciones Públicas, además es técnico deportivo de surf por la Federación Española y NSCA-CPT, entre otras calificaciones deportivas. Emprendedor e innovador, promotor del surf dentro y fuera de la capital.

 

logo-madrileña-surf

Nosotros_MadridSurfSchool


 

Conéctate con Sal&Roca! Síguenos en Facebook, Twitter e Instagram

facebook twitter instagram google+