miércoles 21.08.2019
series: nutrición

¿Contribuyen las dietas veganas a la malnutrición en los países desarrollados?

¿Contribuyen las dietas veganas a la malnutrición en los países desarrollados?

separacion

El hambre oculta afecta a más de dos mil millones de personas en todo el mundo. La causa es la falta crónica de micronutrientes esenciales en la dieta, como las vitaminas y los minerales. Puede que los efectos de estas deficiencias nutricionales no se aprecien de manera inmediata, pero cabe la posibilidad de que deriven en consecuencias realmente graves, entre las que se podrían encontrar una resistencia menor a las enfermedades, trastornos mentales e incluso la muerte.

Aunque la mayoría de los casos de hambre oculta se dan en países en vías de desarrollo, este fenómeno está comenzando a generar preocupación en la salud pública de los países más desarrollados. Por ejemplo, la falta de yodo es la causa más común de trastorno mental prevenible, y Reino Unido se sitúa séptimo en la lista de los diez países con mayor deficiencia de yodo. Por otra parte, los datos que llegan desde Estados Unidos revelan que más de un cuarto de los niños padecen falta de calcio, magnesio o vitamina A, y más de la mitad sufren una carencia de vitaminas D y E.

Confluyen varias causas que ocasionan el hambre oculta en países desarrollados. Una de las principales se halla en el consumo (generalmente por aquellas personas con menos recursos económicos) de alimentos baratos, hipercalóricos, bajos en nutrientes y altamente procesados. Incluso aunque se consuman alimentos frescos, estos contienen un menor número de micronutrientes que antaño debido a la pobre calidad del suelo, que ha empeorado por culpa del cambio climático y por una gestión agrícola deficiente.

La creciente tendencia del veganismo

La creciente tendencia del veganismo podría llegar a convertirse en otra de las causas del hambre oculta en el mundo desarrollado. Según datos de la Vegan Society (Sociedad Vegana), el número de personas que han adoptado una dieta vegana en Reino Unido se ha multiplicado por más de cuatro en la última década. Un estudio encargado por el Vegetarian Resource Group (Grupo de Investigación Vegetariana) reveló que cerca del 5% de la población de Estados Unidos es vegetariana, y alrededor de la mitad de ese número practica el veganismo. (Nota del editor: Según la consultora Lantern, el 7'8 % de los adultos residentes en España es veggie).

Consumir una dieta basada en vegetales puede reducir el riesgo de sufrir enfermedades de carácter crónico y es beneficioso para el medio ambiente, pero las dietas veganas confeccionadas de manera defectuosa, es decir, aquellas que no reemplazan los nutrientes esenciales que se encuentran en la carne, pueden producir importantes carencias de micronutrientes.

La salud de los huesos supone una preocupación para los veganos. Suelen ingerir menores cantidades de calcio y vitamina D, lo que se traduce en una menor densidad mineral ósea y un menor nivel de vitamina D en sangre, datos que son comunes en los veganos de todo el mundo. A esto se añade que el índice de fracturas de huesos es un tercio mayor en los veganos comparado con el resto de la población.

Los niveles de omega-3 y de yodo son también más bajos comparados con los de los consumidores de carne, así como los niveles de vitamina B12, la cual se obtiene principalmente mediante alimentos procedentes de animales. En los veganos se han descubierto índices más altos de falta de vitamina B12 comparados con los hallados en los vegetarianos y en los consumidores de carne. Los síntomas pueden llegar a ser importantes, desde cansancio y debilidad extremos hasta mala digestión, pasando por retrasos en el desarrollo en los niños. Si no se trata, la deficiencia de vitamina B12 puede originar un daño nervioso irreversible.

La obtención de una menor cantidad de vitamina B12 de lo recomendado es normal en mujeres embarazadas y en los países menos desarrollados. Sin embargo, la frecuencia de deficiencia entre los vegetarianos y los veganos de países más desarrollados varían de manera llamativa según los diferentes grupos de edad. Aunque no sean considerados deficientes, los bajos niveles de vitamina B12 pueden resultar perjudiciales para la salud, llegando a incrementar el riesgo de sufrir una enfermedad cardiaca.

La falta de vitamina B12 es normal durante el embarazo. Anna Om/Shutterstock

Posibles soluciones

Los veganos pueden prevenir la deficiencia de micronutrientes mediante el consumo de alimentos enriquecidos (alimentos a los que se han añadido vitaminas y minerales) y de suplementos. Sin embargo, las personas que siguen una dieta basada en plantas a menudo no toleran los suplementos, ya que estos interfieren en la absorción de otros nutrientes importantes.

Además, los suplementos veganos derivados de las plantas suelen tener una actividad biológica baja en los humanos. Hay estudios que demuestran que los suplementos veganos de vitamina D2 resultan menos efectivos que los suplementos de vitamina D3 (utilizados habitualmente) a la hora de aumentar los niveles de vitamina D en sangre. Otros suplementos, como los de vitamina B12, casi con total seguridad no producirán efecto alguno en el organismo.

El hambre oculta es ampliamente reconocida y está siendo abordada en países en vías de desarrollo con la puesta en marcha de programas organizados de biofortificación a gran escala. Quizá se deba llevar a cabo alguna acción similar para afrontar este problema en el resto del mundo.The Conversation

Chris Elliott, Professor of Molecular Biosciences, Queen's University Belfast; Chen Situ, Lecturer, School of Biological Sciences, Queen's University Belfast y Claire McEvoy, Lecturer, School of Medicine, Dentistry and Biomedical Sciences, Queen's University Belfast. Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation.


 

Conéctate con Sal&Roca! Síguenos en Facebook, Twitter e Instagram

facebook twitter instagram google+

¿Contribuyen las dietas veganas a la malnutrición en los países desarrollados?