Hierbas medicinales: una tendencia creciente, ¿un problema creciente?

separacion

A medida que cada vez más gente cuestiona la farmacología tradicional, los tratamientos alternativos crecen en popularidad. Hay que sumar además las teorías y rumores que corren acerca de enfermedades de las que ya existiría una cura pero no son rentables para la industria farmacéutica. Todos estos factores y muchos más están alimentando el gran negocio creciente que son las hierbas medicinales.

La práctica de la medicina herbaria se basa en el uso terapéutico de las plantas medicinales como sustitutas de las medicinas farmacéuticas o en combinación. De las plantas se usan sus extractos en diversas formas de preparación, para mejorar el estado de salud. Según la OMS, los medicamentos herbarios abarcan las hierbas, material herbario, preparaciones herbarias y productos herbarios acabados, que contienen como principios activos partes de plantas u otros materiales vegetales, o combinaciones de esos elementos, y su uso está bien establecido y ampliamente reconocido como inocuo y eficaz.

La medicina herbaria se utiliza desde tiempos remotos para curar o aliviar las enfermedades, dando lugar a los fitofármacos, y es apreciada por bajo coste y por los reducidos índices de toxicidad, en comparación con los productos de síntesis.

Las razones para recurrir a la medicina alternativa pueden ser tan personales como la necesidad de uno mismo de tener la sensación de controlar todo lo que ingiere su organismo. Para otras personas la razón puede residir en querer explorar remedios naturales menos conocidos para una enfermedad. 

Independientemente de cual sea la elección, lo que está claro es que la medicina alternativa es un hecho que genera una gran controversia y reacciones muy encontradas. O se es un seguidor o el mayor escéptico.

La medicina alternativa (enfocándonos principalmente en los suplementos a base de hierbas) es una industria que mueve más de 39.000 millones de dólares tan solo en Estados Unidos, donde la mitad de la población dice haberla probado alguna vez en su vida. Sin embargo, la cifra que más nos preocupa es la que nos indica que únicamente un tercio de los tratamientos de medicina alternativa han sido testados.

Según informaba el diario USA Today, muchos consumidores estadounidenses han citado la desconfianza hacia las grandes empresas farmacéuticas como una de las principales razones por las que se inclinan hacia el uso de terapias tradicionales. Sin embargo, Paul Offit, reputado pediatra especializado en enfermedades infecciosas del Hospital de Filadelfia, argumenta que la industria de la medicina alternativa está tan enfocada en la curación como en los beneficios.

En otras palabras, las personas que venden dichos suplementos, polvos o tés realmente no pueden en su mayoría decir si los tratamientos mejoran las dolencias de un paciente, al igual que tampoco pueden garantizar la seguridad de sus productos.

Toda persona es libre de tomar las terapias alternativas que quiera, pero Offit quiere que los consumidores sepan que están contribuyendo a una industria impulsada por los beneficios y que pueden estar invirtiendo en nada más que promesas vacías.

Los controles legislativos sobre plantas medicinales no han evolucionado según un modelo estructurado de control. Hay diferentes maneras en las cuales los países definen las plantas o hierbas medicinales o los productos derivados de las mismas, y los países han adoptado diversos enfoques en la autorización, la expedición, la fabricación y la comercialización para asegurar su inocuidad, calidad y eficacia.

A pesar de que los medicamentos herbarios se han usado durante muchos siglos, solo una cantidad relativamente pequeña de especies de plantas se ha estudiado para las posibles aplicaciones médicas. Se dispone de datos sobre la seguridad y la eficacia de un número aun menor de plantas, sus extractos y principios activos y las preparaciones que las contienen.

La conclusión que podemos sacar de todo esto es que cada uno es libre de tomar las decisiones que quiera respecto a cómo tratarse, pero lo que se ha de ser en todo momento es consciente de las consecuencias que dichas decisiones tengan para la salud. Detrás del mundo de las hierbas medicinales hay una industria muy potente, en muchos casos abarcada por la propia industria farmacéutica y que no nos dejemos embaucar por supuestos gurús o noticias de dudoso rigor científico. Lo más adecuado será consultar a uno o varios especialistas y ser consecuentes con las decisiones que tomemos.


Fuentes:

  • http://apps.who.int/medicinedocs/es/d/Jwhozip58s/3.html
  • http://www.scielo.org.pe/pdf/afm/v77n4/a02v77n4.pdf
  • http://www.fao.org/docrep/005/y7605s/y7605s03.htm
  • https://en.wikipedia.org/wiki/Paul_Offit
  • http://theplaidzebra.com/herbal-medications-growing-trend-growing-problem/
  • https://eu.usatoday.com/story/news/nation/2013/06/18/book-raises-alarms-about-alternative-medicine/2429385/
  • https://www.smithsonianmag.com/smart-news/alternative-medicine-is-a-34-billion-industry-but-only-one-third-of-the-treatments-have-been-tested-879411/

 

Conéctate con Sal&Roca! Síguenos en Facebook, Twitter e Instagram

facebook twitter instagram google+​​