Surfing corchopanero

Ese corchopan al que todos mirábamos mal al principio pero que ahora se ha convertido en nuestro mejor amigo del surfing mediterráneo.

Surfing corchopanero. Nuria Boldó from Nuria Boldó on Vimeo.

separacion

Mirar las previs día tras día, hora tras hora, deseando que llegue “el momento”. Ese momento que todos deseamos con ansia y desesperación, una fe absoluta en el mar y un positivismo extremo fuera de lo común.

Todos sabemos que cabe la posibilidad de que no llegue nunca, pero que nosotros seguimos esperando ese “día de olas”. Nos aprendemos las previs, nos quedamos horas delante del mar mirando al horizonte en busca de algún indicio de movimiento en el mar, intentamos sentir ese viento de levante tan deseado, enceramos las tablas una y otra vez...

Hasta que un día, así, sin más, sin avisar, inesperadamente... te acercas a la playa y ves que sale una olita surfeable. Medio metro mediterráneo, que en realidad sería una orillerita sin fuerza y por el tobillo... Pero oye, ¡una ola es una ola! Y aquí en el Mediterráneo no vamos sobrados, no estamos como para desaprovechar ocasiones, que hay pocas...

Así que, al agua a echar unas risas con ese corchopan al que todos mirábamos mal al principio pero que ahora se ha convertido en nuestro mejor amigo del surfing mediterráneo!