MATERIAL BÁSICO

Cómo preparar una mochila para la montaña

¿Sabes cómo distribuir el contenido en tu mochila? ¿Qué material y mochila adecuada necesitas para cada ocasión?

The items we carry CC BY-NC-SA 2.0 Brian & Jaclyn Drum
The items we carry CC BY-NC-SA 2.0 Brian & Jaclyn Drum

separacion

¿Qué material debemos llevar en nuestra mochila cuando nos preparamos para una salida a la montaña? Es una pregunta recurrente siempre que nos estamos preparando para alcanzar alguna cima de montaña o para una simple ruta de senderismo. ¿Se nos olvida algo importante? o ¿somos demasiados precavidos al llevar tanto material encima?

Es una pregunta difícil de responder, y que la propia experiencia nos hará que con el tiempo nuestra mochila vaya lo más optimizada posible ante cualquier salida. Desde aquí pretendemos dar algunos consejos y hacer una lista de material que os ayude a no olvidar nada importante dependiendo del tipo de actividad que vayáis a realizar y de la duración de la misma.

mochilero

Mochila cargada

Lo primero que nos modificará completamente el contenido de nuestra mochila será el número de días que la vayamos a utilizar en nuestra salida, pues no será lo mismo una salida de unas horas que dos o tres días sin pasar por casa. El tema de las grandes expediciones lo dejaremos para otro artículo. También dependerá de si pasamos la noche en tiendas de campaña o refugios, y si debemos de cocinar o comeremos de la comida de un refugio guardado de montaña. Y, por último, variará según el tipo de actividad que realicemos, ya sea senderismo, montañismo o alpinismo, con o sin probabilidad de nieve.

Como son muchas las combinaciones que se nos pueden presentar, lo que vamos a hacer es presentar diferentes apartados con material clasificado en base a diferentes criterios, por lo que iremos eligiendo aquellos que más nos interesen para nuestra actividad. Veréis mucho material que no siempre es obligatorio llevar. La idea es que tengáis una lista con todo aquello que podéis necesitar y que repaséis antes de cada salida. Será vuestro sentido común y vuestra experiencia la que os ayude a minimizar el contenido de vuestra mochila sin dejar atrás nada de verdadera importancia.

A la hora de elegir nuestro material debemos tener en mente que nosotros somos los que vamos a cargar con la mochila en nuestras espaldas, por lo que cada gramo de peso que llevamos es importante.

 

Cómo elegir la mochila adecuada a nuestra actividad

Antes de comenzar a listar material para llenar nuestra mochila, vamos a dar una serie de consejos sobre sus características y cómo distribuir el material en ella.

Es muy importante elegir una mochila con un mínimo exigible de calidad. Un buen diseño de los tirantes, del cinturón y de la espaldera harán que su adaptación a nuestra espalda y cintura sea mejor, y que, por tanto, nuestro cuerpo sufra mucho menos al cargar con todo el peso. Para ello, lo mejor es colgarnos la mochila con suficiente peso, ajustar las correas y probar que nos sintamos cómodos con ellas. Sobra decir que, a mayor capacidad y volumen de la mochila, más importantes son los factores que acabamos de comentar. Para mochilas muy pequeñas, sin embargo, estas características son más prescindibles, pues están pensadas para cargar poco peso y, por tanto, no están bien diseñadas para una buena transferencia del peso de la mochila a nuestras caderas. Aunque está fuera del contenido de este artículo, un correcto ajuste de la mochila es más que necesario para sacar sus máximas prestaciones: una excelente mochila ajustada incorrectamente será mucho más perjudicial que una mochila mala ajustada de manera correcta. 

Según la cantidad de material a transportar, tendremos que elegir una mochila con más o menos capacidad. Esta capacidad viene expresada en litros, y podríamos utilizar la siguiente clasificación:

  • De 18 a 30 litros: Para actividades de un solo día con poco material necesario.
  • De 30 a 40 litros: Para actividades de un solo día con utilización de bastante material como alpinismo o escalada.
  • De más de 40 litros: Para actividades de varios días y con gran carga de material.

Los pequeños detalles harán que nuestra mochila suba de precio y sea mucho más versátil y más cómoda durante su utilización. Por ejemplo, una cremallera que la abra completa y frontalmente, bolsillos laterales, dos porta-piolets, porta-casco, cubremochilas, etc.

 

Cómo distribuir el contenido en la mochila

Tendremos la precaución de colocar el material de la siguiente manera:

  • En la parte inferior el material más ligero y que menos vayamos a utilizar durante la marcha (por ejemplo saco de dormir, ropa de muda...), aunque normalmente las mochilas poseen un compartimento inferior independiente para acceder a él.
  • En el centro, y sobretodo pegado a la espalda, colocaremos lo más pesado.
  • En la parte superior (en la seta) objetos poco pesados y muy utilizados (por ejemplo GPS, gafas, botiquín, documentación...).
  • En los bolsillos los objetos más pequeños, teniendo la precaución de evitar posibles robos al estar más accesibles.

Lo más importante es que la carga esté bien distribuida en la mochila, es decir, que a izquierdas y derechas la mochila pese lo mismo, para evitar problemas al caminar y que se nos sobrecarguen unos músculos sí y otros no.

También será interesante almacenar las cosas en bolsas de plástico transparentes para tenerlas más organizadas, aisladas y visibles sin tener que abrirlas.

Podéis verlo en imágenes en este artículo.

 

Qué material necesito

Material textil común a cualquier actividad

  • (Cómo vestirse para la montaña: Teoría de las 3 capas).
  • Camisetas, polares y chaqueta.
  • Mallas, pantalón de trekking y pantalón impermeable.
  • Guantes, mitones, manoplas.
  • Pañuelo, gorra o gorro.
  • Pañuelo de cuello o bragas.
  • Chaqueta de plumas.
  • Calcetines.
  • Zapatos o botas.
  • Muda de ropa para cambiarse al terminar la actividad.

 

Material técnico común a cualquier actividad

  • Gafas de sol.
  • Protector solar.
  • Protector labial.
  • Bastones de travesía.
  • Bidón de agua con funda térmica 1,5 litros.
  • Camelbag (si no hay bajas temperaturas como para que se congele el agua en el tubo).
  • Termo de 1 litro.
  • Navaja multiusos.
  • Comida y bebida.
  • GPS y pilas.
  • Mapa.
  • Brújula.
  • Móvil con batería cargada.
  • Silbato.
  • Frontal.
  • Papel higiénico o pañuelos.
  • Botiquín.
  • Documentación personal y tarjeta federativa (si se posee).
  • Cámara de fotos y baterías.
  • Bolsa de plástico (para ropa sucia, objetos húmedos o basura).

 

Material para pernoctar

  • Aislante o autohinchable.
  • Saco de dormir o saco sábana.
  • Funda vivac.
  • Manta de supervivencia.
  • Tienda de campaña.
  • Artículos de higiene: jabón, cepillo y pasta de dientes...
  • Toalla ligera y de secado rápido.
  • Chanclas o calzado cómodo.

 

Material para el avituallamiento

  • Hornillo.
  • Bombona de gas.
  • Mechero anti-viento, cerillas impermeables o pedernal.
  • Vaso.
  • Cazuelo hondo.
  • Cubiertos.
  • Termo 1 litro.
  • Bolsa de sales minerales o te (para mineralizar agua de nieve).
  • Potabilización de agua.

 

Material para montañismo con nieve

  • Polainas.
  • Crampones y/o raquetas.
  • Piolets.
  • Casco.
  • Gafas de ventisca.
  • ARVA (instrumento de detección en aludes).

 

Material para alpinismo (encordarse)

  • Arnés.
  • Cuerda.
  • Mosquetones con seguro.
  • Cordinos.

 

Material para escalada deportiva

  • Pies de gato.
  • Arnés.
  • Cuerda.
  • Asegurador.
  • Casco.
  • Baga de anclaje.
  • Cintas express.
  • Maillones.
  • Bolsa de magnesio.

 

Fuente: AristaSur

Este artículo publicado en AristaSur.com pertenece a AristaSur y está protegido bajo una Licencia Creative Commons.


 

Conéctate con Sal&Roca! Síguenos en Facebook, Twitter e Instagram

facebook twitter instagram google+