PROYECTO YOU CAN SUMMIT

¿Qué hago yo intentando escalar la octava cima más alta del planeta?

Una historia de aprendizaje y superación contada de primera mano.

Subiendo al Campo 1 con el Manaslu al fondo
Subiendo al Campo 1 con el Manaslu al fondo

Mi nombre es Jesús Policarpio, dirijo una empresa en el sector de la construcción especializada en montajes industriales de instalaciones y soluciones de mantenimiento en la Valld’Uixó, una localidad a mitad camino entre Castellón y Valencia.

Mientras lees estas líneas, durante los primeros días de septiembre de 2017, yo me encuentro en pleno proceso de aclimatación en el Campo Base del Manaslu, la octava montaña más alta de la Tierra, y mi intención es llegar a la cima.

¿Por qué? Sigue leyendo...

Mi pasión por la montaña viene de lejos, desde siempre diría yo. Las salidas con amigos a escalar se hacían poco a poco cada vez más frecuentes, y más complejas. Las sensaciones durante y tras conseguir cada cumbre me ayudaban en mi día a día, tanto personal como profesionalmente.

Pero hubo un punto de inflexión, un antes y un después en todo esto. Tras una de las salidas a los Alpes, concretamente a Chamonix, y más en concreto todavía, la primera vez que intenté superar la arista de Entrèves.

Tienda-comedor-en-el-Campo-Base

Tienda comedor en el Campo Base

Ese día, en el paso más complicado de esta vía, me derrumbé, me vine abajo, sufrí un bloqueo, y durante unos 10 minutos (una eternidad en mi cabeza), fui incapaz de dar un paso más, quedé completamente paralizado.

Durante este tiempo, mantuve una “animada” charla conmigo mismo, en la que cada frase que me decía, iba encaminada a no poder pasar de allí. Los “no puedo”, “no lo conseguiré”, “esto no es para mí”... resonaban una y otra vez en mi cabeza. Lo de fuera no existía, estas frases bloqueaban continuamente cualquier consejo o intención de avanzar.

Transcurridos esos interminables minutos, salí adelante. Pero eso fue lo de menos, lo verdaderamente importante de este hecho es que un tiempo después, conseguí contestarme a la pregunta ¿por qué pasé finalmente?, o mejor dicho ¿para qué pasé por aquel punto?

Aquel fue el primer momento de rebeldía conmigo mismo, la rebeldía de querer cambiar, de no quedarme a mitad camino, de no dejarme paralizar por el miedo, la rebeldía de explorar y conocerme mejor.

Siendo-bendecido-por-el-Lama

Siendo bendecido por el Lama

Y así volvemos al día de hoy, a tu realidad (donde quiera que estés) leyendo estas líneas y conociendo mi historia, y a mí a casi 5.000 metros de altura, intentando que mi cuerpo se acostumbre a la altura, al frío y a subir metros en estas condiciones.

Estoy aquí para seguir aprendiendo, porque mis experiencias en la empresa y en la montaña, me han llevado a lanzar un proyecto personal, YOU CAN SUMMIT, con el que pretendo dar a conocer el poder que tiene la montaña para ayudarnos en la gestión emocional para la toma de decisiones en entornos complejos.

Estoy aquí para demostrarme a mí mismo que puedo hacerlo, y para poder después saber transmitirlo en los programas formativos que llevamos a cabo con las empresas y las personas que deciden trabajar el desarrollo de competencias con nosotros.

Estoy aquí porque un día tuve miedo, y comprendí que todos tenemos miedo a pasar miedo, pero eso es justamente la experiencia, vivir situaciones fuera de nuestra zona de confort, porque eso nos hace más fuertes, mejores personas y nos da la capacidad de poder enseñar.

Estoy aquí por mí, y por todos a los que podré transmitir en el futuro lo que aprenda de esta experiencia.

Voy para arriba, nos vemos a la vuelta.


 

Conéctate con Sal&Roca! Síguenos en Facebook, Twitter e Instagram

facebook twitter instagram google+