Jonathan Salamon, recorrer un continente de la mano de una moto y una baraja

El joven francés dejó su zona de confort para lanzarse a una aventura en la que el póker fue su mejor aliado.

separacion

Hay personas que en una determinada etapa de su vida visualizan con claridad que ha llegado el momento de hacer un paréntesis en su rutina y lanzarse a la aventura. Eso justamente fue lo que le sucedió al francés Jonathan Salamon cuando decidió aparcar a un lado su trabajo de arquitecto para cruzar el océano y comenzar así su World Poker Trip.

A finales de 2012 este joven de 25 años y natural del norte de Francia recibió de su jefe la oferta de un contrato indefinido que le prometía estabilidad, pero que quizás le privaba definitivamente de cumplir su sueño de vivir una gran aventura. Aquello fue el detonante para que en abril de 2013 y baraja en mano, se lanzara a recorrer Sudamérica en un viaje que duraría dos años y cuatro meses hasta su conclusión en Las Vegas.

La empresa no era sencilla, pues emulando a algunos de los más grandes personajes históricos en su pasión por los juegos de casino como fueron sus compatriotas Napoleón Bonaparte o Voltaire, el francés partió decidido a sufragar todos los gastos de su viaje tan solo con el dinero que pudiera ir recaudando mediante las partidas de póker.

Su primer destino fue Brasil donde las cosas le fueron muy bien en el aspecto económico. Pletórico de fuerzas e ilusión se dedicó a jugar al póker en todo tipo de ambientes hasta reunir un buen puñado de dinero. De allí emprendió camino a Paraguay, deteniéndose en Ciudad del Este donde adquirió su primera motocicleta a la que bautizó como “Parkinson” por su aparatoso modo de temblar. Más adelante le seguiría una segunda máquina.

Póker y moto, la aventura ya tomaba forma. Tras lograr la correspondiente licencia para manejar su montura, su viaje se fue volviendo un frenesí de improvisación. En su primer año de travesía, a Paraguay le siguieron Argentina, Bolivia y Perú.

Entretanto Jonathan fue visitando cualquier lugar donde poder sentarse y afrontar una mano de póker que contribuyera a mantener su presupuesto. Si el francés tenía una cosa clara es que el fin de su aventura estaba ligado a sus fondos y éstos a su vez lo estaban exclusivamente a sus victorias en el póker. Cuando su errático rumbo le llevaba a ciudades que carecían de casinos importantes con mesas fuertes, se procuraba el contacto para acceder a cualquier local en el que poder jugar en límites más altos.  

A estas alturas ya muchas revistas, radios y sitios web especializados en póker se hacían eco de su aventura. Un joven que recorre el mundo a lomos de una moto y avalado únicamente por su habilidad en el póker. Incluso un sitio de póker le ofreció su apoyo.

Así fue transcurriendo su World Poker Trip a través de Ecuador, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, El Salvador, Guatemala y México, hasta cruzar a los Estados Unidos y recalar en Las Vegas donde se concedió a sí mismo el capricho de participar en las WSOP (Series Mundiales de Póker).

Atrás quedaba un recorrido de 2 años, 3 meses y 28 días, a través de 14 países y con mas de 40.000 kilómetros a sus espaldas. A su paso quedaron momentos buenos y malos, a la par que amigos y gente increíble que lo acogió con los brazos abiertos. La cámara que siempre le acompañaba en su casco ha dejado testimonio de todo ello en diferentes vídeos de su canal de YouTube.

Jonathan Salamon, pese a ser un jugador habitual, nunca había ejercido de jugador profesional de póker antes de su viaje, pero la necesidad de financiar su aventura le convirtió en uno de ellos.

Posteriormente quiso recoger toda su hazaña en el libro “Récit d’un joueur itinérant” que cuenta todas sus andanzas. Sin duda, toda una aventura.


 

Conéctate con Sal&Roca! Síguenos en FacebookTwitter Instagram

facebook twitter instagram google+